ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

19 de octubre de 2016

La Radio en Holguin, Cuba



Con información de Zenovio Hernández Pavón
1920 fue el año de inicio de una nueva era en el mundo: surgió la radio difusión y con ella el inicio de los medios de comunicación masiva. Lógicamente antes ocurrieron otros momentos claves en esa historia: en 1887 el físico inglés David Hugnes inventó el micrófono y en ese mismo año el alemán Hertz descubrió las ondas radioeléctricas que llevan su nombre. Luego Alejandro Volta construyó la primera pila o batería eléctrica y el ruso Alejandro Popov realizó otros aportes igual de significativos.


Y así llega 1895: el italiano Guillermo Marconi realizó las primeras pruebas de transmisión con las hondas descubiertas por Hertz, (de ahí que Marconi se considere el inventor de la radio, aunque este no habría podido hacer nada sin los aportes anteriores a él). Posteriormente el  norteamericano Lee de Forest inventa la lámpara de tríodo, que fue la base para los radio receptores.


LA GENTE COMENZÓ A HACER MAGIA


Era magia pura lo que consiguió Marconi, utilizando aparatos muy raros, una persona hablaba en una habitación y se oía en la otra, utilizando para la recepción aparatos iguales de extraños. Y en diversas partes del mundo la gente comenzó a jugar con el invento: como podían, ensamblaban las piezas y hacían radio y se divertían.


Y no habría pasado de ahí si no es que el dueño del supermercado cercano se percató que si anunciaba por el invento los productos que tenía a la venta, tendría mayores ganancias, y por eso dio dinero a los que jugaban para que ampliaran la potencia. Ahora hablaban en una habitación y se oía en todo el barrio, y después más allá, hasta que un día el aire se llenó de sonido.


1920


En ese año surge la primera emisora comercial en Pittsburg, Pensilvania, Estados Unidos, que se identificaba como la KDKA. Y desde ese instante la radio difusión dejó de ser el juego de muchos y se convirtió en el gran negocio de unos pocos.


En Cuba también jugaron a emitir señales al éter… uno de ellos era el eminente músico y patriota de la guerra independentista del 1895, Luís Casas Romero.


En 1920 junto a su hijo Luís Casas Rodríguez, Luís Casas Romero instaló en su casa habanera la pequeña planta transmisora Q2LC que tenía 5 watt de potencia y comenzó a transmitir de forma muy irregular, o sea que hizo unas muy pocas  transmisiones y dejó de hacerlo para unos meses después salir del aire nuevamente y, nuevamente, parar el juego.


Dos años después, Luís Casas Romero construye una nueva planta radiotransmisora, la 2LC, que alcanzó 10 watt de potencia. Esta segunda emisora se mantuvo al aire de forma regular desde el día de su primera salida, el 22 de agosto de 1922. Por eso esa es la fecha que se considera el inicio de la radio difusión en Cuba.


Diecinueve días después surge una nueva emisora de radio en Cuba, PWX, propiedad de la compañía telefónica norteamericana asentada en la Isla.


LA RADIO EN HOLGUÍN


En 1923 Marcos Grave de Peralta trajo la primera planta de radio aficionados y la instaló en la calle Miró esquina a Luz y Caballero: solo que era esa de muy escasa potencia, que a lo único que llegó fue a desatar la fiebre por la radiodifusión en los vecinos de la ciudad… Inmediatamente otros varios lo intentaron e hicieron transmisiones que se oían a unos cientos de metros de distancia


Hasta que en 1930 llega a la ciudad Matías Vega Aguilera.


Matías Vega Aguilera vino a Holguín proveniente de Santiago de Cuba, donde, para la fecha ya existían 6 emisoras con transmisión regular. (Y ninguna en los otros municipios de la provincia de Oriente).


El recién llegado trajo tecnología que le habían proporcionado los agentes de los aparatos Philips y los instaló en la azotea del Hotel Telégrafo, ubicado donde ahora está el centro cultural Benny Moré y desde el restaurante del hotel hizo la primera transmisión el día 2 de septiembre de 1930.


La nueva emisora se diferenciaba de los primitivos intentos holguineros en la tecnología, la potencia y el objetivo, que era crear una emisora de radio comercial en la ciudad, la séptima emisora de radio que habría en Oriente, de ahí que sus promotores tuvieron que solicitar al Ministerio de Comunicaciones el permiso para usar el espacio radioeléctrico. Ese ministerio le asignó como siglas de identificación: CMKFLa C correspondía al indentificativo de América, M a Cuba, K a Oriente y F por ser la séptima letra del alfabeto: (No olviden que era esa la séptima radioemisora de Oriente).


OTROS NOMBRES DE LA NACIENTE RADIODIFUSIÓN HOLGUINERA


Aunque traía equipamiento aportado por la marca Philips, Matías Vega Aguilera necesitaba encontrar en Holguín quienes le ayudaran a instalar los aparatos, y los encontró: entre ellos Eusebio Cuesta, a quien todos en Holguín conocían como Nene Cuesta. Este hombre había estudiado radio por correspondencia. Otro que ayudó a instalar la radioemisora fue el ingeniero Manuel de Jesús Góngora.

Ingeniero Manuel de Jesús Góngora

Pero la CMKF no dio las ganancias que Matías Vega Aguilera creyó. Por eso, un mes después, vendió la emisora al ingeniero Góngora.


Nacido en Matanzas en el año 1886, el Góngora se formó en la Universidad de La Habana, y a la misma vez estudió piano con Ignacio Cervantes. Contratado como ingeniero en la construcción de la carretera central, llegó a Holguín y se quedó en esta ciudad hasta el año de su muerte, ocurrida en 1965.


Los Góngora tenían otras entradas económicas y, porque eran aficionados a la música, asumieron la radioemisora como el juguete familiar que en lugar de ganancias le daba pérdidas. Y a la vez que sus hijos fueron creciendo, el ingeniero Góngora los mandó a la Universidad a formarse como profesionales. Todos ellos regresaron graduados y pusieron negocios en la ciudad. Manuel de Jesús Góngora Mason, el mayor, se hizo ingeniero como el padre,  Arturo, puso una agencia de Seguros, Carlos, una oficina de Cubana de Aviación y Guillermo un bufete de abogado. Y a la vez que atendían sus negocios, todos trabajaban en la emisora de la familia. Beatriz del Barrio, esposa del hijo mayor del viejo Góngora, contó que su esposo, cada noche, sintonizaba emisoras norteamericanas y traducía al español las informaciones. De esa forma el noticiero matinal de la CMKF estaba más actualizado que los periódicos locales y nacionales. El locutor de ese noticiero era el muy talentoso y notable locutor Ibrahim Urbino. De Urbino deberemos hablar en este u otro post, por ahora basta que digamos que fue uno de los más grandes locutores de la radio cubana.


―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

 

Revista Mil Amigos de Holguín:
Ingeniero MANUEL DE GONGORA MASON,
…con espejuelos negros coopera a la luz del progreso urbano en la Ciudad heroica.

El Patronato “Mil Amigos de Holguín”, en su plan de obras que se están desarrollando, hubo de necesitar de los servicios de un profesional apto y capacitado y lo encontró, para su más grande satisfacción, en la persona del Sr. Manuel Góngora Mason, especializado en la ciencia de la ingeniería de calles y carreteras.


El Sr. Góngora, con un interés que raya en lo extraordinario, se le ve diariamente trabajando en la labor directriz y técnica de las iniciativas del patronato.


El Sr. Góngora, que quiere tanto a Holguín como si hubiera nacido dentro de sus límites, que le ha consagrado a su Pueblo adoptivo sus mejores años y energías físicas e intelectuales, no escatima tiempo al Patronato ni exige nada en su propio beneficio, como no sea el de apresurarse a terminar cuanto antes y magistralmente las obras que se le han confiado, para que Holguín vea y palpe la grandeza moral y material que encierra dicho Patronato.


Ahí, en esas calles arregladas y que están por mejorar, está la cooperación profesional de quien como el Ingeniero Manuel Góngora Mason, honra con su conducta y proceder ciudadano a la Sociedad holguinera. 


Manuel Góngora Masón

Revista Mil Amigos:
CMKF es la decana de nuestras emisoras. En Octubre de este año [1953] cumple veintitrés años de labor continua y esforzada en beneficio de nuestro pueblo.
Fue fundada por el Sr. Manuel de J. Góngora y actualmente la administra su hijo, Arturo de Góngora Mason [en la foto]
Día a día, infatigablemente, con una persistencia heroica, repite C M K F su grito desesperado clamando justicia para “la ciudad más sucia y abandonada de Cuba”, y todo buen ciudadano debe agradecer ese mensaje de hondo fervor holguinero.
Las campañas de C M K F han prendido en el pueblo que mira a la prestigiosa entidad radial con cariño y admiración.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――
Carlos Góngora Mason, el segundo hijo del ingeniero Góngora y dueño de las oficinas de Cubana de Aviación en Holguín, además se desempeñaba como administrador de la emisora. En 1934 Carlos contrató al sagaz periodista Manuel Pérez Calderín para que redactara el noticiero de la CMKF. Ese noticiero se mantuvo al aire por 25 años y en la década del 50 alcanzó los primeros lugares de audiencia.

Se recuerda asimismo la muy popular “Hora Evangélica”, de 1933. Después la CMKF también tuvo “la Hora Católica” en el que participaban aficionados a la música acompañados al piano por Luz María Ortiz. (Fue esa mujer quien organizó el primer coro que tuvo la radio holguinera). El locutor de la Hora Católica fue Eduardo Pupo Sauco. Pupo Sauco llegó a ser uno de los más experimentados locutores que tuvo la radio holguinera a lo largo de toda su historia.

Otro escuchado programa era el que realizaba el periodista Eduardo Pérez Fernández titulado “La Hora Trinidad y hermanos”. En este Pérez Fernández leía encendidos discursos patrióticos,  Pura Pelegrín ofrecía recetas de cocina y la escritora y periodista Marta García Ochoa radiaba notas sociales y sobre la mujer y la cultura. Sin embargo lo que hizo verdaderamente célebre al programa fueron los comentarios políticos que entre 1933 y 1934 escribió y leyó el luchador antiimperialista y primer alcalde socialista que tuvo Holguín, Luís Masferrer Landa.

En enero de 1935 los Góngora cierran la emisora para instalarle un transmisor de mayor potencia. Al regresar al éter sale al aire por los Mil 363 kilociclos y se hace audible en todo el norte de oriente, e incluso, en días con buenas condiciones atmosféricas, se oía en otras regiones del país. Y entonces sí que la emisora comenzó a reportar ganancias a sus dueños, sobre todo cuando lograban contratar anuncios comerciales, políticos o religiosos.

Para tener nuevas audiencias y para mantener la que habían conseguido, los Góngora comienzan a diseñar una programación eminentemente musical. Actuaban agrupaciones y solistas holguineros que alcanzaron gran popularidad, entre ellos el célebre Ángel Alberto Caisés, conocido en Holguín como el Cojo Caisés. Caisés  mantuvo un programa diario a través de la CMKF desde 1931 hasta 1933 que salía al aire de 8 a 9 de la noche y que tenía como locutor el dueño de la emisora, el ingeniero Góngora. El tema de presentación de ese programa era la popular guaracha del Cojo que se titula “La Media Naranja”.

 

También eran habituales en la CMKF las orquestas Avilés y los hermanos Coayo, los trovadores Tomás Guitián, Enrique Escobar y Guillermo Sánchez, los cantantes Diego García Benítez, Tito Álvarez, Elvirita de Zayas, Riancho Fellé, Manuel Feria y Eugenio Escobar, (Escobarito). Este último fue uno de los más grandes intérpretes holguineros de la música campesina.

LA CMKO

Video promocional por los 80 años de la CMKO (2016)


Manuel Angulo Farrán
Desde el día de su fundación y durante los seis años siguientes, la CMKF fue la única emisora radial que tuvo Holguín. Pero el 1ro de agosto de 1936 se produce otro hecho memorable en la historia radial de esta comarca holguinera, ese día Manuel Angulo Farrán saca al aire su emisora, la CMKO.

Nacido en 1907, Angulo Farrán era un sencillo trabajador que desde 1933 se desempeñaba como agente en Holguín de los populares radios Atwater Kent, que, prácticamente sin respaldo económico, emprendió el proyecto de fundar otra emisora de radio. Pero, dicen, era Angulo un hombre que contagiaba con su pasión por todo lo que se proponía, de ahí que muchos de sus amigos decidieron ayudarle: entre ellos, de forma muy especial, la familia Pérez Diego, propietarios de la Ferretería La Llave.

En el patio de su casa, que quedaba dando el frente al parque Martí, había un molino de viento. A la torre del molino Angulo le añadió unos tramos más y allí colocó la antena de la emisora que aspiraba poner a funcionar. Después enfrentó la burocracia del Ministerio de Comunicaciones para conseguir el permiso de transmisión y finalmente el sábado 1ro de agosto de 1936 sacó al aire por los 1280 kilociclos y con un cuarto de kilo de potencia, la segunda señal de radio comercial que tuvo la ciudad. Las primeras piezas musicales que se escucharon el día de la inauguración fueron Campanitas de Cristal y el danzón Cuyaguateje, dos de las piezas preferidas de Angulo. Luego le siguieron otras piezas interpretadas por un grupo de artistas de la localidad que siempre estuvieron vinculados a la emisora, entre ellos el pianista Edmundo García, que luego fue director de la popular orquesta Mundo y su príncipes, el imitador de instrumentos musicales con la voz Mérido Gutiérrez y el cantante de tangos Andrés Grimal.

Fueron fundadores de la CMKO el operador de audio José Piñón, el periodista José Imperatori y los locutores Miguel Naranjo y Arturo Torres. A ellos se sumaba el dueño, quien se desempeñaba en los controles de audio, la locución y dirección de los noticieros, principalmente el que se tituló “Diario de Holguín”, que salía al aire diariamente a las nueve de la mañana.


Para pagarle a quienes le habían ayudado con el dinero que necesitó, sobre todo a los dueños de la ferretería La Llave y asimismo porque era Angulo el agente en Holguín de los radios Atwatter Kent, su emisora se anunciaba diciendo: “Esta es la CMKO, la voz de oro de los radios Atwatter Kent, transmitiendo desde sus estudios en la ferretería La Llave”.

Desde su inauguración la CMKO fue llamada “La Emisora del Pueblo”, pues Angulo dedicó toda su programación a divulgar los más anhelantes intereses de los trabajadores, campesinos, estudiantes y pueblo en general.

Entre los primeros programas de la CMKO que alcanzaron popularidad estuvo el que se titulaba “La hora X”. En ese cantaba Monina Betacourt, una de las más bellas voces holguineras de los años 30.  

Un año después de la inauguración de la emisora, la revista habanera Radio Guía publicó por primera vez la programación de la CMKO. Las emisiones comenzaban a las nueve de la mañana con “la Hora Informativa”, y los sábados y domingo salía en su lugar “la Hora Edén”, que era un espacio musical. A las diez “la Hora de los Trovadores Holguineros”. A las once “la Hora Artística” con Mundo García y su piano. A las doce “la Hora Edén”. A la una “la Hora Sublime”, con artistas variados. A las tres de la tarde música variada grabada. A las cinco, los martes y jueves, “la Hora Adventista”. A las ocho de la noche los miércoles, la Orquesta Avilés en vivo, a las nueve el Quinteto Rival y a las diez las interpretaciones del cantante Pepillo Angulo con el acompañamiento del guitarrista Eduardo Hechavarría.

En 1938 surgió “La Hora de la Hermandad de los Jóvenes cubanos”, un espacio dirigido por Jacobo Urbino y conducido por Ibrahim Urbino que combatió la elección de Fulgencio Batista como presidente del país en el período 1940-1944.

1938, EL AÑO DE LA CORTE SUPREMA DEL ARTE

“La Corte Suprema del Arte” fue un programa muy popular en el concursaban aficionados al canto de la poderosa cadena nacional CMQ. Y acto seguido todas las radioemisoras de Cuba crearon programas semejantes. Los ganadores en las radioemisoras de Holguín generalmente tenían como premio ir a La Habana para competir en el programa de la CMQ. En esta comarca ganaron y ganaron también en “La Corte Suprema del Arte”, Mérido Gutiérrez y Raúl Ferrero.

Después Mérido compuso excelentes boleros y canciones y creo diferentes agrupaciones musicales y Raúl Ferrero se convirtió en uno de los intérpretes cubanos de mayor reconocimiento en la década del 50.

1939: LA CMKO TRANSMITE EL PRIMER RADIO TEATRO

El cuadro de comedias o grupo de aficionados a la actuación fue creado por el actor Eleno Álvarez, quien era mayormente conocido como Martinelli.

Sin embargo cuando se hable de la historia de los grupos dramáticos de la radio en el norte de Oriente hay que mencionar, porque fue mucho mejor que el creado en Holguín, el creado en la primera emisora de Banes por el actor catalán Carlos Riú y donde surgieron actores de relevante carrera, entre ellos Antonio Betancourt, quien luego fue un exitoso escritor de radio emisoras de La Habana y de San Juan, en Puerto Rico y Romilio Márquez de quien más adelante nos ocuparemos.

LA DECADA DE 1940 FUE CUANDO SE CONSOLIDA LA RADIODIFUSION HOLGUINERA

Por entonces habían los grandes monopolios radiales de La Habana, la RHC cadena Azul, la CMQ, Unión Radio y en Santiago de Cuba la célebre Cadena Oriental, crearon filiales en las principales ciudades del país, o lo que es igual, que tuvieron transmisores que repetían su señal, por lo que llegaron a ser Cadenas Nacionales: eso, obviamente, les permitió contar con grandes audiencias y patrocinadores comerciales y políticos en todo el país. Es ese el período de los grandes jerarcas de la radio difusión cubana, donde figuran los muy conocidos: Amado Trinidad, Goar Mestre y Gaspar Pumarejo.

Para la fecha Holguín era el segundo municipio de la Isla en cantidad de población, lo que sumado a su posición geográfica en el centro del Oriente cubano, convierten a este en el principal pueblo de toda la extensa comarca: por ello las grandes cadenas radiales convirtieron a este en un enclave importante.

En 1940 la RHC Cadena Azul instaló en la ciudad de Holguín uno de sus transmisores repetidores. Luego otras grandes cadenas hicieron lo mismo. Incluso, varias de esas grandes emisoras abrieron cabinas o estudios desde los que transmitían noticieros y otros programas que se oían en toda Cuba. A la vez varios holguineros que se habían marchado a La Habana para trabar en la radio alcanzaron notable popularidad, entre ellos el célebre locutor Ibrahim Urbino, el cantante Tito Álvarez y el actor banense Romilio Márquez.

Romilio Márquez surgió en la emisora banense CMKX donde animó programas infantiles, musicales y humorísticos. Pero en vista de que no conseguía anunciantes, la emisora cerró sus puertas y fue vendida a un comerciante bayamés que la trasladó a esa ciudad. (Hoy la CMKX es la cadena provincial de radio en Granma). Cuando la emisora cerró en Banes, el Romilio Márquez se marchó a La Habana con un muy popular personaje que había creado, Pamela, que era una ocurrente jamaiquina que muy pronto le granjeó una extraordinaria popularidad a su actor.



Tito Álvarez se había iniciado como aficionado en la CMKF holguinera, donde a finales de 1939 lo descubrió un agente de la CMQ y lo contrató. Muy poco después el holguinero se convirtió en uno de los principales intérpretes de compositores como Orlando de la Rosa y Mario Fernández Porta. En 1940 la revista radial Ondas dijo que Tito Álvarez y Ramiro Gómez Kemp eran los dos cancioneros cubanos de mayor fama y prestigio artístico que, dice la revista, “vienen alternando en los programas de las sonrisas Colgate con sin igual acierto”.

Ibrahim Urbino
E Ibrahim Urbino se convirtió en muy notable locutor, (lamentablemente el texto clásico de la historia de la radio en Cuba, escrito por Oscar Luís López, no lo menciona).

Urbino nació en Holguín en el año 1915 y murió con 67 años en 1982. En 1940 pasa a trabajar a la poderosa RHC Cadena Azul, donde logró tener uno de los sueldos más altos de la historia de la radiodifusión cubana y una popularidad como muy pocos la tuvieron, sobre todo cuando su voz era la que decía: Flash, flash, última hora”. La lectura muy rápida de las noticias, que nadie como él podía hacer, provocó que su estilo se convirtiera en paradigma de la locución noticiosa en Cuba. El 19 de octubre de 1940 la revista Ondas, que se dedicaba únicamente a publicar informaciones sobre la radio, sacó una foto de Urbino en su portada a la vez que decía: “Ibrahim Urbino personifica al locutor perfecto: capacidad y responsabilidad son sus principales virtudes”.

Poco después de llegar a La Habana el locutor holguinero se casó con la más importante bolerista de la historia del género en Cuba: Olga Gillot. Y cuando su fama y talento lo habían llevado a la cúspide, Ibrahim Urbino renuncia a su alto salario en la RHC Cadena Azul y acepta la propuesta que le había hecho el Partido Socialista Popular de dirigir la radio emisora Mil Diez. Desde su nuevo Urbino defendió causas populares a la vez que descubrió e hizo entrañables a artistas que luego tendrían renombre internacional, entre ellos al Benny Moré a quien el holguinero bautizó como el Bárbaro del Ritmo.

Paco Aguiar Suñol
Holguinero como era, Urbino llevó a la Mil Diez e hizo brillar a artistas y profesionales de la radio procedentes de su pueblo, entre ellos al trío de Banes, Hermanos Rigual, al pianista holguinero Ernesto Urbino, quien todavía hoy es considerado uno de los más relevantes músicos de su tierra natal, y a los periodistas y locutores Paquito García Benítez, René Aguilera y Paco Aguiar Suñol.

Otro de los locutores descubiertos por Ibrahim Urbino desde su puesto de director de la Mil Diez fue el casi perfecto Manolo Ortega.

EL CINE TEATRO DE LA CMKO

Seguidora de los postulados de la Mil Diez, en Holguín, durante los años de la década de 1940, la CMKO había adquirido experiencia y organización. Entonces surge uno de sus más singulares programas: el cine teatro. La emisora proyectaba películas que veía el público asistente y a la vez transmitía el audio por sus ondas con un narrador que explicaba lo que los oyentes no podían ver.

Otro programa muy escuchado de la emisora en esos años fue “La Hora del partido Socialista Popular”, en el que se denunciaban los atropellos que se cometían contra los campesinos, los desalojos y la corrupción imperante en los círculos gobernantes.

Sin embargo no eran los programas hablados los que ocupaban la mayoría de sus horas de transmisión, sino los musicales. Muy famoso fue el que salía de 11 a 12 del día con el Conjunto Sonora Holguinera, una agrupación que dirigía Eugenio Solares. E igual otras agrupaciones y solistas contaron con espacios fijos: Ofelia Vicench, David Virreyes, Delia Urbino, Manolo Proenza, Rina Cruz, Raúl Ferrero, Guillermo Sánchez y la Orquesta Tentación.

Los domingos de 3 a 4 de la tarde salía al aire por la CMKO el programa patrocinado por la Ferretería La Llave, en el que tomaban parte los hermanos Pérez Diego, los hermanos Grimal, las recitadoras Vilma Pérez Anazco[*] y Celina Toranzo y cantantes como Jaquelín Pavón, Hilda Miranda, Publia Rojas, Rafael Morejón y Juan Cagigal.

Durante todos esos años también era común que los estudiantes del Instituto de Segunda Enseñanza, los de la Escuela de Comercio y los de la Escuela del Hogar acudieran a los estudios de la CMKO a criticar los malos planes de estudio que padecían y la expulsión de jóvenes revolucionarios.

Igual la CMKF era portavoz de reclamos populares, sobre todo la pavimentación de las calles de la ciudad y la necesidad de construirle a Holguín el acueducto y el alcantarillado.

En esa década de los años 40 la CMKO amplió su colectivo de trabajo. Entre otros se incorporaron los locutores Alberto Velásquez, Castelar de la Peña, Mario Hernández y Amaro García, los sonidistas Víctor García, Alfredo Ferreiro, Segundo Eladio Osorio y Douglas Almaguer, y escribían libretos Salvador Hernández y Celina Toranzo. Esta última fue la autora de una de las primera radionovelas que se produjo en Holguín, titulada “La Fuente del Destino” y la actuaron un grupo de aficionados entre los que se recuerda a Vilma Pérez Anazco, Celio Téllez, José Isidoro Urbino y la propia Celina Toranzo.

En 1948 la CMKO produce una segunda radionovela, esta vez con guión de Justo Aguiar Suñol titulada; “Noche sin aurora”. La actuaron el propio Justo Aguiar Suñol y su joven esposa Vilma Pérez de Aguiar, Alfonso Quintián, Julio David, Celina Toranzo y Rigoberto González Miranda.

Rigoberto González Miranda fue un locutor bilingüe de estilo original y gran creatividad que dio un importante impulso a la radio holguinera, es su nombre otra de las grandes catedrales de la radio en esta zona del país que, asimismo, fue maestro formador de una generación de locutores, y junto a él hay que mencionar hay que mencionar a los también locutores Eduardo Pupo Sauco y Amable Martínez.  Este último fue un bayamés que llegó a la radio de Holguín en 1945 y allí emprendió varios e importantes proyectos radiales con un gran sentido comercial. (Más adelante volveremos a hablar de él).

LA SEDE LA DE CMKF ES AHORA UNA CREMERIA FAMOSA.

El 21 de noviembre de 1938 LA CMKF se muda a una nueva y definitiva sede en la calle Frexes, esquina a Guiteras, exactamente donde luego se construyó la cremería Las Torres. Para la fecha, la que había sido el costoso juguete de la familia Góngora, se había transformado en un floreciente negocio que dejaba buenos dividendos. De ahí que los dueños construyeron el nuevo edificio. (Hasta el día de hoy, los estudios de la CMKF fueron los de mejor acústica en todo el norte de Oriente y sus condiciones técnicas fueron las mejores para su época).

En la fecha la emisora transmitía por los Mil 50 kilociclos y su programación entonces era la siguiente:

A las 7 y 30 de la mañana comenzaba su programación con el célebre noticiero CMKF: Heraldo Holguinero. A las 8: Música argentina. A las nueve: La Típica del aire. A las 11 el Conjunto trovadores holguineros, que hacía música bailable y que dirigía Faustino Oramas, a las 12 y 30El Cabarets del Swing, con la mejor música norteamericana obtenida de los discos RCA. A las 3 y media de la tarde: El Ruiseñor de América, con discos de Pedro Vargas. A las 4 y media: Canciones y poemas. A las 5 y 30: Otro noticiero y a las 9 de la noche: un bailable con la orquesta Los Príncipes del son.

En 1947 los Góngora contratan como director artístico a Paco Aguiar Suñol, quien era entonces un joven locutor muy talentoso que había trabajado en radioemisoras habaneras con el apoyo del también holguinero y muy popular Ibrahim Urbino. Este a su vez contrata a un staff de jóvenes que imprimen cambios importantes a la radio emisora, entre ellos los locutores, también excelentes actores, Rigoberto González Miranda, René Aguilera Martín, Henry García y Pura García. Con el nuevo equipo, Paco hace cambios en la programación: comienzan a salir al aire, entre otros célebres espacios,  “El Ateneo Literario estudiantil” en el que leen sus textos jóvenes como Luís Pavón, Lalita Curbelo y María de los Ángeles Fernández. Esos jóvenes poetas también hacían adaptaciones para la radio de novelas y cuentos de la literatura universal y cubana, que eran actuados por los locutores de la emisora más varios aficionados que se le unían.

En ese tiempo también comienza a salir al aire por la CMKF el programa “Eglish American Club”, que se transmitía completamente en inglés.

1940 EN HOLGUÍN

Los cambios que ocurrieron en las radioemisoras holguineras durante esa década coinciden con cierto auge económico y cultural que estaba viviendo el territorio. Para entonces se inauguraron escuelas e instituciones importantes, entre las última destaca el Noveno Regimiento Militar, que tuvo una excelente banda de música en la que se agrupaban instrumentistas que dejaron su huella en la historia cultural de la ciudad: Jorge Varona, Francisco García Caturla, Norman Milanés y José Fernández. (Este último, además, fue un destacado locutor de la CMKO).

En 1944 concluyó el periodo presidencial constitucional del General Fulgencio Batista y llegó a la Primera Magistratura el gobierno Auténtico de Ramón Grau San Martín. Contradicciones entre los auténticos hizo que, precisamente en Holguín, el Partido Ortodoxo. La figura de Eduardo Chibás al frente de ese partido y sus habituales visitas a Holguín traen un fuerte movimiento en las opiniones. Las radioemisoras holguineras se convierten en tribuna de varios políticos con importancia para la historia nacional. Las antenas de la CMKO se radicalizan y comienzan a emitir opiniones insobornables. La CMKF, igualmente, abre sus micrófonos a jóvenes revolucionarios locales, entre ellos Pedro Díaz Coello y Reinerio Almaguer, este último sostuvo en esa emisora desde 1948 hasta 1952 su formidable programa “Tribuna guajira. El programa salió de la programación de la CMKF porque los Góngora lo decidieron así después del golpe de estado de Fulgencio Batista. Igual es justo que digamos que después del Golpe de Estado la emisora fue tiroteada una madrugada, para asustar a sus dueños y obligarlos al silencio.

RADIO HOLGUÍN

Artistas de Radio Holguín
Amable Martinez

La tercera emisora de Holguín se fundó a finales de 1949. Esa, que se identificaba con las siglas CMKJ, utilizaba los transmisores de la cadena nacional Unión Radio, por lo que venía a ser como un servicio especial de ese poderoso monopolio para la región.

Ubicada en la calle Libertad, frente al cine Baria, la nueva radioemisora cortaba la señal de Unión Radio en Holguín y transmitía durante algunas horas programas musicales con artistas locales y anuncios. Pero las veteranas CMKF y CMKO no se dejaron arrebatar la audiencia. En octubre de 1951 la CMKJ concluyó sus transmisiones. El lugar lo ocupó una nueva planta que surgió con una fuerza tremenda: la CMDL Radio Holguín.

Fundada por un próspero comerciante pinareño llamado Alfredo Sánchez Morejón la emisora se convirtió en el mayor exponente de la radio comercial en el Norte de Oriente, superando, incluso, a la hasta entonces poderosa CMKF. Radio Holguín fue una emisora donde la crónica social burguesa y la profusión de publicidad comercial y política ocuparon los principales momentos de su programación. Asimismo sus principales programas se dedicaron a la promoción de la música en inglés y la cultura norteamericana, pero la emisora nueva no rompió del todo con el espíritu romántico de la radiodifusión local de los años 30… e incluso, abrió sus micrófonos a ciertas campañas que estaban a favor de determinados beneficios para las clases pobres y de mejoras para la ciudad.

LA NUEVA ERA DE LA RADIO EN HOLGUÍN FUE DE UNA FEROZ COMPETENCIA.

Por más de 25 años la CMKF no sintió que la CMKO fuera su competencia. Pero cuando nace Radio Holguín se desencadena una feroz competencia por el aire… Es ese el motivo por el que los expertos consideran que fue Alfredo Sánchez Morejón, quien demostró a los holguineros que la radio era un gran negocio.

Lógicamente que para convertir a la suya en un monopolio local, lo primero que tuvo que hacer Sánchez Morejón fue adquirir tecnología radial de punta, adquirir un buen edificio para la emisora y conseguir a los mejores artistas locales de la radio. Para conseguir esto último tuvo que pagar salarios más altos que la competencia, y el dueño de Radio Holguín lo hizo.

Al primero que compró fue a Amable Martínez, un locutor eficaz y con gran sentido del negocio… lo último dicho fue lo que llevó a Sanchez Morejón a nombrar al locutor, además, como administrador de su radioemisora. Entonces amable pagó salarios nunca vistos en la radio holguinera y de esa forma llevó a Radio Holguín a los ya muy famosos locutores Rigoberto González Mianda, Paco Aguiar Suñol, Rafael Urbino, Emilio Castelar de la Peña, Fermín Chelala Aguilera y Haydé Lavernia. (Por cierto, Haydée Lavernia fue la primera mujer con título de locutora que tuvo Holguín).

Todos los locutores mencionados, que formaron parte del staff de Radio Holguín, estaban calificados como locutores “araña”, lo que quiere decir que se podían desdoblar y a la vez que grandes locutores eran sonidistas, guionistas, actores y directores. No obstante la emisora tuvo personal especializado en la grabación y transmisión de sonido, entre ellos Beby García y José Isidoro Urbino.

Desde sus inicios Radio Holguín creó un noticiero sensacionalista a la usanza de las grandes emisoras habaneras. Y así mismo comienza a transmitir programas dramatizados, entre ellos el muy popular “La Holguinera”, que era un espacio que dramatizaba sucesos de la crónica roja al estilo de la Guantanamera.

También se oían por la emisora dramatizaciones de sucesos mundiales, adaptaciones de novelas famosas y la vida de grandes personajes de la historia de Cuba, Calixto García, Antonio Maceo, José Martí. Los guiones los escribían poetas, periodistas e historiadores de la ciudad, entre los que estaban Luís Pavón, Lalita Curbelo, Pedro García Suárez, Williams Gálvez y los ya experimentados Paquito García Benítez y Salvador Hernández Hervaz. En esos dichos programas se iniciaron en el mundo de la actuación Rogelio Leyva, Manolo Igarza, Yolanda Guillot

Pero aunque fueron esos espacios muy escuchados, la verdadera carta de triunfo de la emisora eran los espacios musicales, tanto que Radio Holguín se anunciaba como la Emisora Musical de Oriente. Para conseguirlo su dueño logró contratar y traer a la ciudad a las más cotizadas agrupaciones del país, sobre todo cuando se acercaban los surveyes. (El survey era una encuesta que realizaban empresas comerciales especializadas para saber cuáles eran las radioemisoras de mayor audiencia. La que lo conseguía garantizaba mayor cantidad de anunciantes).

EL SURVEY

El primero que se realizó en Holguín fue en el año 1948, entonces nada más existían en dos emisoras: la CMKO y la CMKF, por eso los dueños no se interesaron. Manuel Angulo, siempre alejado al comercialismo, jamás le importó la competencia, por lo que la CMKF no tenía rival, de ahí que los Góngora no tuvieron que hacer nada para ubicarse en el primer lugar.

Sin embargo cuando en 1951 surgió Radio Holguín, los Góngora sí tuvieron que enfrascarse en la competencia y por eso emprendieron reformas en su emisora. La más importante de todas fue comprar una máquina grabadora de placas de acetato:  desde entonces pudieron grabar con calidad sus anuncios, spots, presentaciones de programas y la actuación de sus artistas. El principal grabador de la CMKF fue Manuel Carbona, gracias a él todavía hoy se conservan grabaciones de las orquestas Avilés, Mundo y sus príncipes, el Órgano Hermanos Ajo y cantantes como Raúl Camayd, Germán Piferrer y Rina Cruz, entre otros.

Además para enfrentar la competencia, el dueño de la CMKF, contrató como director artístico en el año 1952 al experimentado Paco Aguiar Suñol y también a figuras locales valiosas como Raúl Camayd, Gloria Herce, Ester Mayo y Guillermo Sánchez. Con tal staff el viejo Góngora apostó con el dueño de Radio Holguín doscientos pesos a que iba a ganar el survey de ese 1952.

El enfrentamiento entre las dos emisoras lo estimulaba la sección “Mundo Radial” del periódico local Norte. En una entrevista que apareció en el periódico, Arturo Góngora dijo: “Si trabajamos con valores locales que se presentan ante nuestros micrófonos durante todo el año, nuestro rating será permanente y no sufrirá ninguna alteración. Además, es obligación de las radio emisoras proteger a nuestros artistas, esos que viviendo en Holguín tienen el derecho a una oportunidad para demostrar su talento”

Radio Holguín por su parte, inauguró una sala teatro en la calle Frexes, entre Máximo Gómez y Mártires, exactamente donde radica actualmente un taller reparación de enseres menores. Y desde allí comenzó a transmitir su estelar “Teatro Musical Conchita”  donde vinieron a actuar los Chavales de España, Roland Gerdau, Benny Moré, Olga Guillot, la orquesta Hermanos Castro, Manolo Fernández, el cuarteto Llópiz Dulzaides y como presentador contrataron a una celebridad de la locución en Cuba, el holguinero Ibrahim Urbino.

Lógicamente, los artistas locales boicotearon a Radio Holguín, entonces su dueño, para complacerlos, contrató a valores del patio que se abrían camino en la capital del país, entre ellos Raúl Ferrero y Rina Cruz y asimismo formaron el Conjunto Radio Holguín bajo la dirección notable pianista César Morales. En el lo integraban  grandes músicos locales como Juanito Márquez en la guitarra, Germán Pifferrer, Juan José Bringues y Robert Urbino.

La guerra del aire dividió a los holguineros en dos bandos: uno consideraba que la estrategia correcta era la de la CMKF y otros que Radio Holguín.

Era defensor de Radio Holguín el célebre locutor Amables Martínez. El 23 de abril de 1952 aquel declaró al periódico Norte: “Antes de Radio Holguín a la ciudad se traían los artistas de otros países solamente en discos y a los artistas locales nada más se les pagaba 17 pesos al mes por una hora diaria. Sin embargo en solo ocho meses radio Holguín cambió ese estado de cosas y nos ubicamos en la primera emisora de la ciudad y la segunda en la competencia contra las emisoras nacionales”.

Seguidamente le ofrecemos información para que compare la programación musical de CMKF y Radio Holguín durante la semana que transcurrió del 5 al 10 de mayo de 1952.
RADIO HOLGUÍN

De 12.30 a 1.30 de la tarde: Orquesta Los Perversos, de Puerto Padre.
De 1.30 a 2.00 de la tarde: Actuación del cancionero Raúl Ferrero con el Conjunto de Radio Holguín dirigido por el maestro César Morales.
De 7.00 a 7.30 de la noche: Actuación de la gran bolerista Olga Guillot presentada por su esposo y muy célebre locutor de RHC Cadena Azul: Ibrahim Urbino.
De 8.30 a 9.00 de la noche: programa “El astro y la dama” con el muy popular cancionero holguinero Tito Álvarez, que entonces triunfaba en toda Cuba como artista exclusivo de RHC Cadena Azul y la también holguinera triunfadora en RHC Cadena Azul: Rina Cruz.
De 9.00 a 10.00 de la noche: Actuación en vivo de la Orquesta Avilés.
Y desde las 10.00 y mientras tuvieran audiencia: Programa buscando estrellas, (un concurso de intérpretes).
CMKF

De 12.30 a 1.30 de la tarde: Actuación de la orquesta Mundo y sus Príncipes.
De 1.30 a 2.00 de la tarde: Actuación del Conjunto Trovadores Holguineros de Faustino Oramas.
De 7.00 a 8.00 de la noche: Actuación de Gloria Herce y Raúl Camayd.
De 8.00 en lo adelante: Espacio patrocinado por la tienda “La Época” en el que actuaba como estrella principal el corner Ricardo Guillén.

Al amanecer del 17 de junio de 1952 todos los artistas locales, y sobre todo los dueños de las radio emisoras esperaban con ansiedad la salida del periódico Norte, donde se publicaría el resultado del survey. A las siete de la mañana los vendedores de periódicos corrían por todas las calles anunciando que había ganado Radio Holguín…


Según el periódico radio Holguín había ganado el primer lugar entre las emisoras locales y el segundo lugar contra las emisoras nacionales… o sea, que en Holguín los oyentes solamente preferían por encima de Radio Holguín a la CMQ.


Entonces todo el mundo pensó que concluía la guerra del aire, pero cuando tuvo todos los detalles el viejo Góngora hizo ver a todos que el Noticiero de la CMKF, que llevaba 18 años al aire, había conquistado el uno en audiencia y que su emisora había ganado 21 cuartos de hora, por tanto tenía el primer lugar. Entonces el dueño de Radio Holguín acudió a los expertos de la agencia encuestadora y estos le hicieron ver que la CMKF tenía el uno de audiencia en el horario de 10 y 30 de la mañana a 6 de la tarde…


Y ya el viejo Góngora iba a festejar cuando los expertos de la agencia le informaron que a pesar de lo anterior, Radio Holguín habían ganado 32 cuartos de hora, por tanto era la emisora ganadora. Al día siguiente el periódico Norte publicó en primera plana una fotografía en la que se veía al dueño de la CMKF entregando al dueño de Radio Holguín los 200 pesos que había apostado.



EL PROGRAMA MAS POPULAR DE LA RADIO EN HOLGUÍN DURANTE EL AÑO 1952


Aunque Radio Holguín ganó el survey de 1952, el programa más popular de la radio holguinera en ese año, con unos 50 mil oyentes, según la encuestadora, era el noticiero de la CMKF, que salía al aire de 5.00 a 5.45 de la tarde.


Ese no era tan radical como el que transmitía la CMKO, pero también era portavoz de muchas causas honestas y denunciaba con valentía la corrupción y la miseria del pueblo. Su realizador, el periodista Manuel Pérez Calderín fue el creador del celebre lema de la emisora que decía: “Transmitiendo desde Holguín, una ciudad de 70 mil habitantes y que solo tiene un camión para recoger la basura”. (Cuando en 1957 Holguín tuvo tres camiones para recoger la basura, la CMKF cambió su lema. Quien nunca cambió su lema fue la CMKO: Diciendo con valor lo que otos callan por temor).


RADIO HOLGUÍN, CADENA NACIONAL


Después del survey de 1952, la emisora siguió subiendo la parada: era la gran aspiración de su dueño crear una cadena de emisoras para transmitir un programa que tendría a los productos Conchita como principales patrocinadores. Para conseguirlo mandaron hasta Santiago de Cuba a Rigoberto González Miranda y Amable Martínez. Ambos locutores eran los brazos derechos del dueño de Radio Holguín, sobre todo Amable Martínez, quien, incluso, llegó a incursionar con éxito en la composición musical: en 1957 un bolero suyo titulado “Llanto de luna” fue interpretado por la Orquesta Hermanos Castro, llevando al autor a la cima de la popularidad. Y como locutor era tan ágil que todavía los actuales trabajadores de la radio recuerda la siguiente anécdota: un día durante la transmisión del programa de Amable Martínez que solamente transmitía música norteamericana, hubo un apagón. Al volver la corriente Amable Martínez improvisó la siguiente “mención”: “han escuchado ustedes un excelente solo de silencio por una cortesía de la compañía eléctrica del Norte de Oriente…”



EL PROFESOR ABDUL KHAN


Otra figura decisiva para Radio Holguín fue Fermín Chelala Aguilera, (1912-1984). Hijo de un comerciante libanés establecido en Holguín, este enfermero de profesión, junto a su hermano mayor José, ingresó en organizaciones comunistas y promovió actividades culturales y educacionales. Cuando fue Concejal del Ayuntamiento pagó con su salario un maestro para que enseñara a leer y escribir a los niños pobres que vivían en los barrios periféricos de la ciudad.


En 1939 Fermín debutó en el primer Cuadro de Comedias que hubo en la radio holguinera, organizado en la CMKO por Martinelli, y luego se hizo locutor de la radio base “Propagandas Sincronizadas Otero”  que creó su cuñado, el periodista y locutor Miguel Otero Bargalló. Cuando Fulgencio Batista dio su artero y oportunista Golpe de Estado en 1952, el Concejal Fermín Chelala fue uno de los que lo condenó con mayor ímpetu.


En diciembre de 1952 su programa “El Profesor Abdul Khan”, que transmitía Radio Holguín, a las 12.20 del medio día, se convirtió en la más grande sensación del momento. Chelala interpretaba a un beduino que todo lo veía y oía y que hacía severas críticas al régimen imperante. Dicen que en más de una ocasión los trabajadores de la planta tuvieron que detener a curiosos y defensores del General Batista que querían descubrir la identidad del que representaba al árabe llegado a la ciudad. Y en enero de 1953 el Consistorio local acusó de difamación al “Profesor” por las críticas que le hizo a la Compañía Eléctrica del Norte de Oriente. La respuesta de Chelala fue publicada en el periódico Norte del día 26 de marzo: “Esos ediles fueron los nombrados por Batista y alcalde Guarro Ochoa, por lo que ellos no pueden pedirle cuentas a quien fue electo por voluntad popular y que es fiel seguidor de la Constitución y las leyes que pisotearon los hombres del tristemente célebre madrugonazo”.


Dados los problemas políticos que trajo el programa, el dueño de la emisora obligó a Chelala a que el programa tomara otro derrotero. Entonces aquel fue “La Escuelita de Abdul Khan” al que iban niños aficionados a la música, el teatro y la declamación. En La Escuelita… se iniciaron numerosos artistas holguineros; muchos de ellos, después de demostrar sus dotes eran llevados por Chelala a espacios de la radio y televisión nacional y asimismo hacían presentaciones en teatros de Holguín, La Habana y otras ciudades del país. Grandes triunfadores de La Escuelita… fueron los declamadores Paula Sera y Paquinín Expósito, el intérprete William Cordero y el pianista Daniel Rodríguez Milord. Pero la verdadera celebridad, que se inició con Chelala en su programa de radio, fue una niña habanera que frecuentemente visitaba a sus familiares en Holguín. Al paso de los años esa niña se convirtió en una de las cuatro joyas del Ballet Nacional de Cuba, su nombre fue Mirta García.


Entre los programas dirigidos a los niños “La Escuelita…” fue el mejor de todo el periodo pre revolucionario en su región, continuador de otros que en la década de 1930 salieron al aire por la CMKF y la CMKO, “El Tío Noel” y “El Abuelito y sus Nietos”.


RADIO HOLGUÍN SE CONVIERTE EN CADENA PROVINCIAL Y FRACASA. SU DUEÑO LA VENDE.


A pesar de los esfuerzos de su dueño, Radio Holguín nunca llegó a tener las condiciones de organización de la CMKF. Su sede estuvo en tres locales diferentes, de los que hablaremos ahora de dos de ellos: primero en la calle Libertad, después al lado del restaurante “la Granjita”, en calle Máximo Gómez, casi esquina a Frexes.


En 1953 Sánchez Morejón logró crear una cadena provincial de radio al fundar emisoras en otros municipios orientales (Las Tunas, Baracoa). Pero el proyecto no encontró respaldo en el comercio local, por lo que decidió venderlas, incluyendo en el paquete a Radio Holguín. Su nuevo dueño fue Justo Milá, quien además era propietario de una popular tienda de la ciudad, “La Creación”.


Cuando Milá compra la emisora, la lleva a residir en los altos de su tienda (y esa fue la tercera sede que tuvo), pero todavía siguieron realizando programas en otros sitios por la estrechez del lugar. Y asimismo el nuevo dueño contrata como director del noticiero al periodista Nicolás de la Peña Rubio. Desde entonces la emisora se acerca a las más capas humildes de la sociedad holguinera, pero no deja de ser la planta más representativa de la burguesía local.


RADIO NORTE


Un aporte menos significativo fue el que realizó Radio Norte (1956-1962), emisora de la ciudad de Holguín dedicada casi exclusivamente a la música instrumental y a los anuncios. Aunque en ella trabajaron declamadores como Mario Limonta, Félix González Vega y Yolanda Guillot


El más célebre de sus programas lo patrocinaba la lechería Maceo y comenzó a salir al aire en 1957 desde las ocho hasta las once de la noche desde una cabina de cristal ubicada en un modesto centro recreativo al lado de la Ferretería “La Sucursal”, actual heladería Numa. Ese se llamó “Radio Espacio Maceo”  y en él actuaban solistas y tríos. Sus realizadores eran Francisco Aguiar Suñol (locutor y director) y Luís Enrique Ochoa (sonidista).


LA LUCHA CONTRA LA TIRANÍA (1955-1958). LA RADIO.


En 1955 se funda el Movimiento 26 de Julio en Holguín. La CMKO le abre sus micrófonos a los principales líderes y también a los de las asociaciones de estudiantes, obreros y campesinos: Reyniero Almaguer, Pedro Díaz Coello, Luís Peña. Luego, temerosos de posibles represalias de los revolucionarios, y conocedores de que la aplastante mayoría estaba a favor de la lucha, los dueños de las otras emisoras también dieron acceso a las fuerzas políticas opuestas a la dictadura. Para hacerlo evitarse la reacción del Ejército, en ocasiones simularon asaltos de los revolucionarios.


Según el testimonio del dirigente revolucionario Antonio Pérez Herrero, quien le abrió las puertas de Radio Holguín fue su administrador Amable Martínez. “En esa emisora, precisa, teníamos los domingos en la mañana un espacio que era parte del programa de unidad de las fuerzas revolucionarias, en el que participaban Rubén Pérez Calderín, Carlos Pargas, Luís Peña, Reynerio Almaguer y Pedro Díaz Coello. Cada uno llevaba su parte escrita en la que expresaba su opinión sobre hechos ocurridos durante esos días”. Asimismo el revolucionario dijo: “Los domingos en la tarde participé muchas veces en el programa que Pedro Díaz Coello tenía en la CMKO llamado Trinchera Cívica”.


El Jefe del Movimiento 26 de Julio en Holguín, Pedro Díaz Coello, mantuvo desde 1954 y hasta su muerte, ocurrida en 1956, una activa vida de periodista militante en la prensa escrita y radial; llegó a hablar a través de todas las radioemisoras de la ciudad y en otras de Santiago de Cuba condenando la opresión con palabras precisas, sinceras y profundamente martianas. Ello provocó que las fuerzas del régimen siguieran de cerca sus pasos. Algo similar ocurrió con Luís Peña y Reynerio Almaguer.


Cuando los más visibles revolucionarios de la ciudad fueron asesinados y la censura lo permitió, Manuel Angulo sostuvo sus ideales a través del noticiero y otros espacios de su emisora. Angulo era el financiero del M-26-7 y en su emisora nucleó un grupo de luchadores clandestinos que emprendieron tareas de impresión de documentos, recolección de dinero, armas y medicinas para enviar a los rebeldes que estaban en la Sierra Maestra, repartir proclamas, etc.


Asimismo Angulo colaboró en los preparativos del ajusticiamiento al criminal Jefe del Regimiento en Holguín, Coronel Fermín Cowley Gallegos. El 9 de diciembre de 1957 fue uno de los seis revolucionarios asesinados para atemorizar al pueblo que luchaba abiertamente. Al triunfar la Revolución su emisora recibió el nombre de Radio Angulo como permanente tributo.


En las restantes emisoras, en más de una ocasión, periodistas y trabajadores también alzaron sus voces contra los desmanes del régimen militar, entre ellos Fermín Chelala, Manuel Pérez Calderín, Luís Pavón y Nicolás de la Peña Rubio, (este último, con la colaboración del corresponsal Mario Vaillant, fue el primero en denunciar a través de Radio Holguín, el asesinato de los expedicionarios del Corynthia.


LAS EMISORAS REBELDES EN HOLGUÍN


Al igual que en la Sierra Maestra, en las zonas de operaciones del Ejército Rebelde que estaba en las inmediaciones de Holguín surgieron varias emisoras de radio que contribuyeron a consolidar las fuerzas revolucionarias que luchaban contra los cuerpos represivos.


Las tropas del capitán Orlando Lara, que durante un tiempo operaron en el suroeste de la actual provincia, contaron con la primera de aquellas emisoras rebeldes. Esa la construyó el holguinero Miguel Boffil “con un convertidor de corriente de modo que se podía operar lo mismo con el acumulador de un automóvil que con corriente eléctrica”. A su invento el holguinero la llamó “Radio Llano Rebelde”; cuando este fue a trabajar a Radio Rebelde lo sustituyó Rafael Cruz.


A finales de octubre de 1958 aparecieron otras plantas semejantes en el territorio del IV Frente Oriental Simón Bolívar, que actuaba en los municipios de Holguín, Gibara, Las Tunas y Puerto Padre. Estas emisoras servían para que los jefes rebeldes se comunicaran entre sí y a la vez transmitían mensajes, partes de guerra, daban instrucciones a los demás jefes guerrilleros, orientaban al pueblo de lo que estaba ocurriendo en los frentes de combate y se unían a Radio Rebelde para formar “La Cadena de la Libertad”


Seguidamente las seis emisoras rebeldes que actuaron en el IV Frente Oriental:



  1. Emisora 7-H-N (Siete halcones negros), posteriormente denominada RCAC (Radio Comandante Andrés Cuevas): pertenecía al tercer pelotón de la Columna 14 “Juan Manuel Márquez”, (el pelotón) lo dirigía el entonces Capitán Eddy Suñol. Fueron sus operadores Jorge Luís Jomarrón, Orestes Leyva y Julio Negreira.
  2. Emisora R-4-S-B (Radio Cuarto Frente Simón Bolívar). Esa era una planta móvil atendida por Joel Díaz Tamayo.
  3. Emisora de la Columna 32 “José Antonio Echevarría”, donde trabajaban Abreu y Pupo.
  4. Emisora 2-A-V (Dos Águilas Verdes) de uno de los pelotones de ka Columna 14. La operaba Enrique Segreo.


LA RADIO EN LA REVOLUCIÓN


En octubre de 1958 las fuerzas rebeldes mandadas por el capitán Eddy Suñol volaron las torres conductoras de electricidad, la ciudad quedó a oscuras durante los tres meses siguientes y las emisoras tuvieron que silenciar sus transmisiones. Con la excepción de las señales de las radio emisoras rebeldes, en Holguín se produjo un sepulcral silencio durante el tiempo de duró la falta de electricidad. Por ese motivo ninguna radio emisora local pudo dar a conocer el triunfo de la revolución.


Casi al anochecer del primero de enero de 1959 los trabajadores de la CMKO, con el locutor Mario Hernández al frente, consiguieron trasladar hasta el local de la emisora, en el parque Martí, una planta eléctrica que estaba en los bajos del Ayuntamiento. La emisora volvió al aire. Y 6 de enero, que es cuando se restablece la corriente en la ciudad, regresan el resto de las emisoras.


En marzo de 1960, por iniciativa de Fidel Castro, se crea el Frente Independiente de Emisoras Libres, conocido por sus siglas FIEL. El frente tenía como lema: “FIEL a Cuba, FIEL a la Revolución”, y su principal labor consintió en enfrentar las campañas difamatorias contra la revolución que estimulaban, sobre todo, la gran burguesía y los magnates de las radio emisoras ubicadas en La Habana.


Por justicia y para honra de los radialistas de Holguín, en las radio emisoras de la ciudad fueron muy escasas las campañas difamatorias porque la mayoría de los periodistas y trabajadores de las radio locales militaban abiertamente en las filas revolucionarias.


El abierto enfrentamiento de los grandes emporios radiales a la Revolución motivó que en noviembre de 1960 el Gobierno Revolucionario dictó la Ley de intervención de todas las emisoras de radio del país. Y en marzo de 1962 la Dirección del país crea el Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR) (Hoy Instituto Cubano de Radio y televisión, ICRT): este organismo agrupó a las emisoras de radio y televisión y de inmediato comenzó la transformación de su programación para convertirlas en baluarte de la cultura y de la nueva ideología que se implantaba en el país.


Cuando se crea el ICR en Holguín se decide unificar en una sola las cuatro emisoras de la ciudad que eran entonces: Radio Norte, Radio Holguín, CMKF y CMKO. Actuando en una sola esa se identificaba con las siglas de Radio Holguín: CMDL y como nombre: Radio Angulo. Se transmitía desde el mejor de todos los estudios radiales de la ciudad, el de la CMKF, ubicado donde ahora está la Cremería Las Torres.


Pero en esa etapa de reorganización, se cometieron errores que todavía hoy siguen considerándose como lamentables. Entre ellos el envío hacia Santiago de Cuba de la única máquina grabadora que había en Holguín y que había pertenecido a la CMKF. Y otro, quizás el peor, fue permitir que en enero de 1964 se trasladara la emisora a un local sin ninguna condición técnica ni acústica, que estaba ubicado en la antigua tienda Modas Milá (donde actualmente está Pico Cristal). Los excelentes estudios que habían pertenecido a la CMKF fueron demolidos.


En la antigua “Modas Milá”, un entusiasta colectivo de periodistas, locutores y directores de programas comenzaron una nueva etapa para la radio local: pese a la falta de recursos, al ruido de los vehículos al cruzar por la calle del frente y a otros mil obstáculos, se confeccionó una programación variadas con espacios dirigidos a todos los sectores sociales.


Aquella primitiva Radio Angulo se hizo célebre por las transmisiones en vivo a través de controles remotos desde donde se originaba la noticia: campos de caña, centros de trabajo y muy especialmente, desde el Casana Club, un centro nocturno donde se presentaban excelentes shows y las muy populares orquesta de Benny Moré, la Riverside, la Aragón…


Tan deficiente era el local que tenía la CMDL Radio Angulo que un año después el Gobierno del entonces Regional Holguín asigna otro donde antes hubo una tienda. Ese es el que todavía utiliza, en la calle Máximo Gómez, entre las de Frexes y Martí. En el año de su última mudanza se decide que por justicia Radio Angulo debía identificarse con las siglas CMKO.


En 1976 el municipio Holguín se convierte en capital de la provincia de igual nombre, por lo que la emisora pasó a ser matriz de la cadena provincial.









[*] Luego conocida como Vilma Pérez de Aguiar. Premio Nacional de la radio cubana.