LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

5 de julio de 2010

Gibara, Escultura


La Copa del Amor.

Esta escultura es la más popular de cuantas existen en la Villa, debido a que sobre la misma se han tejido varias leyendas que atraen el interés de los habitantes y de personas llegadas a la ciudad.

Ella se llamó Ygnacia Nates Mastrapa, el, Adolfo Ferrín. Dicen los gibareños que aquellos dos, sintieron uno por el otro, "un amor como no hay otro igual". En cierta ocasión, en fecha próxima al casamiento, Adolfo salió de viaje al exterior para cumplir con tareas de su trabajo. Poco después llegó la infausta noticia: el barco naufragó, el novio murió.  Ygnacia se vistió de luto riguroso. Pero un día tocaron a la puerta de su casa; ella fue a ver quién era y en el umbral apareció su amado. Fue tanta la emoción que la chica cayó fulminada por un infarto.
La verdad era que la noticia del naufragio era falsa, pero la muerte de Ygnacia fue real. Entonces él mandó a construir un Monumento funerario, el que en Gibara se conoce como La Copa del Amor.

A la nada romántica Real Realidad poco le importa que habría sido hermoso que la anterior historia fuera verdad, pero aunque en el Cementerio de Gibara esté la escultura, aunque sea posible probar la existencia de Ygnacia y Adolfo, la verdad es otra, modesta como es siempre la verdad, hermosa y fugaz, pero otra.



Monumento de las madres.
Es una escultura de bulto redondo y gran formato realizada por el escultor Carlos Era Barceló utilizando para ello piedra de jaimanitas en todo el conjunto.


El grupo escultórico está formado por dos figuras humanas: la madre que aparece sentada y su hija, de pie en la parte derecha; donde a través del uso de elementos artísticos y formales sutilmente ejecutados por el creador, se develan al paso de nuestra mirada los valores estéticos y sentimentales recogidos en la obra, a lo que contribuye también la relación con el entorno, para que tengamos el privilegio de recordar la fecha en toda su dimensión, con la sencillez y la alegría de saber que cada día puede existir un motivo para rendir un homenaje a las madres.

Estatua de la Libertad.


Se encuentra en La Plaza Mayor o de Armas (hoy Parque Calixto García). Su ejecución fue encomendada a una reputada casa Piedra Santa, Italia, propiedad de un marmolista de apellido Luisi, quien utilizó como modelo el retrato de una gibareña llamada Aurora Pérez Desdín. Está trabajada en mármol de carrara y tiene una tarja donde se inscribe: “A los libertadores de la patria” y en el pergamino que porta en la mano la figura aparece la fecha del 25 de julio de 1898, día en que entraron los mambises a Gibara.


Regresar al índice