LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

24 de octubre de 2016

Lamentablemente no está escrita la historia de Mario Santí García, ¿el más grande escultor de la historia holguinera?



 
Lamentablemente no está escrita la historia de Mario Santí García

Mario Santí García.
Destacado escultor y profesor de artes cubano.
Residió y trabajó en Cuba y en Estados Unidos durante casi todo el siglo 20.

"Santí es un artista insoslayable cuando se habla del arte cubano no producido en La Habana. Con sus valores, el muy prolífico quehacer de este autor va, desde ser uno de los fundadores de la Escuela Provincial de Artes Plásticas de Oriente, hasta la obra escultórica del mausoleo a José Martí, pasando por el ejercicio del magisterio en las aulas y autor de un texto. Se ganó el derecho a ser citado siempre". (Desquirón, 2001)

Escultor nacido en Holguín, antigua provincia de Oriente el 14 de enero de 1911. En su ciudad natal cursó la primera enseñanza y estudios superiores en Santiago de Cuba. En el año 1928, mediante curso de oposición ganó una beca otorgada por el Gobierno provincial para estudiar en la Academia de Artes Plásticas de San Alejandro, en La Habana. Se graduó de Profesor de Dibujo y Pintura y Dibujo y Modelado en 1934.
Al fundarse la Escuela Provincial de Artes Plásticas de Oriente, en el año 1935, fue designado profesor de la cátedra de modelado. En ese dicho puesto se desempeñó por espacio de nueve años.
En 1943, por concurso de oposición ingresa en el profesorado de la Escuela de San Alejandro, prestando sus servicios en al Escuela Elemental de Artes Plásticas Aplicadas, anexa a San Alejandro, en funciones de titular de la Cátedra de Modelado Elemental, primer curso, durante siete años. En 1950, también por oposición obtiene la Cátedra de titular de Modelado Elemental, Segundo Curso, en dicha escuela.

Premios recibidos

  1. 1939, Primer premio, Concurso Nacional para la ejecución de un busto a José María Heredia.
  2. 1945, Primer premio, Concurso Nacional para el monumento a las madres, Cárdenas, Matanzas.
  3. 1945, Primer premio, Concurso Nacional para la construcción de "Una tumba digna del Apóstol".
  4. 1945, Segundo Premio, III Exposición Nacional del Ministerio de Educación.
  5. 1952, Medalla de bronce, XXXIV Salón de Bellas Artes, Círculo de Bellas Artes, La Habana.
  6. 1954, Premio de 200 pesos, VII Salón Nacional, Palacio de Bellas Artes, La Habana.
  7. Primer Premio en el Concurso Provincial de Oriente, para erigir un monumento "A las Madres", ciudad de Holguín.

Exposiciones colectivas

·         1932/ 1948/ 1952/ 1953/ 1958/ 1959/ 1961, Salón de Bellas Artes, Círculo de Bellas Artes, La Habana.
·         1943, Exposición de pintura y escultura, Club San Carlos, Santiago de Cuba, 15 de marzo.
·         1943, III Exposición Municipal de Pintura y Escultura, Palacio Municipal, La Habana, 29 de diciembre al 20 de enero de 1944.
·         1945, Salón de Primavera, Capitolio Nacional, La Habana, mayo-junio.
·         1946, III Exposición Nacional de Pintura y Escultura, Salón de los Pasos Perdidos, Capitolio Nacional, La Habana, 2 de marzo al 17 de marzo.
·         1950, IV Exposición Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, Centro Asturiano, La Habana, 4 de julio al 20 de julio.
·         1955 Sala Permanente de Artes Plásticas de Cuba, Palacio de Bellas Artes, La Habana, 22 de julio.
·         1955, Exposición de escultura, Círculo de Bellas Artes, La Habana, 26 de noviembre al 3 de diciembre.
·         1956 VIII Salón Nacional de Pintura y Escultura, Palacio de Bellas Artes, La Habana, noviembre 28-diciembre 28.
·         1957, III Exposición de esculturas, Círculo de Bellas Artes, La Habana, 5 de diciembre al 15 de diciembre.

Obras emplazadas en Cuba

·         Busto de Germán Michelsen, bronce, Alameda Michelsen, Santiago de Cuba, 1937;
·         Monumento a las madres, Cárdenas, Matanzas, 1945;
·         Monumento a Carlos J. Finlay, mármol y bronce, reparto Kohly, La Habana, 23 de julio, 1947;
·         Busto de Martí, bronce, Parque de la Libertad, Santiago de Cuba, 194?;
·         Panteón a José Martí, Cementerio de Santa Ifigenia, Santiago de Cuba (autor de las seis esculturas monumentales del exterior del panteón y de la estatua de José Martí en el interior), 1950;
·         Estatua de Martín Morúa Delgado, bronce, calle Jesús Menéndez, Santiago de Cuba, 195?;
·         Medallón de Diego Vicente Tejera, bronce, calle Félix Pena, Santiago de Cuba, 195?;
·         Estatua de Eduardo R. Chibás, bronce, carretera del Morro, Santiago de Cuba, 1962;
·         Busto del general Antonio Maceo, Holguín; (Década del 40)
·         Monumento a las madres, Holguín; (1945)
·         Busto del General Remigio Marrero, Holguín; (1949)
·         Panteón del gremio de estibadores y braceros del puerto, bronce, Cementerio de Santa Ifigenia, Santiago de Cuba;
·         Panteón de los veteranos, bronce, Bayamo;
·         Estatua de San Antonio María Claret, bronce, Santuario de El Cobre;
·         Busto de Don Carlos de la Torre, Paseo y 17, Vedado, La Habana;
·         Maternidad, Pabellón Cuba, Sanatorio de la Colonia Española, Santiago de Cuba;
·         Monumento a las madres, Guane, Pinar del Río.

Proyectos realizados

Entre las obras escultóricas del autor se encuentran:

·         Don Emilio Bacardí, ca. 1942;
·         Mascarilla de Martí, mármol, ca. 1942;
·         Hierro viejo, ca. 1942;
·         Boceto de Coyula, yeso, ca. 1942;
·         Escultor primitivo, piedra artificial, ca. 1944;
·         Libertad de prensa, yeso, ca. 1945;
·         Boceto de Ramón Vasconcelos, yeso, ca. 1947;
·         Mamá, granito, ca. 1951;
·         Salida del baño, ca. 1953;
·         Fantasía, mármol, ca. 1956;
·         Martín Morúa Delgado, yeso, ca. 1957;
·         Busto de Rafael María de Mendive, yeso, ca. 1957.

Tomado de: “La escultura en la ciudad de Holguín durante el siglo XX”
Tesis de Maestría Instituto Superior Pedagógico. Holguín.
Susel Salazar Rosabal
Una figura local que trascendió la geografía local fue el escultor Mario Santí y García (Holguín 1911-? ) Era este un artista de grandes méritos que tras cursar estudios académicos en Santiago de Cuba y San Alejandro en la Habana, donde llegó a ser profesor en 1943, prestó sus servicios en La Escuela Elemental de Artes Plásticas, anexa a la Nacional.
Participó en 30 exposiciones nacionales y extranjeras, así como tres personales; tuvo grandes éxitos en toda su vida artística. Incursionó en varias modalidades escultóricas, entre ellas el género funerario, el busto retrato y la conmemorativa con un estilo realista aunque con cierta tendencia a la esquematización. Creó varios trabajos de envergadura, sobre todo fuera del contexto local; una de sus obras más conocidas es el “Mausoleo a José Martí” en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.
Se supone que en el taller de este artista se realizó en  la década del 40, el monumento ubicado en el parque del reparto Pueblo Nuevo de Holguín, dedicada al general Remigio Marrero, develada el 10 de octubre de 1949 y hecha en mármol; y también el busto retrato dedicado a Antonio Maceo en la plazoleta que está en la calle Maceo y Carretera Central.
Otra escultura del autor que merece mención es el monumento sedente “A las Madres” (1946), ubicada en uno de los extremos del parque Calixto García. Santí, que ya había abordado el tema en una obra colocada en Cárdenas, Matanzas, presentó su propuesta y ganó el primer premio en el Concurso Provincial de Oriente.

 
 
El Monumento a las Madres en el Parque Calixto García de Holguín

 

Ubicada en el jardín del Parque más cercano a la intersección de las calles Maceo y Martí, está sobre una base de mármol semicuadrada que en sus caras laterales y en la frontal tiene bajos relieves en los que aparecen unos niños jugando. La escultura representa a una madre sentada que, con rebosante cariño, sonríe mientras sostiene a su pequeño hijo, el que se inclina hacia atrás descansando su espalda sobre la pierna izquierda de ella y la cabeza en su brazo.
 

 
Monumento a las Madres, Cárdenas, Matanzas.
(Esa obra de Santí es anterior a la de Holguín)

El 15 de agosto de 1945 el concejal cardenense Pedro Parravicini Medina presentó a la Cámara Municipal una propuesta para erigir a las madres un monumento en mármol que sería costeado por suscripción pública y regida por un Comité Ejecutivo. En la sección de la cámara con fecha 28 de agosto de 1945, la propuesta fue aprobada por unanimidad.
El monumento fue sacado a Concurso Nacional. Participaron 18 escultores y sus maquetas fueron expuestas al público en la sede del Comité Cívico Pro Calles.
El 16 de diciembre de 1945 se reúne el jurado, presidido por Don Juan Véliz Pérez y por votación secreta es seleccionada la maqueta del escultor Mario Santi García profesor de la Escuela San Alejandro.
Para su construcción cooperó todo el pueblo, destacándose los profesores y estudiantes de las escuelas públicas y privadas de la ciudad. 

 

El alcalde municipal Rubén Mendiola Arana y el Comité Ejecutivo de la obra, junto con el pueblo en masas, inauguraron el inauguró el monumento el 12 de mayo de 1946, Día de las Madres.
Construido en mármol el monumento representa a una madre situada sobre una base de mampostería en alto con 10 peldaños en su frente y fondo abrazando, que abraza a sus dos hijos. A ambos lados del la base del monumento hay dos tarjas talladas en mármol relacionada con la inauguración.
La del lado derecho dice:
“ A las madres
¡Porque sois el más puro y sagrado legado que nos dejó Dios! ¡Porque cuando estáis vivas, nos alentáis en la lucha, y, muertas nos confortáis con vuestro recuerdo!: ¡Porque vuestro espíritu de sacrificio y sagrada devoción crea un altar de amor, fe y esperanzas en nuestros pechos¡ Con sublime y veneración, sacrificado respeto y filial cariño, os dedicamos este monumento, que se mantendrá a través del tiempo, con infinito fervor de generación en generación.
Mayo 12 de 1946. La ciudadanía cardenense”.
Y la del izquierdo:
“Este monumento a las madres se erige a iniciativa del concejal Dr. Pedro Parravicini Medina, según moción que presentó y fue aprobada en la Cámara Municipal del Ayuntamiento de Cárdenas, sección agosto de 28 de 1945.
Su costo se cubrió por cuestación pública, entregándose al Museo de la Ciudad, la historia documental de esta labor colectiva, que estuvo bajo la elaboración de un comité ejecutivo. Ha sido develado el 12 de mayo de 1946, de las madres por el alcalde municipal Rubén Mendiola Arana”

Datos documentales ofrecidos por Ernesto Blanco, historiador de la ciudad de Cárdenas.

El Monumento Funerario a José Martí en el Cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba. La obra magna de Mario Santí

Tomado del blog del periodista holguinero Arnaldo Vargas Castro y de otros varios sitios de Internet.
Cadáver de José Martí
Primera lápida de veneración a José Martí en el cementerio Santa Ifigenia, de Santiago de Cuba

En 1946 un grupo de jóvenes del Club Rotario de Santiago decidieron que debían erigir un sepulcro “para darle sepultura digna al hombre que consagró a la patria su corta pero fecunda existencia física” y convocaron a un concurso para escoger el mejor proyecto. A la vez el Comité se dedicó a recaudar el dinero necesario de diversas formas, una de ellas fue hacer vender bonos de 20 centavos por todo el país.

Al concurso se presentaron 18 propuestas que se expusieron entre el 28 de enero y el 2 de febrero de 1948, en el salón principal del Gobierno de Santiago de Cuba. De ellas cinco quedaron finalistas. Y definitivamente se seleccionó la del arquitecto habanero J. Benavent y el escultor holguinero Mario Santí García.

El escultor dijo alguna vez que se sintió inspirado al leer una misiva que escribió Martí para el diario argentino "La Nación", en la que describía cómo se debía rendir honor a los grandes hombres: 

"A los que en ese universo Nuevo levantaron y clavaron en alto con sus manos serenas el sol del decoro; a los que se sentaron a hacer riendas de seda para los hombres; a los que perfeccionaron al hombre, esculpiría yo, bajo un templo de mármol, en estatuas de pórfido. Y abriría para ir a venerarlos un camino de mármol, ancho y blanco". 


Para construir la escalinata en la base del monumento buscó el mármol de la Finca El Abra de Isla de Pinos, donde el apóstol cubano estuvo después de salir de prisión. En cada esquina del mausoleo hay una estatua de las antiguas provincias de Cuba con el símbolo que las identificaba.
El Mausoleo tiene  cuerpo hexagonal en mármol, con 22 metros de altura, asimismo arcadas sobre pilares y escalones que representan las tres guerras de independencia, la denominada Tregua fecunda y la intervención norteamericana.
En su parte frontal tiene una calle peatonal y a ambos lados un conjunto de 28 monolitos, cada uno con un pensamiento martiano, en representación de igual número de campamentos donde estuvo desde su desembarco por Playitas de Cajobabo, el 11 de abril de 1895, hasta su caída en combate el 19 de mayo de ese propio año.

 
 
En la parte superior está la figura del Prócer en mármol mirando hacia el Este por donde sale el sol, y abajo la cripta de bronce que guarda sus restos; debajo hay tierra de las distintas naciones americanas que tanto amaba, significando la unidad de toda la América que Martí soñó. Complementando esa idea, a su alrededor se sitúan los escudos de las repúblicas del continente americano.
Y para complacerlo, como expresara en sus versos sencillos, sobre la estructura metálica hay una bandera cubana, y muy cerca un recipiente que tiene forma de libro, donde siempre deben ponerse un ramo de flores frescas.
Para reforzar el pensamiento en verso de Martí que en verso hermoso dijo que quería, como bueno, morir de cara al sol, durante casi todo el día penetra un rayo del astro rey que da donde descansan los restos.
 

Para construir la tumba fue necesario trasladar los restos de Martí al Retablo de los Héroes, del propio cementerio, el 8 de septiembre de 1947. Luego, por decisión de la Comisión de Veteranos de Oriente, fueron trasladados al Panteón de lo Generales, en el patio D, donde aún descansan once restos de Generales de las Guerras de Independencia, entre ellos Guillermón Moncada, Flor Crombet, Rafael José Maceo Grajales, Leocadio Bonachea, Juan Pablo Rebreco y tres restos de soldados españoles que se unieron a los mambises contra el ejército colonial de su país. En ese lugar se conserva una pequeña urna en la que reposaron los restos de José Martí durante su cuarto entierro (1947- 1951)
El 29 de junio de 1951, en el Panteón de los Generales, el ex presidente de la República, Dr. Carlos Prío Socarrás, ordenó extraer los restos de Martí. Estos fueron exhumados y colocados en un pequeño cofre de bronce cubierto con la Bandera de la Gloria Caballero de la Luz, y trasladados al gobierno provincial, donde les rindieron honores y los velaron durante toda la noche.
Cortejo fúnebre que trasladó los restos de José Martí al Mausoleo definitivo en Santa Ifigenia
Al día siguiente, 30 de junio de 1951 fueron llevados a su definitiva morada. Para llegar al lugar donde reposan los restos hay "un camino de mármol, ancho y blanco".
Otras obras de Mario Santí García

Paloma en el parque infantil de Holguín (Foto del día de la inauguración del parque)

Conejo en el parque infantil de Holguín. (Foto del día de inauguración del parque)

Busto a Germán Michelson en la avenida santiaguera que lleva su nombre
 
Estatua de Eduardo Chibás. Bronce. Santiago de Cuba 1954
 
Busto de José Martí. Plaza de Marte en Santiago de Cuba. 1947
Monumento a doña Leonor Pérez, madre de José Martí. Cobre y piedra. Parque de La Habana. 1945
Busto a doña Leonor Pérez, madre de José Martí, Cobre y piedra. Parque de La Habana. 1945 (detalle)