ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

14 de octubre de 2016

Dr. Francisco Pérez Zorrilla



Dr. Francisco Pérez Zorrilla

Desde que se comenzaron a valorar los candidatos para la presidencia de la primera directiva de los Rotarios se pensó en Francisco Pérez Zorrilla, un médico español muy altruista y martiano, querido por los holguineros hasta la veneración, muestra de esto último es que desde mucho antes del fallecimiento de Pérez Zorrilla una de las una de las calles de la ciudad fue bautizada con su nombre; aunque para ello tuvieron que cambiarse las normas y regulaciones del Ayuntamiento local[1].

 

Para 1927, fecha en que se funda el Rotarismo en Holguín, el Dr. Pérez Zorrilla, o solo Dr. Zorrilla, como le decían los vecinos, ya había emprendido iniciativas encomiables. Una de las más meritorias se había concretado el año anterior cuando desde la presidencia de la Sociedad de Instrucción y Recreo Colonia Española, encabezó la construcción de su bello palacete,  (hoy Museo de Historia Natural). Ese edificio aún hoy es uno de los grandes baluartes de la arquitectura local.

    
 Asimismo el Dr. Zorrilla había colocado los bustos de los patriotas José Martí, Antonio Maceo y Panchito Frexes en parques y logias de la ciudad.

Al fondo de esta fotografía se ve la Farmacia del Dr. Pérez Zorrilla, ubicada al lado del Teatro Infante, ahora Suñol. Aunque ya no se usa por los problemas de construcción, ese edificio fue, por muchos años, sede de la Compañía Lírica Rodrigo Prats, de Holguín.

Pero sin menosprecio de lo dicho anteriormente, tal vez lo que más inclinó a su favor la elección para presidir el club era que desde su llegada a la ciudad en 1911, este médico encarnaba, como pocos, los ideales que aún en la actualidad propugna el Rotarismo. Todos el mundo, sin importar la cantidad de dinero que llevara en su billetera, podía tocar a su puerta a cualquier hora; nadie se marchaba sin un tratamiento y muchas veces con las medicinas que el médico mandaba de regalo, no por gusto los holguineros le llamaban “El médico de los pobres y los campesinos”.


A lo largo de su vida el Dr. Zorrilla viabilizó numerosos proyectos a distintas instancias, no sólo en el seno del Club Rotario, sino también desde su condición de concejal del Ayuntamiento, como masón de la Logia Holguín, de la que fue Venerable Maestro en diez ocasiones, o como presidente del Liceo y el Seminario Martiano, entre otros muchos cargos y presidencias honoríficas de las que se hizo acreedor.


En el club fue uno de los más destacados conferencistas sobre temas científicos y  culturales, porque era dueño de un verbo elocuente y un corazón apasionado y generoso; de ahí de que como orador profundamente martiano, conmovía a cualquier auditorio.

Busto del Apóstol Martí en el Parque Victoriana de Ávila, erigido a iniciativa de la Logia Holguín y con la cooperación del Gobierno Provincial, Ayuntamiento y pueblo en General. Fue inaugurado el 20 de mayo de 1941. (La foto es de 1944)
 


Luego de que en 1941, junto a sus compañeros de Logia, colocó el busto del Héroe Nacional cubano en el  parque Victoriana de Ávila, allí mismo, a cielo abierto, el Dr. Zorrilla organizó durante varios años las cenas martianas. Fue esa la causa de que el parque fuera rebautizado con el nombre del Apóstol y que hasta allí se comenzaran a  extenderse las paradas y desfiles de cada 28 de ene


[i] Una imponente manifestación de duelo se produjo en Holguín durante el sepelio del Dr. Francisco Pérez Zorrilla de San Martín. Periódico “Norte”, 22 de junio de 1960. Págs. 1 y 8