LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

18 de octubre de 2016

Club Rotario en Mayarí, Oriente, Cuba



En la región norte oriental de Cuba, Mayarí es uno de los municipios de más larga y rica historia. En ese lugar los antepasados indígenas fomentaron importantes asentamientos que se consideran los más antiguos de Cuba. Seguramente que la  población originaria de Cuba escogió aquel lugar por la exuberante naturaleza: valles hermosos, montañas elevadas y varios ríos de grande caudal, entre últimos destaca el que da nombre al poblado principal.

Los orígenes del pueblo se remontan a 1757. Sin embargo y pese a los grandes aportes que hicieron sus hijos a la libertad y al fomento de la República, y también a las riquezas que atesoraba su suelo, tanto que su historiador Mario Vaillant Luna le llamó “Tierra de hierro, níquel, de pinos y de caña de azúcar”, Mayarí sufrió de un soberano abandono de las autoridades gubernamentales cubanas durante todo el periodo republicano.

El 31 de enero de 1936, con el apadrinamiento del Club Rotario de Antilla, se  agruparon un grupo de destacados profesionales del pueblo para constituir el Club Rotario local. Unos pocos meses después, el Gobernador del Distrito llegó a Mayarí con la carta constitucional que oficializó a aquel como el club en el número 3920 de Rotary Internacional. Antes, sin reconocimiento oficial, ya sus socios habían iniciado el trabajo de varias iniciativas en beneficio de la comunidad como por ejemplo: el arreglo de calles y caminos, la atención a centros estudiantiles y la educación patriótica de las nuevas generaciones. En estas actividades se contaba ya con el ímpetu de personalidades de la talla del mencionado historiador y periodista Vaillant Luna, hombre de fuerte estirpe martiana, que organizaba celebraciones en cada fecha histórica y que había conseguido que Mayarí tuviera Biblioteca Municipal. En esos momentos en el Oriente de Cuba solamente la tenían Santiago de Cuba y Manzanillo.

Tampoco faltaron valiosos pedagogos y periodistas entre los fundadores del Rotarismo mayaricero: Miguel Guerra Cabrera, Miguel Ángel Ibarra Lavigne, Guillermo Ruiz  y Amado y  Arnaldo Sigarreta. Fueron ellos los primeros en dirigir el club, los comités y los proyectos que aportaron al progreso del Término y del Rotarismo en la región, aunque para conseguirlo tuvieron que librar intensas batallas contra la desidia del Gobierno central y la politiquería de la época.

Oficina de la Spanish-American Iron Co. en el lugar mayaricero que fue siempre Cajimaya y que comenzó a conocerse como Felton después de la llegada de la Compañía americana. 1907

Al iniciarse la década de 1940, continuaron realizando sus sesiones cada jueves, pero entonces no en las residencias de sus socios, como había sido antes, sino en la Colonia Española, el restaurante del Hotel Mascota y otros locales. Para la fecha la penetración del capital norteamericano se hacía más fuerte en Mayarí con la apertura de la industria del níckel en Nicaro y Felton. 

Planta de Níkel, Nicaro, 1946


Ello contribuyó a la apertura de nuevos puestos de trabajo y a la creación de instalaciones educacionales y de salud para la población, a la fabricación de edificios para los órganos de gobierno, incluyendo la propia Casa Ayuntamiento, a la que los rotarios brindaron su apoyo[1], y se construyeron carreteras auxiliares como la de Mayarí a Felton. Sin embargo no había una carretera que uniera al pueblo con la Central, por lo que cada vez los rotarios movilizaron a más personas que insistían en la construcción de una carretera desde Mayarí hasta Cueto y Holguín.

 

Entre los años 40 y 50 el quehacer social del club mayaricero se consolidó, como lo confirman las secciones “Mayarí Social”, redactada por Humberto Tamayo Cedeño para el periódico santiaguero “Diario de Cuba”, y “Comprimidas Mayariceras”, de Mario Vaillant para el diario “Norte” de Holguín, y el Boletín Mensual Mayarí Rotario, creado y dirigido entre 1946-1948 por Amado R. Sigarreta.  Con el Boletín Sigarreta informó de la labor del club a sus homólogos de Cuba y el extranjero[2].


Calles de Mayarí. 1948
Paco Frexes, en sus funciones de Gobernador del Distrito le realizó a los mayariceros una visita oficial muy intensa y productiva, el 30 de enero de 1947. temprano en la mañana el Gobernador se reunió con la junta directiva en la casa de  Pepe Landa: allí trazaron las pautas del trabajo futuro. Luego, acompañado por el juez Mario Ortiz Padró, presidente del Club, y algunas Damas Rotarias, fue hasta la Loma de Gelis, lugar donde residía el humilde matrimonio de Prisciliana Oliveros y Eutimio Ricardo, padres de una niña nacida en la madrugada del 28 de enero. A ellos le entregó la Canastilla Martiana con la que cada año los rotarios mayariceros rendían tributo a Martí.

A las siete de la noche los anfitriones brindaron al visitante un ponche de honor en la residencia de Amado Sigarreta. El momento lo aprovecharon las Damas Rotarias para obsequiarle álbum con fotos y vistas de paisajes de Mayarí. De allí todos se trasladaron al Hotel Mascota para dar comienzo a la sesión-comida que tuvo entre los invitados al Dr. Alberto Sánchez Pérez, Alcalde Municipal. Dicen las crónicas que en el comedor, presidiendo, estaban la bandera nacional y la de la rueda rotaria con el nombre del club. Sonó la campana y el presidente local declaró abierta la reunión; inmediatamente guardaron un minuto de silencio, todos puestos de pie, a la memoria del recién fallecido Paul Harris, fundador de la organización.

Entonces se pasa a dar cumplimiento al orden del día. El macero Pepe Rodríguez hace la presentación de ritual de los invitados. El Secretario lee el acta de la sesión anterior y se refiere a algunos elementos de orden interno. Seguidamente Miguel Ibarra realiza el discurso de bienvenida, logrando aplausos cerrados por su elocuencia y profundidad filosófica y para terminar la primera parte Amado Sigarreta aborda una cuestión de interés público que hubo de recoger el señor Alcalde con la promesa de viabilizar su solución.

En la segunda parte el Gobernador Paco Frexes predica sobre el ideario de paz, el fomento de  la amistad y la solidaridad de todos los pueblos que tras la Segunda Guerra Mundial, guían con particular empeño la proyección internacional de la organización. Al concluir es calurosamente felicitado por los presentes. Minutos después se da paso a la actividad recreativa[3].

Puente sobre el río Mayarí en Chavaleta. Año 1950
Después de la visita anteriormente narrada, queda un gran entusiasmo entre la veintena de integrantes del club. Esos palpan que algunas de las demandas por las que han luchado durante largo tiempo se van haciendo realidad, sobre todo la Carretera hasta Holguín. Por eso los índices de asistencia son elevados, y no sólo a las sesiones de cada jueves, sino también a otros eventos trascendentes, como la XXVI Conferencia Anual del Distrito, realizada ente el 11 y el 13 de abril de ese año en Varadero. En esa reunión los mayariceros alcanzan el primer lugar en asistencia y kilometraje, por lo que reciben la réplica de La Campana de La Demajagua[4].

Entre enero de 1953 y enero de 1954 el club desarrolló numerosas actividades por  el centenario del natalicio de José Martí. A las tradicionales canastillas, desfiles y conferencias, se agregaron concursos sobre la vida y obra del Héroe cubano, rincones martianos y veladas en las escuelas. La  sesión de cierre de esa jornada tan especial, que se prolongó por todo un año, fue reseñada por la revista Rotaria de Santiago de Cuba:

“Las Damas Rotarias repartieron pensamientos de Martí a cada comensal, los que fueron leídos en medio de un respetuoso silencio, y luego la esposa del presidente del club, hizo entrega al Decano del Colegio de Maestros de un plato de loza con el retrato de Martí y algunos impresos, que el Dr. Rodríguez del Rey agradeció, a nombre de los maestros, con breves, pero elocuentes palabras”[5].

Permanentemente el club mayaricero mantuvo un vínculo muy estrecho con los profesionales de la educación, siendo tal vez uno de los que tuvo mayor cantidad de socios relacionados con esa hermosa profesión. Y así lo dice una de las colaboraciones que Vaillant Luna publicó en 1957 en el diario holguinero “Norte” cuando narró una de las sesiones dedicada al Colegio de Maestros Normales y Equiparados, y especialmente al propio Vaillant Luna, fundador y Director de la prestigiosa Academia José Martí; asimismo se homenajeó a Miguel Guerra Cabrera, Director de la Escuela de Artes y Oficios y a Humberto Tamayo Cedeño, maestro que ejercía en esa ciudad desde 1901 y que era el más antiguo del Distrito Mayarí:

“(…) habló el rotario Miguel Ángel Ibarra Lavigne, maestro retirado, resaltando la obra de Humberto Tamayo, por su parte Guillermo Ruiz, también maestro retirado, disertó sobre las escuelas vocacionales en homenaje a Miguel Guerra, y el Dr. Amado Sigarreta habló de las relaciones entre rotarios y maestros en homenaje a Mario Vaillant Luna. Los homenajeados agradecieron la gentileza de los rotarios en nombre de sus compañeros y Vaillant denunció como las becas para estudiantes pobres de las Escuelas Normales se viene burlando, pues los alumnos del Norte Oriental que cursan estudios en esos centros no pueden aprovecharlas a pesar de que el dinero sale de sus municipios (…)[6]

El periodismo también era una profesión muy respetada en los círculos rotarios a nivel internacional, tanto que era esa la única que no tenía limitaciones de cantidad a la hora de ingresar a la organización. En esta región, casi todos los clubes tuvieron periodistas que desempeñaron importantes responsabilidades en los mismos, por lo que en la sesión más cercana al 24 de octubre, Día del Periodista y de las Naciones Unidas, ellos eran temas insoslayables en el orden del día. Precisamente el día del Periodista del año 1957 fue jueves, día de sesiones del club de Mayarí. Amado Sigarreta disertó de la trascendencia de la ONU y su papel en la era  moderna, además fueron homenajeados varios periodistas:

“(…) estuvieron como invitados los compañeros periodistas Humberto Tamayo Cedeño, corresponsal de Diario de Cuba; Mariano Sigarreta, Director del único semanario impreso local Heraldo de Nipe, Celiano Sigarreta, periodista colegiado y Mario Vaillant Luna, redactor de Norte y Director del periódico radial La Voz de Nipe. El rotario Jaime Noé en concienzudo trabajo hizo la historia de la prensa cubana, oriental y de Mayarí.

“(…) finalmente hablaron los homenajeados, precisando Celiano Sigarreta que el club fue la única institución que se acordó que el 24 de octubre es el día de los trabajadores de la noticia. Humberto habló acerca de un trabajo de Gastón Mora y Vaillant Luna de un periodista olvidado, Don Luis Lamarque, mayaricero que honró a Mayarí donde quiera que estuvo”[7].

1957 tuvo particular connotación para el Club, porque sus miembros estuvieron inmerso en importantes actividades, dos de ellas fueron: la celebración del bicentenario de la fundación del poblado y la visita del ex vicepresidente norteamericano Henry Wallace[8] .En la sesión del 9 de mayo, el club acogió una emotiva intervención de Jaime Noé, en la que este rotario explaya todo su amor por el terruño:

“Mayarí, bicentenaria villa muellemente tendida en el fondo de un escondido valle en la abrupta e indómita región oriental, circundada de ingentes montañas que celosas la guardan y custodian ,como altivas atalayas coronadas por el perenne verdor de los agrestes pinos (…)
“Al cumplirse los doscientos años de tu feliz existencia, recibe el rendido homenaje de admiración y simpatía de este Club Rotario que se honra en ostentar tu nombre y se enorgullece de haberlo dado a conocer a 99 países de distintas partes del mundo, a través de los 9 373 clubes que integran el rotarismo  internacional”[9].

Aunque los discursos y las celebraciones sociales ocupaban parte significativa del quehacer rotario mayaricero, el club no era ajeno a la dura realidad que vivían las capas más humildes y se solidarizaron con ellas en el reclamo de la construcción de hospital, acueducto, pavimentación de calles y otras demandas. En el mismo término municipal comenzaban a producirse acciones de la lucha clandestina y hasta desembarcos, como el del recordado yate Corintia, cuya tripulación fue salvajemente perseguida y aniquilada por el despiadado ejército de la dictadura batistiana.




[1]Archivo Provincial de Historia de Holguín. Fondo Movimiento Rotario. Legajo 2 Expediente 31 Folio 18. Visita del Gobernador Francisco Frexes al Club de Mayarí en 1947.

[2] Archivo Provincial de Historia de Holguín. Fondo Movimiento Rotario. Legajo 2 Expediente 21 Folio 28. Boletín de Mayarí de noviembre de 1947, segunda época. Es el único que hemos encontrado de esa publicación, pero se sabe de la existencia de otros por las referencias en otras publicaciones.

[3] Periódico “Heraldo de Nipe”, Anotaciones Rotarias, 8 de febrero de 1947, p 1. Colección de prensa republicana, Museo Provincial de Historia La Periquera.

[4] Archivo Provincial de Historia de Holguín. Fondo Movimiento Rotario. Legajo 2 Expediente 20 Folio 27.Documentación sobre la XXVI Conferencia Anual del Distrito 25, Varadero del 11 al 13 de abril de 1947.

[5] Revista Rotaria de Santiago de Cuba, Rinde el Club de Mayarí homenaje a la escuela  cubana, marzo de 1954, P.22.

[6] Periódico “Norte”, Holguín. Comprimidas Mayariceras, 17 de septiembre de 1957, P. 7.
[7] Periódico “Norte”, Holguín. Comprimidas Mayariceras,  29 de octubre de 1957, p 4.

[8] El ex –vicepresidente norteamericano Henry Wallace fue invitado a la clausura del curso de   la Escuela Agrícola e Industrial de Playa Manteca. El 6 de junio de 1957 el Ayuntamiento de Mayarí, junto al Club Rotario y otras instituciones le hizo un homenaje. Sobre el tema pueden consultarse las ediciones del periódico Norte correspondientes al 8  y el 11 de ese mes en las que  Vaillant Luna publica  informaciones sobre la visita.

[9] Periódico “Norte”, Holguín. Comprimidas Mayariceras, 21 de junio de 1957, P. 4.