LO ÚLTIMO

Los canarios de Holguín, Cuba

17 de octubre de 2017

La Nueva Trova en Holguín, Cuba

Por: Zenovio Hernández Pavón y Ana Luisa Tamayo
 


Al mismo tiempo que Silvio, Pablo y Noel Nicola gestaban a finales de los años 60 una nueva cancionística cubana, otros jóvenes en los más dispares sitios de la Isla asumieron idénticos postulados estéticos y formales. La causa de ese gusto por la canción de pensamiento y comprometida con la realidad político-social era una necesidad impuesta por el contexto cubano.


Presencia simplemente, (autor: Ramiro Gutiérrez) Pablo Milanés

En Holguín devino precursor y líder de la que se conoció como Nueva Trova, Ramiro Gutiérrez. Y con este artista, asi como con otros destacados trovadores oriundos de la región: Rodolfo de la Fuente (autor de Mujer si la distancia es esa huella); Augusto Blanca (Regalo número uno y El tercer deseo); José Antonio Rodríguez (Tu mirada) y Benito de la Fuente (Verano y Oxígeno); la canción de amor alcanza resultados de excelencia, ese es el caso de su hermosa pieza “Presencia simplemente”, ganadora del Gran Premio en el concurso Adolfo Guzmán de 1982, defendida por la voz de Pablo Milanes y asimismo con otras composiciones: “Teresa”, “Los sueños no son simples velas al viento”, “A un tiempo más” y “Crónica de un encuentro”.


 
Oxígeno
Autor: Benito de la Fuente 
Cuando la vi no pude remediarlo,
se fue metiendo corazón adentro
y cautivado no hice ni intento
de resistir la fuerza de su encanto,
quise escuchar su voz a ver si hablando
se provocaba en mi algún descontento,
pero Señor cuando escuche su acento
casi pensé en estarme enamorando.

Oxigeno,
esa mujer me da oxigeno,
con su sonrisa simpática,
con su presencia magnifica,
ay, oxigeno,
para mi sangre y mi espíritu
con la locura en el máximo,
con el control en el mínimo.

Con su sonrisa magnética
y ese aire algo enigmático,
se me esfumo al poco rato
no se si aparecerá,
no se si vendrá.

Tu pensaras que no era para tanto
pero no viste nunca su sonrisa,
ni su cabello flotando en la brisa
aquella noche de sábado largo,
esa como por encargo de mi imaginación
ato la prisa,
resulta ser que se acerca y me hechiza
cuando yo menos lo estaba esperando.

Y ahora me ves como un naufrago
añorando tierra firme,
pero no voy a morirme
sin cantarle mi cancion,

Simpática, magnifica,
magnética, enigmática
Pero como me gusta. 
Oxígeno (Versión de Willy Chirino) 





Otros trovadores holguineros: Orlando Silverio, Fernando Cabreras, Edelis Loyola, Maximiliano Guerrero o Freddy Laborí (Chispa), poseen valores poéticos inmediatamente identificables, y lo mismo en la canción de amor como en la de corte patriótico, político o social. Algunos como Fernando y Rodolfo de la Fuente han escrito y publicado libros de poesía y casi todos han acudido a las creaciones de poetas como José Martí, Nicolás Guillén, José Jacinto Milanés, Pablo Armando Fernández o los holguineros como Lalita Curbelo y Ronel González para ponerles música.


Claro que lo anterior no es una singularidad de los trovadores holguineros, la musicalización de textos poéticos es una de las características inherentes a buena parte de la canción cubana desde sus orígenes. Sin embargo en Holguín casi nunca antes se había hecho antes del surgimiento de la nueva trova.



Pero la trova no es un género sino una actitud. La mayoría de los trovadores de Holguín han asumido la creación desde los parámetros del bolero, la guajira, la habanera u otras modalidades de la canción. En ese sentido es un caso muy particular: Fredy Laborí (Chispa), trovador afincado en Velasco desde los años 60.



En Chispa, como en Pablo Milanés, se evidencia la influencia del son y no podía ser de otro modo si tenemos en cuenta que era nativo de Baracoa, una de las cunas del rítmico género, de ahí que el trovador sobresalga por su talento para improvisar, recreando de una forma muy personal el son, además de la guajira y el filin y que obras suyas con textos martianos o propios tenga un especial énfasis los temas de la naturaleza, el paisaje y el ámbito rural en permanente diálogo con el hombre, sus emociones y sentimientos.






Una de las composiciones que mejor refleja su estilo creativo y que ha sido publicada y grabada en selecciones y antologías dedicadas a la trova es Tomeguín del cantar del tiempo




Tomeguín del cantar del tiempo,

cántaro azul

que huiste a la luz del tiempo

en busca de soles dorados.



Yo me siento contento

al llamar a un  amigo

y enseñarle el nuevo camino

y enseñarle el nuevo camino.



Yo me tomo el agua de la laguna,

pero quiero cantarles la canción

del presente,

para el hombre de pura mocha,

de idea clara.



Para el tomeguín que despierta

al son de la tierra, quiero cantar

Al son de la tierra,

al son,

al son de la tierra.



Otra característica de la nueva trova en Holguín es que como mismo Pablo, Silvio y otros trovadores residentes en La Habana se nuclearon durante una etapa significativa (1969-1978) en el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC y luego han cantado con el respaldo de otros similares, los holguineros fueron acudiendo a diversas formatos vocales-instrumentales ensanchando las posibilidades expresivas y el poder de convocatorio de sus mensajes.



En 1975 en Holguín se fundó el grupo Yaguajay que siguió la línea del grupo de Experimentación Sonora, y acompañó a Noel Nicola, Augusto Blanca y muchos de los trovadores de la región oriental. Posteriormente surgieron otros de mucha calidad que siguieron los derroteros de Manguaré y Moncada, recreando especialmente el universo sonoro del folklore latinoamericano.