LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

10 de julio de 2010

Así es Gibara (Sexta parte)



No dirán después que Gibara no es un pueblo de poetas y que en ella todo gira alrededor de una poesía. ¿Por qué? Ellos lo dicen: PORQUE GIBARA ES UN POEMA. Y en ella encontrará un gran poeta, para sorpresa de ustedes, de cuerpo desmantelado y de oficio panadero, pero de fértil y profunda imaginación, Fermín Fernández Garrido; entre sus composiciones destaco:

REALIDAD

Ves esa mujer hermosa
cuya presencia te encanta,
si la ves muerta te espanta
su podredumbre asquerosa.

Donde brillan esos ojos
dos huecos contemplarías,
y dos quijadas vacías
que ocultan sus labios rojos.

Esa cabeza hechicera
que al mirarla te seduce,
y que tan preciosa luce
su brillante cabellera.

Pues lleva dentro escondida
una horrible calavera,
que repugnancia te diera
de las galas desvestida.

Su cuerpo seductor
que con su influjo excitante
despierta en ti delirante
los anhelos del amor.

Esa es toda la ilusión
con que tu mente delira;
todo ese hechizo es mentira
tras de su transformación

Que tu vida por un beso
dieras de sus labios rojos,
y por mirarte en sus ojos
feliz te sintieras preso.

Todo ese grato perfume
que exhala su cuerpo hermoso,
es de lo más horroroso
cuando la muerte lo abruma.

Ya ves, necio, hombre, ya ves
que vives de vanidad
y que solo es realidad
que ignora tu estupidez.

Un engaño la existencia,
un engaño la mujer,
y es un engaño el placer
porque todo es apariencia.
BUSCANDO A DIOS

Sube, sube pensamiento,
lo alto del firmamento
a ver qué encuentras allá.
¿Ya subiste? ¿Ya volviste?
Pues cuéntame lo que viste
diferente a lo de acá.

¿Viste, dime? por ventura
allá en esa gran altura
del universo al autor?
que de Angeles rodeado,
en medio de ellos sentado
cantos le dan en loor?

Tras del infinito espacio
no he visto ningún palacio,
no he visto divinidad
y por más que la busqué,
en el espacio no hallé
tan excelsa majestad.

Entonces dónde se esconde
el creador del mundo, ¿dónde?
¿Dónde lo podré encontrar?
Si en lo alto del firmamento
lo buscó mi pensamiento
y no lo he podido hallar?

Las Sagradas Escrituras
dicen que allá en las alturas
mora el divino Señor,
Entonces, ¿está tan lejos
que ni aun débiles reflejos
vemos de su resplandor?

No; Dios no se halla escondido
en un lugar escogido
oculto al observador,
en el alto firmamento
ya lo dijo el pensamiento
no se haya oculto el Señor.

Tal vez se hallará en la tierra
el lugar donde se encierra
nuestro Divino Creador,
pues busquemos, sí, busquemos,
pensamiento, hasta que demos
cima a nuestra ardua labor.

A los templos religiosos
acudimos presurosos,
ávidos por descubrir
si era posible encontrarlo
y me cansé de buscarlo
sin poderlo encontrar.

Si vano ha sido mi intento,
si mi débil pensamiento
al cielo se remontó,
y allá encontrarlo no pudo,
de su existencia no dudo
pues no soy ateo, no.

Y cansado de buscarlo
y no poder encontrarlo
a esta conclusión llegué,
que lo que tanto buscaba
y por fuera no lo hallaba
dentro de mí lo encontré.
EL CICLON

Cuando el cielo despejado
a la vista se presenta,
y de próxima tormenta
ningún presagio es notado
observando con cuidado
si vemos que en lontananza
cirroso velo se alcanza
el claro cielo nublando
es que ya se está formando
la tempestad. Y si avanza
del centro de dicho velo
surgen cirros plumiformes
de dimensiones enormes,
parte ocupando del cielo;
el observador su celo
entonces redoblará
del fractus nimbo verá
el curso que va marcando
y por él se irá guiando
del rumbo que tomará.

Ya del viento la presencia
presto sentirse se hará
y a intervalos se verá
del chubasco la insistencia
de acuerdo con la violencia
que el viento hiciera sentir
ya podemos presumir
con toda seguridad
el grado de intensidad
con que pudiera venir.

Si el centro demora lejos
y es de intensidad escasa,
siempre que el chubasco pasa
son muy pobres sus reflejos
pero, si violentos “dejos”,
nos llamara la atención
entonces la observación
hecha siempre muy atenta
por la forma que presenta
comprueba su condición.

Si soplara del nordeste
denuncia su posición
el vórtice del ciclón
lo hallaremos al sudeste;
si insistiera hacia el noroeste
el viento siempre rolando
es que de lugar cambiando
va el centro en su movimiento,
nos dirá muy claro el ciento:
“por él este está pasando”.

Pero si la dirección
del viento vamos notando
que hacia el este va inclinando
cambiará la posición
el foco su proyección
va abandonando al sureste
pues ya con el viento al este
al sur el centro presenta
se dirige la tormenta
a ocupar el suroeste.

Por ley de compensación
a su fuerza tan violenta
otro centro se presenta
haciéndole oposición,
es este de alta presión
cuya fuerza combativa
va marcando la deriva
de la marcha de su centro
y debiéndose a este encuentro
sea su fuerza menos viva.

Trazaremos la figura
que este enorme remolino
nos describe en su camino
idéntico a una herradura.

Descripta ya en su estructura
diremos los movimientos
acelerados y lentos
que en su marcha nos presenta
esta horrorosa tormenta
de tan desastrosos vientos.

Es uno de traslación
y menos acelerado,
el otro precipitado
llamado de rotación
de acuerdo en su evolución
del uno marcha al oeste
lo inclina el otro al noroeste
y en armonioso conjunto
van unidos hasta el punto
que termina en el nordeste.

Si nada su marcha turba
se irá inclinando al oeste
e irá buscando al nordeste
el arco de su recurva;
solo su marcha perturba
un centro de alta presión
haciéndole oposición
el paso llega a cerrarle
haciendo esto desviarle
y cambiar de posición.

Cuatro períodos serán,
proceso de formación,
de presión, perturbación,
ciclón y luego huracán
cuando formados están
comenzarán a moverse,
a desplazarse, a extenderse,
destruyendo en su camino
este horrible remolino
lo que su ruta le ofrece.

Y en fin para terminar
diremos en conclusión
tan peligrosa estación
puede en Mayo comenzar
pudiendo prolongarse
hasta el quince de Noviembre
pues ya próximo a Diciembre
van subiendo las presiones
y no puede haber ciclones
como en Agosto y Septiembre.