LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

13 de octubre de 2016

Club Rotario. Holguín


Para 1927 la propaganda decía que lo mejor y más moderno venía del Norte, de ahí que los patrones de su cultura y su estructura social eran reproducidos cada día en esta parte de Cuba (y en otras del planeta). Una prueba de lo anterior es que en ese año la orquesta Hermanos Avilés, como otras muchas del país, se transformó en jazz band, que era el formato que desde Estados Unidos invadía al mundo a través de sus emisoras de radio, casas discográficas y el naciente cine sonoro, y cuando se fundó el Club Rotario en la ciudad de Holguín.

En buena medida bajo esa dicha influencia, el 5 de diciembre de 1927 un grupo de  profesionales, sobre todo jóvenes amantes de los deportes que ya estaban agrupados en el Club Atlético local, se reunieron en la residencia del Dr José M. Subirat de Quesada, Delegado del Gobernador del Distrito 25 de los Rotarios y valoraron las solicitudes de varios de ellos para ingresar en el Rotary Internacional, pero no llegaron a acuerdo ninguno. Posteriormente se reunieron en otras dos ocasiones y finalmente el 17 de diciembre (1927), en el Hotel Telégrafo de Holguín se concretó la constitución del Club Rotario, primero de su tipo en el nororiente cubano.

Dr. Francisco Pérez Zorrilla, Primer Presidente del Club Rotario en Holguín.

El restaurante del Hotel Telégrafo, ubicado en la intersección de las calles Maceo y Luz y Caballero, (donde actualmente queda el Centro Nocturno Benny Moré) fue la sede de las sesiones del Club holguinero hasta la inauguración en 1932 del Hotel Majestic.


La primera directiva de los rotarios holguineros fue la siguiente:

Presidente: Dr. Francisco Pérez Zorrilla.

Vicepresidente: Lic. Pedro Talavera Céspedes.

Secretario: Dr. Manuel Fernández Ovando.

Tesorero: Alfredo Infante Maldonado, (miembro de una de las familias más acaudaladas de la región).

Vocales: El dentista Fermín Torralbas Lora y el abogado Mario Muro Bernal, fueron electos vocales. (Posteriormente ambos ocuparon la presidencia del club y otras responsabilidades)[1].

Poco después de que los ejecutivos de la organización con sede en Chicago, Illinois, Estados Unidos, aprobaron oficialmente al rotarismo holguinero y de que este se convirtiera en el Club número 2762 de Rotary International, el 26 de mayo de 1928 se produjo otra memorable sesión para celebrar el acontecimiento, esta vez teniendo por sede el edificio del Liceo, la más aristocrática de las sociedades holguineras, y de cuya membresía se nutrió el Rotario a lo largo de poco más de sus tres décadas de existencia. A esa sesión asistieron representaciones de sus homólogas de otras partes del país e importantes publicaciones periódicas se hicieron eco[2]


Aunque estaba en su etapa fundacional, entre la treintena de prestigiosos profesionales que integraban el Club de Holguín, ya comenzaban a descollar figuras como Mario Muro, Francisco Frexes y Mario Manduley, tres de los rotarios que años después llegaron a ser Gobernadores del Distrito. Pero de ellos, fue Zorrilla el hombre que más descolló, convirtiéndose en líder de la institución que, muy pronto, fue   baluarte en las luchas cívicas y en la defensa de los valores patrióticos que desde la colonia distinguieron a Holguín en el ámbito cubano.


Durante la primera etapa del Rotarismo en la región nororiental, que va desde 1927 a 1934 en que se funda en Antilla el segundo club, los socios emprendieron o apoyaron proyectos e iniciativas que hicieron historia en la comarca, entre ellas la instalación en 1930 de la CMKF, primera radioemisora del Norte de Oriente, mejoras en  los servicios del Hospital Civil, la construcción de la oficina de correos, del  aeropuerto Julio Grave de Peralta y de diversas vías de comunicación.


Por cierto, uno de los ingenieros que en 1928 llegó a Holguín, contratado por la compañía constructora de la Carretera Central, el ingeniero Manuel de Jesús de Góngora, acaba de convertirse en una figura de referencia en la historia del Rotarismo cubano. El año antes Góngora trabajó en Manzanillo donde se convirtió en Rotario. Y como además había recibido clases de piano con Ignacio Cervantes, junto al poeta Miguel Galeano Cancio creó en 1927 el Himno Rotario del Distrito 25. ese dicho himno tuvo vigencia hasta 1950, año en que desapareció ese Distrito y en su lugar surgió el 101.


El Himno Rotario de Cuba se interpretaba en casi todas las actividades importantes de los clubes del país porque sintetizaba los ideales de Rotary,: el compañerismo, la amistad, el ideal de servicio, el afán de  progreso y  amor a la patria:
Compañeros: la ingente jornada
es preciso sin tregua vencer;
Ideal del servicio es la cumbre
que debemos lograr ascender.
La moral es radiante principio
que juramos con hondo fervor;
Comunión de elevadas virtudes,
testimonio infinito de honor.
El progreso es acción y vanguardia
fragua y númen, simiente y altar
y fecunda los campos benditos
almo sol de perenne alumbrar.
La amistad estimula el esfuerzo,
engrandece la noble misión,
y tributo sincero del alma,
libre escala su pura oblación.
Por la patria, santuario de amores,
anhelantes debemos seguir
victoriosos en recia cruzada
y una aurora será el provenir.

El Ingeniero Manuel de Jesús de Góngora ante los micrófonos de su radio emisora, la CMKF


Góngora y su esposa Nellie Mason, una de las primeras mujeres que en la ciudad abrazó los ideales de Rotary, dedicaron muchas energías trabajando en bien de la comunidad y del desarrollo de la organización en Holguín. Apoyaron la Liga contra el cáncer, la higienización de calles y parques y organizaron conferencias y veladas artísticas, pero sin dudas su mayor contribución a la Ciudad fue sostener la primera emisora de radio holguinera, la CMKF[3].

Lea además: Historia de la radiodifusión en Holguín.


Muy pronto los holguineros comenzaron a figurar en las conferencias, asambleas y sesiones interclubes del Rotarismo nacional, por el dominio de la oratoria de varios de ellos, su prestigio profesional y el buen funcionamiento de su club. Los primeros que contribuyeron cimentar ese prestigio fueron los abogados Mario Muro y Francisco Frexes, el político Wifredo Albanés, el médico Teodorero Gutiérrez y el emprendedor y solvente banquero Carlos Núñez.


En 1930 Holguín fue anfitriona de una sesión interclubes a la que asistieron figuras del prestigio de Max Henríquez Ureña, el gran intelectual dominicano radicado en Santiago de Cuba. En ese intercambió cobró fuerza la nominación a Gobernador del Distrito de Mario Muro Bernal, el primero de los tres holguineros que llegó a escalar la más alta responsabilidad de la organización en Cuba[4].


Además de Abogado, Muro fue durante toda su vida lo que hoy llamamos un promotor cultural de corazón, organizó incontables actividades con valores de la cultura holguinera, incluyendo miembros de su familia como  María Teresa Muro, soprano solista de la Coral de Holguín, su esposa Teté González Riancho (pianista) y uno de los hermanos de ella, Federico (Fellé) González de Riancho, destacado barítono de la compañía de Ernesto Lecuona y director de coros.


No obstante, a Mario Muro tal vez se le recuerda más por lo que batalló para que se  construyera en el reparto Peralta el primer aeropuerto que tuvo la ciudad,  inaugurado con gran júbilo de la población, el 31 de octubre de 1930. Obviamente que el aeropuerto representó un significativo paso de avance en las comunicaciones, sobre todo porque entonces no se había terminado la Carretera Central y el avión era el único medio para viajar cómodamente y en corto tiempo hasta La Habana, Santiago de Cuba y Guantánamo[5].

Bajo la presidencia de Muro, y con la participación de quince de los diecinueve clubes  existentes en el país, entre el 16 y el 18 de abril de 1932 se realizó la Conferencia Anual del Distrito. En ella se debatieron diversos temas sobre la triste situación que atravesaba el país, (entonces la Isla estaba bajo la sangrienta dictadura de Gerardo Machado), uno de los principales acuerdos fue  el siguiente:

“(…) hacer un patriótico llamado para que, inspirados en el amor a Cuba y en el porvenir de la juventud cubana, se hagan cuantos sacrificios fueran necesarios para que se reanuden las actividades en todos los centros de enseñanza clausurados”[6].

En el año 1935 el  Rotarismo en la región inicia una etapa de expansión y  consolidación, (se constituyó el Club de Banes y el de Antilla recibió la carta constitutiva y su oficialización en Rotary International el  25 de mayo). Y el domingo 21 de julio en la ciudad de Holguín se realizó otra exitosa sesión interclubes con representaciones de Santiago de Cuba, Bayamo, Manzanillo, tres de los que junto a Holguín ya acumulaban años de experiencia. Asisten además representaciones de los recién fundados clubes de Tunas, Puerto Padre, Palma Soriano y los dos mencionados de Banes y Antilla. Presidieron la reunión el saliente Gobernador del Distrito 25, el cienfueguero Felipe Silva Silva y el nuevo Gobernador, el médico matancero Mario Digo.


La reunión se efectuó en los salones de la Colonia Española y en ella se debatieron variados temas. Uno de los de mayor acogida fue la disertación del connotado colono banense Francisco  Panceira, titulada “Impresiones del viaje a México durante la pasada Convención Rotaria”. El Club anfitrión asistió en pleno con su Presidente el Dr. Mario Muro Bernal; se destacaron los holguineros Wifredo Albanés, Facundo Dovale, Francisco Frexes, Carlos Núñez, Gilberto Pardo, José Suárez, Francis J. Tobin, Luís Ezpeleta, Teodorero M. Gutiérrez, Miles. C. Jewett, Manuel Morión, Francisco Pérez Zorrilla, Liduvino Quiñones y Pedro Talavera.

Cena en el Hotel Majestic de Holguín

Durante la reunión el presidente del Club de Antilla, Manuel Guarch, obsequió magníficos presentes a los anfitriones, consistentes en los símbolos de la organización, la campana y la rueda rotaria, esta última hermosamente talladas en madera. Finalmente se disfrutó de un banquete en el restaurante del hotel Majestic, sede oficial  del club holguinero[7].


En 1936 se fundaron dos nuevos clubes en la región, el de Mayarí,  apadrinado por el de Antilla y el  de Gibara apadrinado por el de Holguín. Y para esa fecha dos nuevas y filantrópicas iniciativas cobraron fuerza entre los rotarios holguineros. Una fue la Canastilla Rotaria o Martiana, concebida para rendir homenaje al Héroe Nacional José Martí. Esa se entregaba cada año al hijo de una familia pobre que naciera el 28 de enero o en la fecha más cercana a ese día, y era confeccionada por las manos de las esposas de los miembros de la organización  y, en ocasiones, con donativos de otras diversas instituciones de la ciudad, como podían ser el Club de Leones, el Liceo y la Colonia Española.


La otra fue la celebración de “La Semana del Niño”, que posteriormente fue organizada por las autoridades de Educación del municipio holguinero. Dicha semana se hacía coincidir con  el 28 de enero o el 24 de febrero. Veamos la reseña  publicada por el periódico “Diario de Holguín” en 1936:

“La parada escolar del día 24, a la que concurrieron unos tres mil escolares, fue un espectáculo maravilloso que conmovió profundamente a cuantos la contemplamos. Con ella se conmemoró el Grito de Baire y al propio tiempo se puso de manifiesto el tesoro que en sus niños tiene la patria cubana.


“En el día de ayer, martes, comenzaron las visitas de los señores rotarios a las escuelas de la ciudad, tanto públicas como privadas, ofreciendo en todas ellas conferencias adecuadas a la mentalidad infantil sobre temas como “La patria y el niño”, “La escuela y el niño” y “La salud y el niño”. Ayer fueron visitadas las siguientes escuelas “Escuela Superior” en la que hablaron los Doctores Antonio Díaz Fernández, Rodolfo Ochoa, Francisco Frexes y Mario Muro (…)


“(…) en todas las escuelas fueron distribuidos unos folletos como recuerdo de la Semana del Niño, preparados por el Club Rotario de esta ciudad y el Dr. Muro explicó a los niños por qué ha sido preparada La Semana del Niño.


“El viernes en todas las escuelas se celebrarán fiestas  escolares con la asistencia de  los padres (…) el sábado, cine gratis para los niños en el Teatro Oriente”.[8]


Para 1940 el Rotarismo se había consolidado firmemente en la región norte oriental de Cuba con la existencia de cinco clubes, por lo que, dada la cercanía geográfica e intereses comunes, entre ellos hubo frecuentes intercambios y apoyo recíproco en sus iniciativas, sobre todo en las de interés mutuo, como por ejemplo, las carreteras desde Holguín hacia los otros enclaves urbanos donde residían aquellos otros rotarios.

Dr. Francisco Frexes Bruzón

Una figura decisiva en concretar muchos de esos empeños fue el abogado Francisco (Paco) Frexes Bruzón, Presidente de los Rotarios holguineros y posteriormente Gobernador Rotario de Cuba.




Durante su etapa al frente del club local, entre julio de 1939 y junio de 1940, Paco  emprendió importantes proyectos, como fue la celebración del centenario del natalicio del Mayor General Calixto García. Para ese gran acontecimiento invitó a todas las instituciones homólogas del país. Asistieron representaciones de Pinar del Río, La Habana, Morón, Camaguey, Mayarí y Las Tunas, incluyendo al Gobernador del Distrito 25, el habanero Carlos Gárate Brú, quien en su intervención pidió a las autoridades locales que preservaran las joyas arquitectónica de la ciudad, en las cuales, dijo, se escribieron hermosas páginas de heroísmo[9]. Todos los asistentes quedaron impresionados con la organización y brillantez de los actos y de la labor de dirección de Paco.

Célebres rotarios holguineros. De izquierda a derecha: Dr. Francisco Pérez Zorrilla, Arturo Fox Mayol, Dr. Sebastián Beltrán Moreno, Rafael Masferrer Landa, Luz Celeste Miranda González, Dr. Delfín Yebra Proenza, Dr. Juan Luís Farrán Díaz, Dr. Raúl Gómez Manresa, Dr. Alfredo Frexes Bruzón.

En el primer lustro de la década de 1940 otros holguineros entre los que se destacaron Mario Muro, Teodorero Gutiérrez y Néstor Gálvez Varela, lograron que el club se mantuviera entre los más destacados del país, lo que quedó demostrado con el premio otorgado por el Gobernador José D. Echemendía al club holguinero por ser el de mejor asistencia a la Asamblea Anual del Distrito, realizada en Santa Clara entre el 11 y 12 de agosto de 1945. Unos días después el Gobernador, que por demás era un destacado médico habanero que residía en Puerto Padre, visitó al Club de Holguín y luego escribió en su Carta Mensual:

(…) ”hay clubes que prácticamente no necesitan de la visita oficial del Gobernador y entre ellos está Holguín, eso se ha escuchado decir con frecuencia, pero los Gobernadores sí debemos visitar tales clubes para nuestro propio provecho ya que ellos aumentan nuestra experiencia y conocimientos en beneficio de otros clubes y el personal del compañero Gobernador”[10].


En ese 1945 finalmente Paco Frexes accedió a ser nominado y en la Conferencia Anual realizada en Camagüey, fue electo Gobernador Rotario de Cuba para el bienio 1946-1947.


Eran esos tiempos de gran agitación política en Holguín, en Gibara y en otros pueblos abandonados a su suerte, en franca oposición a la corrupción y el latrocinio del  primer gobierno del Partido Revolucionario del Pueblo (Auténtico). En Holguín, por ejemplo, se luchaba por mejoras sociales impostergables como el acueducto, alcantarillado y la pavimentación de las calles polvorientas en la época de sequía y que en periodos de lluvia se convertían en lodazales por las aguas que bajaban desde la Loma de la Cruz.


Iniciativas muy fructíferas en esas luchas, y en las cuales los rotarios tuvieron un papel relevante, fueron dos  que se concretaron en 1945: la construcción del nuevo aeropuerto y la fundación en Holguín del Patronato Mil Amigos.


―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

Dr. Emilio (Millo) Ochoa y Ochoa

Zenovio Hernández y Roiny Velásquez en su libro sobre el Club Rotario de Holguín, dicen:

En Santa Clara existía una institución que se denominaba MIL amigos. Un día su directiva se entrevistó con el presidente Grau San Martín, logrando un cheque de 60 mil pesos. Casualmente el político holguinero Emilio (Millo) Ochoa Ochoa, por entonces  cercano colaborador del presidente y uno de los líderes del Autenticismo y luego de la Ortodoxia, estaba presente. Cuando el holguinero vio lo que los santaclareños consiguieron díjole al Presidente que en Holguín había un Patronato y pidió una suma semejante, lo que logró. Sin embargo en ese momento el Patronato de Holguín solamente estaba en la mente de Millo.

Acabado de conseguir el dinero, Millo llamó por teléfono a Oscar Albanés y en cuarenta y ocho horas se organizaron los Mil amigos de Holguín.



Dr. Oscar Albanés Carballo 
(Tomado de Holguín Adelante)
Decano de los periodistas holguineros, Concejal del Ayuntamiento, connotado dirigente del Partido Liberal y Delegado al II Congreso Nacional de Periodismo. 
El Dr. Oscar Albanés Carballo es uno de los más conceptuosos oradores del momento en Cuba y un especializado en materia municipal.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――


Los Rotarios, que ya para entonces acumulaban largos años de batalla en aras de   construir obras de beneficio colectivo, estuvieron  muy bien representados en el Patronato Mil Amigos. El ingeniero Góngora y un hijo suyo, ingeniero como el padre,   trabajó en la construcción del acueducto, Néstor Gálvez fue uno de los más eficientes presidentes de Mil Amigos, y Paco Frexes, por su parte, dio calor y divulgó cada una de sus conquistas de los Mil a lo largo de toda Cuba  e incluso en eventos internacionales.


En su condición de Gobernador Rotario de Cuba, Paco Frexes visitó los cuarenta y cuatro clubes de la Isla, y en el caso de los de La Habana y Santiago de Cuba, los visitó en varias oportunidades. En todos los lugares Paco ganó la admiración y el respeto de todos los rotarios, que veían que era su más caro empeño lograr la cohesión y hermandad entre los clubes de todo el país, y que sobre todo hacía énfasis en que no desmayaran en sus luchas por servir a su comunidad.


De su visita al Club de Holguín informa a Rotary Internacional el 3 de octubre de 1946 sobre el interés de sus socios en la construcción del acueducto, la atención a los asilos de ancianos y al orfanato, la contribución a hacer realidad la construcción del nuevo aeropuerto y a que las más importantes instituciones de la ciudad dedicaran una canastilla a un niño pobre nacido el 28 de enero, día del natalicio del Héroe Nacional cubano[11].


En su etapa como Gobernador Rotario, Paco era reclamado constantemente desde diversas partes del país, Morón, por ejemplo, organizó un formidable encuentro interclubes y allá va el holguinero; el Club de La Habana lo necesitó para el recibimiento del Ministro de Agricultura de Estados Unidos que en 1946 vino a comprar la producción de dos zafras a Cuba y Paco no se hizo esperar y tampoco para el intercambio que en octubre de 1946 el club capitalino organizó a nombre del Distrito 25 con el Distrito 45 de Puerto Rico.


Particularmente su presencia fue imprescindible en Holguín el 19 de enero de 1947, día en que unas ciento cincuenta personas y las Damas Rotarias de Santiago de Cuba vinieron a  constituir el Comité de Damas Rotarias. Y según cuenta en carta escrita al día siguiente a su amigo, el prestigioso rotario Luís Masiá, el encuentro fue el  “interclub más grandioso que se recuerda en la historia rotaria de esta ciudad”[12].


Sin embargo y pese a los esfuerzos de Paco Frexes, en esa etapa se recrudecieron algunos de los males que corroían a cierto sector del Rotarismo en Cuba, principalmente los conatos indecorosos de algunos por agenciarse los cargos más influyentes del Distrito y de las pugnas internas del Club de La Habana.


Tal vez el más sonado escándalo fue el que se  produjo en 1947, durante la visita  que en representación de Rotary International realizó al Club de La Habana el portugués Ernesto Santos Bastos. Entre las actividades concebidas por Paco estuvo un encuentro  con varios clubes de occidente teniendo por anfitrión el club de Artemisa. Esa noche pronunció Federico G. Morales, Presidente del club habanero, pronunció un discurso autolaudatorio que iba contra de  la más elemental ética, con el fin de ganar seguidores en su ansiosa meta de llegar a la gobernatura del Distrito, pero de inmediato el rotario Manuel Jiménez del Club de Bauta ripostó las palabras del habanero. El hecho  fue  muy criticado por la sección En Cuba de la revista Bohemia de fecha 9 de febrero, bajo el título de “Pensar en sí antes que dar de sí”[13].


Paco enfrentó abiertamente esas posturas y siempre tomó partido por la verdad y la justicia, de ahí que cuando ya había terminado su periodo al frente de los Rotarios  fue llamado por los nuevos gobernadores, para que siguiera visitando a los clubes y revisara la organización de los mismos, asesorara el desarrollo de las Asambleas y Conferencias y entregara cartas constitutivas, lo que evidencia su pasión y entrega a  los ideales de la organización y su alto sentido del compañerismo. De lo último dicho da fe su generosidad al despedir el sepelios de familiares de sus amigos,  o en congratulaciones u homenajes a personalidades y colegas. Un hermoso ejemplo ocurrió en diciembre de 1947, Paco dijo el discurso de agradecimiento por ser honrado en La Habana con la medalla Carlos J.Finlay su entrañable amigo, el Dr. Francisco Pérez Zorrilla.


En las postrimerías de 1947 el Club de Gibara auspicia un ciclo de conferencias sobre Comprensión internacional, se suman los clubes de Holguín, Tunas y Puerto Padre, y, obviamente, el Gobernador Rotario de Cuba, Paco Frexes quien diserta sobre “El turismo como vehículo de comprensión internacional”. Era ese un tema que le apasionaba. Muchas veces se le oyó hablar sobre el asunto y sobre todo lamentando el poco apoyo brindado por el Gobierno del país para desarrollar el enorme potencial turístico de la Isla. Incluso, en sus cartas a Rotary Internacional trató el asunto varias veces.


En los años finales de la década de 1940 e inicios de la siguiente, el club holguinero y sus figuras más descollantes, que integraron otros patronatos, comités o asociaciones, lograron significativas conquistas, como la construcción del acueducto y el alcantarillado, la pavimentación de parte de las calles de la ciudad, la fundación de  las escuelas Normal para maestros, la de Comercio y la del Hogar. Y el que fue uno de los más importantes logros de la cultura por esos años, la fundación de la Sociedad Filarmónica, donde se nuclearon los vecinos amantes de la música y el arte más refinado. Fue uno de los más sólidos pilares de la filarmónica el rotario Néstor Gálvez.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――
 

                                                     Néstor Gálvez Varela.


Nació en La Habana el 17 de noviembre de 1886.
Sus padres: Francisco Gálvez de la Torres y Emilia Varela y Ochoa.
En Gibara estudió las primeras letras. Terminó los estudios de Teneduría de Libros y más tarde fue Profesor de Instrucción Pública en el Retrete, Banes.
Durante 35 años laboró en la Colonia Miramar del Central Santa Lucía. En el batey de esa fábrica de azúcar estableció un pequeño comercio hasta que, gracias a sus esfuerzos, logró comprar la Colonia (Tierra dedicada a la siembra de caña de azúcar). Después fue Contratista General de la Santa Lucía Company.
En el año 1936 fue designado candidato a Representante a la Cámara, pero rehusó la designación, no obstante al celebrarse las elecciones resultó electo como primer suplente.
Se estableció definitivamente en Holguín en el año 1946 y desde entonces ha sido una figura decisiva en todas las actividades cívicas y sociales del pueblo. Ha sido Presidente del Liceo y del Club Rotario y desde hace veintitrés años es Apoderado General del Banco Núñez de Holguín.

Actualmente es presidente de la Sociedad Filarmónica (lo ha sido desde su fundación), de Mil Amigos y de Fomento Industrial de Oriente, que trata, con grandes posibilidades de éxito, de instalar una fábrica de cemento en Gibara. También es Vicepresidente de la Escuela de Comercio de Holguín.

Está casado con la Sra. Elena Delgado Albuerne y reside en calle Agramonte No. 86

Tomado de: Historia de mi pueblo,


Pedro García Suárez y William Gálvez, autores del libro: Historia de mi pueblo

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

En 1952 Néstor Gálvez viajó a Estados Unidos y compró un piano de cola para la Sociedad Filarmónica de Holguín que desde entonces logró mayor calidad en las presentaciones de las relevantes figuras y agrupaciones de música de concierto de fama nacional e internacional que invitaron a la ciudad, entre ellas se recuerdan la soprano española Victoria de los Ángeles, la pianista francesa N. Henriot, el Coro Niños Cantores de Viena y el violinista Ángel Reyes. Para las actuaciones en Holguín de estos célebres artistas fue importante la colaboración que con la Filarmónica tuvieron la eminente pianista y pedagoga santiaguera Dulce María Serret y los directivos de la Sociedad Pro Arte Musical de La Habana.


―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

En este agitado decenio de los 50, y muy a pesar de la convulsa vida política del país y las estrecheces que padecían las capas humildes de la población holguinera, surgieron o se consolidaron numerosas sociedades, agrupaciones, clubes y otras instituciones, fundamentalmente en el seno de la burguesía, entre ellas el Holguín Tennis Club, El Club de Mujeres Profesionales, el Junior Club  y el Club de Leones. Esta última cobró gran pujanza y superó a los rotarios en cantidad de membresía, superando la cantidad de 150 miembros, y por su impacto  social.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――


Al frente de Mil Amigos o de otras instituciones, Néstor Gálvez participó en otras iniciativas y proyectos para el progreso de la ciudad en diversos campos: el primer servicio de semáforos de Holguín y la inauguración del local de la Cruz Roja, por sólo mencionar dos de las realizadas en 1952, año ese en que los rotarios y todo el pueblo  de Cuba comenzó a organizar iniciativas para en enero de 1953 rendir merecido tributo a José Martí en el centenario de su natalicio, pese al golpe de estado de Fulgencio Batista.


―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――

De la revista MIL, órgano del patronato Mil Amigos de Holguín:

Dr. Segundo Sera Serrano, alcalde de Holguín.

El señor Alcalde Municipal de Holguín, Dr. Segundo Sera Serrano, tuvo el acierto de nombrar Presidente de la Comisión de Urbanismo Municipal al señor Ramón Camayd Zogbe, hombre que goza de sólido prestigio en los círculos sociales de la ciudad, y este, dando una demostración de su dinamismo y buena voluntad, se puso en contacto con una compañía Norteamericana para la adquisición de los semáforos que colocados en lugares estratégicos regulan el tránsito, evitando con esto infinidad de accidentes que costaban muchas vidas en la población, a la vez que ahora presenta Holguín un aspecto de ciudad de primera categoría, tal como corresponde al honor de constituirse en la “Capital de la región Norte de Oriente”

Los semáforos se encuentran funcionando en los siguientes lugares:

En las calles Libertad y Aricochea, en Martí y Libertad, en Libertad y Frexes, en Libertad y Aguilera, en Libertad y carretera de Gibara (Avenida Marta), en Maceo y Martí, en Maceo y Frexes, en Maceo y Aguilera, en Martí y General Marrero (Fomento), en General Marrero y Aguilera. Total, 10 semáforos.

Y asimismo se colocaron diez flases en los siguientes entronques:

En la calle Frexes y Máximo Gómez, en Frexes y General Marrero, a la entrada de la carretera de Mayarí (Martí), en la carretera Central entrada de La Habana, en la carretera de entrada de Santiago de Cuba, a la salida de la carretera central en la calle Martí, a la entrada de la carretera de Gibara, en calle General Marrero y General Pita, frente al paradero de la Cuba. Total: 10 flashs.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――


Desde el célebre madrugonazo del General Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952, llegaban a la ciudad noticias lamentables para el Rotarismo, la democracia y todas las instituciones cívicas del país. Una de ellas fue la renuncia como ministro de Luís Casero Guillén, uno de los principales líderes del Movimiento rotario en la Isla. Holguín se convirtió en un punto neurálgico de las luchas y contradicciones de diversos partidos políticos y aunque en el seno rotario no había espacio para polémicas de este tipo, esa dura realidad se hacía sentir. Otras dos noticias muy tristes para los rotarios holguineros se produjeron ese año: el fallecimiento de dos de los grandes líderes del Rotarismo local: Delfín. M. Yebra  y Francisco Frexes Bruzón, el querido Paco Holguín[14]



Busto en recordación del Dr. Delfín M. Yebra, colocado en el pueblo de Antilla en 1956




El año 1953 se inició con una de las más importantes congregaciones del Rotarismo oriental en Holguín. La reunión a la que asistieron los clubes de las provincias de Oriente y de Camaguey se efectuó el 18 de enero en la biblioteca de la Escuela Politécnica Calixto García (luego Instituto Técnico de Holguín, ITH). En esa ocasión fue presentado el Club del poblado de Santa Lucía (hoy Rafael Freyre), el  más joven del área geográfica que hoy abarca la provincia de Holguín.


En la agenda de la reunión no podía faltar el homenaje al recién desaparecido Paco Frexes. Después de la colocación de una ofrenda floral a Calixto García en el parque holguinero que lleva su nombre, los asistentes peregrinaron hasta la tumba del célebre rotario holguinero en el cementerio local. Allí pronunció emotivas palabras el Gobernador en funciones doctor Anastasio Fajardo. Luego, en la primera sesión de trabajo, el doctor Mario Muro, presentó sus reflexiones  bajo el nombre de “Paco Frexes. Rotario y amigo inolvidable”. Al concluir fue largamente aplaudido por todos los asistentes.


Asimismo suscitaron especial interés los siguientes temas de conversación: Lo que fue la Concentración Rotaria del Caribe y lo que deberá ser la próxima; La amistad como ocasión de servir; y Sin mesa Rotaria y sin asistencia no se hace Rotarismo. Al final un miembro del Club de Artemisa desarrolló un tema de gran atractivo para todos los rotarios cubanos, especialmente en aquel año: Paralelismo entre la ideología de Paul Harris y la de José Martí.


Los asistentes congratularon al club anfitrión y  a su presidente, el doctor Helio Fariñas Puig, así como  al pueblo holguinero por su hospitalidad. La prensa local, que se distinguía por fustigar los males del batistato, reseñó  ampliamente el programa, sin dejar de resaltar la falta de apoyo estatal para solucionar acuciantes problemas que aquejaban a la población; sobre todo en el orden de la salud, la alimentación y la educación[15].


Quien revisa la prensa local holguinera de esos días encuentra reflejado los males  contra los que luchaban los Rotarios en toda Cuba; las enfermedades de los niños en  barrios pobres como la Salida de San Andrés e incluso las huelgas por la reapertura de la propia escuela donde se realizaba la convención, que eran encabezadas por estudiantes como William Gálvez, pocos años después dirigente en la clandestinidad, la lucha guerrillera y la Revolución triunfante.


Cada día se hacía más urgente cambiar el orden social  y político en el país y en ese año del centenario de Martí, las ideas de justicia y hermandad entre todos los cubanos, por las que él sacrificó su vida, devinieron un estandarte de batalla en la ciudad. En los meses siguientes se gestó el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, lo que es evidencia de que en las capas más humildes nacía una sólida conciencia de la necesidad de cambio. Y aunque el movimiento rotario se había nutrido de la clase burguesa, estos no fueron ajenos al enfrentamiento al régimen y a la defensa de los ideales del Apóstol y Héroe Nacional cubano.


Rotarios como el médico Francisco Pérez Zorrilla, siempre un ferviente martiano,  seguían generando hermosas iniciativas como donar bustos de Martí a escuelas, logias y otras instituciones locales, además de participar en cenas, vigilias y desfiles por el 28 de enero. Zorrilla, con su elocuente verbo, desde diversas tribunas alabó la grandeza del más universal de los cubanos. Especialmente memorable fue su intervención el día del Centenario de su natalicio en la colocación de la primera piedra del Rincón Martiano, aledaño al Instituto de Segunda enseñanza de Holguín, y así lo reseñó el periódico Norte en su edición del 30 de enero.






El periódico de Roberto Llópiz reflejó a lo largo de 1953 el quehacer del Rotarismo en la ciudad y otras comarcas cercanas. Así por ejemplo en la edición del 27 de febrero el propio dueño escribió el editorial titulado: “La Semana del Niño”, en el que reflexiona sobre esta  iniciativa surgida en el seno del rotarismo y en la edición de 25 de marzo se hace eco de la denuncia de Manuel Godínez, eficiente secretario  del Club de Banes, sobre  la carencia en el Hospital Civil de esa ciudad de alimentos y medicinas para los enfermos.


En 1955, después de dos mandatos consecutivos del doctor Helio Fariñas, toma las riendas del club Mario Manduley Ezpeleta, otro destacado médico que por su  significativo desempeño se convirtió en el tercer holguinero en llegar a Gobernador de los Rotarios cubanos, en el bienio 1956-1957. (Durante el mandato de Manduley Ezpeleta el Distrito 101, correspondiente a la Isla de Cuba, dado al crecimiento del Rotarismo en el mundo se convirtió en el Distrito 400)

Foto aparecida en el periódico Norte, enero de 1957. En el pie dice: “La presente foto capta el momento en que el distinguido médico doctor Oscar Ares Freijó, valioso presidente del Club Rotario, la elegante dama Liliam Muzio de Arés, laboriosa presidenta de las damas rotarias, el caballeroso doctor Ruperto Notario, dinámico vicepresidente y la amable señora Alina Gutiérrez de Notario, entregaban la “Canastilla Martiana” donada por el Club Rotario de Holguín a la señora Hilda Doménech Rivas, esposa del señor Orlando Cabrera, residentes en el Reparto Vista Alegre”


En esta etapa las Damas Rotarias cobran protagonismo al hacer frecuentes donativos al orfanato  Anne Walker del Ejército de Salvación, al Asilo de Ancianos Sagrado Corazón de Jesús, colaboran en la Liga contra el cáncer y confeccionan la tradicional canastilla Martiana. (Para la fecha se entregaban varias canastillas martianas en Holguín: las de las Damas Rotarias y además de las Rebekah, que era una agrupación fraternal, la de la Escuela Superior Número 2, la de las Sacerdotisas del Hogar y la de la tienda El Encanto).



Asimismo en esa fecha es cuando las sesiones-almuerzos del club Rotario dejan de celebrarse en el Hotel Majestic y el restaurante de la Empresa de Consolidados y pasan al acogedor hotel Tauler, (Hoy Turkino), que con sus cinco pisos se había convertido en una de las edificaciones más altas y modernas de la arquitectura holguinera. Allí un grupo de rotarios le organizan un homenaje a al canadiense Mr Frank. J. Tobin, representante del Banco Canadiense, que tras treinta años de servicios se acogía a la jubilación. (Mr. Tobin fue uno de los pocos socios extranjeros que durante años integró las filas del club Rotario de Holguín).


Durante los años de la década de 1950 el club rotario local siguió siendo una institución elitista que nunca sobrepasó los 30 socios, y que tampoco se preocupó en la divulgación de su accionar, o por lo menos así se palpa en la prensa impresa que ha llegado hasta el presente. En la edición del 1ro de mayo de 1953 el periodista  de la sección Sociales, del periódico “Norte”, Enrique García, se lamentó de la escasa información que se mandaba desde el seno de la institución, pero no había mucho que informar, para entonces ya había pasado el mejor tiempo rotario de Holguín, incluso varios de sus miembros desertaron para el Club de Leones.


―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――



             Enrique García

            (Tomado de la Revista Navidad, 1950)



En atenta carta, D. J. Martínez Castells, Director de la Comisión Interamericana Organizadora del Primer Centenario de la Bandera de Cuba y de las Expediciones Libertadoras de Narciso López, ha hecho saber a nuestro Director Enrique Clemente García que el Tribunal Calificador de esa Comisión aprobó con fecha 15 de diciembre de 1950, la propuesta hecha por la Dirección de la misma para que se le concediera la Medalla Conmemorativa del Primer Centenario de la Bandera de Cuba, creada por la dicha Comisión y reconocida oficialmente por el Decreto Ley 4148 de 4 de diciembre de 1950, publicada el 11 de diciembre de dicho año en la Gaceta Oficial de la República.

Es con sincero regocijo que consignamos esa nueva altísima distinción con que se honra al brillante periodista holguinero, que es prestigio de la clase y una positiva gloria de las letras holguineras, tanto por su indiscutible talento como por la vocación y honradez con que hace periodismo.

Al felicitar a nuestro querido amigo, compañero y Director por ese preciado galardón que se le ha conferido, expresamos nuestro contento porque haya cosechado ese nuevo laurel.

Como una prueba de afecto y compenetración hacia sus adoloridos padres, nuestro compañero Enrique García y la exquisita poetisa y escritora Marilola X, traemos a estas páginas de “Magazine” la foto que puede considerarse póstuma del culto y prometedor poeta y brillante periodista Henry García Suárez, desaparecido en plena gloria, pues además de destacado funcionario de la Base Naval de Caimanera, (Guantánamo), era colaborador de “The Indian” y del “Information for Employers Bulletin” que se edita en Estados Unidos.

Holguín ha sentido tan lamentable pérdida como nosotros que por este medio nos unimos de corazón al duelo paterno.
                                                         Henry García Suárez

(La siguiente página fue publicada por Enrique García, en recordación de su hijo fallecido, Henry)


Desde muy niño se descubrió en él un fino poeta. Dominaba perfectamente el inglés. Fue Director del periódico “Information for Employess” y Director del programa de radio de la CMKF “Sugerencias Beneficiosas”. Su labor intelectual y política fue amplia y su sueño, que será realizado, era editar libros.


Fue empujado a la muerte cuando todo le sonreía, con solo 32 años. Su partida fue hondamente sentida por el pueblo donde nació y donde supo sembrar afectos por sus dones de caballerosidad y empatía social.


Sus versos:


ADIOS

“Tu siempre me esperabas, muy confiada y segura…

Segura de que al cabo, con un afán serio

a ti retornaría mi amor y mis ternuras,

como retorna un barco a la quietud del puerto…

Sabías que volvería… Y en cada despedida

violenta, en cada arranque de fútil rebeldía,

esperabas confiada. Tu amor era mi vida,

y tu estabas segura de que yo volvería…

Pero ya no me esperes! Los viajes me han cansado

y me voy de tu lado para no regresar…

El barco de mis ansias esta vez se ha marchado,

dispuesto a ir a otras playas…

                 o a perderse en el mar!

Leer además: La leyenda de Marilola X

―――――――――――――――――――――――――――――――――――――――


Sin embargo la disminución de la importancia de los rotarios holguineros en la década de 1950, en 1955 se revitalizaron como en sus mejores tiempos: se celebraba por entonces el cincuentenario del rotarismo internacional y el club local concibió numerosas y trascendentes actividades. Incluso, para celebrar por lo alto las Bodas de Oro, el alcalde de Holguín, doctor Segundo Sera Serrano, firmó un decreto que declaró la celebración de la Semana Rotaria entre el 23 de febrero y el 1 de marzo.

Sesión del cambio de directiva del Club holguinero

2 de julio de 1955

En el año 1955 motivados por el medio siglo de Rotary, el club de Holguín presta mucho interés en divulgar el intenso plan por la efeméride. El 19 de febrero el periódico “Norte” inserta el Decreto del Alcalde sobre la Semana Rotaria y durante todos los días siguientes el club ocupa la primera plana del diario. En junio, julio y octubre también las reseñas sobre el club son frecuentes.

Foto aparecida en el periódico Norte en su edición del 20 de octubre de 1957. dice en el pie: “El Club de Rotarios de Holguín, bajo la Presidencia de don Néstor Gálvez, viene desarrollando una labor digna de todos los elogios, sembrando árboles en todas las entradas de la ciudad. La foto de nuestro Casals captó el instante en que Néstor Gálvez, acompañado de nuestro Caqui Pavón, concurrían al inicio de la siembra de cien árboles en la entrada de Holguín por la carretera de Mayarí”
Tarja Rotaria en recordación a la Siembra de Arboles en saludo a sus 50 años de existencia


Una de las iniciativas por los 50 años de Rotary del Club del Club holguinero fue trabajar por la reforestación de la ciudad, en esos días sembraron árboles en diversos sitios, entre ellos la Loma de la Cruz  y la  Carretera a Gibara, en este último lugar levantaron un obelisco, el único de los rotarios locales que ha llegado hasta nuestros días. Finalmente en el Casana Club celebraron una sesión especial en la que el doctor Dagoberto Toll rindió sentido tributo a socios fundadores desaparecidos como Paco Frexes, Rafael Gastón y Sigfredo de Feria y en el hotel Tauler organizaron un ciclo de conferencias en el que participaron distinguidas personalidades, entre ellos José Aguilera Maceira, director de la Revista Rotaria de Santiago de Cuba, que disertó sobre “el Régimen Interno de los clubes”, y el medico holguinero Oscar Arrés Freijo, trató el tema de “los Niños lisiados”.


También otros clubes del país organizaron la celebración de los Cincuenta años de Rotary. El Club de Holguín participó en varias de ellas. Se recuerda con especial admiración el Concurso Nacional de Oratoria, organizado por el Club de Cárdenas, en Matanzas. El mismo exigía desarrollar una pieza oratoria con el tema “Juan Gualberto Gómez, patriota y republicano”. Muchos holguineros participaron. A nivel local y también a nivel provincial el ganador fue el joven estudiante de la Escuela de Comercio de Holguín Carlos. A. Pargas López.


En la Ciudad había tradición de grandes oradores que venía desde la etapa colonial. En su Panorama de la Literatura Cubana, el notable intelectual y  rotario dominicano Max Henríquez Ureña resalta entre los grandes oradores cubanos a los holguineros Alfredo Betancourt Manduley y Eudaldo Tamayo Pavón. Otros grandes oradores holguineros fueron los rotarios Mario Muro Bernal, Paco Frexes y Manduley Ezpeleta,  Pérez Zorrilla y Ángel González Valdés.


En ese 1955 otros dos prestigiosos rotarios se hicieron acreedores de importantes estímulos: Néstor Gálvez Varela de la Medalla Holguín por su desempeño al frente de Mil Amigos y el fervoroso martiano y primer presidente del club, el doctor Francisco Pérez Zorrilla recibió la Orden al Mérito Mambí.


Las actividades patrióticas entre 1956 y 1957 continuaron ocupando a los rotarios holguineros, que entonces eran dirigidos por el médico siquiatra Oscar Arrés Freijo. Entre  las actividades de esos años resalta una sesión reseñada por el periódico Norte el 5 de julio de 1956 y que tuvo como invitado a Fermín Cowley Gallegos,  poco después convertido en un sátrapa asesino de numerosos revolucionarios de  la región, entre los que no faltaron rotarios sencillos y honestos, como el tipógrafo Atanagildo Cajigal Torres.


El asesino Coronel Jefe del Regimiento de la Guardia Rural de Holguín, Fermín Cowley Gallegos fue ajusticiado por un Comando del Movimiento 26 de Julio en Noviembre de 1956

En los años 1957 y 1958 la prensa holguinera prácticamente no reseñó ninguna actividad del Club Rotario, más allá de los donativos a los orfanatos y asilos de ancianos, pues dada la atmósfera de represión y terror, el club, al igual que las demás instituciones cívicas y culturales,  los rotarios fueron desapareciendo del escenario público.

Actividad rotaria en 1957


A solicitud del periódico Norte, en la edición del 1ro de agosto de 1958, se publicó página un informe bajo el título de “Memoria de los trabajos realizados por el Club Rotario de Holguín durante los años 1957 y 1958”, en el que se resalta la construcción de  grandes ruedas dentadas, símbolo de la organización, en diferentes entradas de la ciudad. Los rotarios acotaron con suma discreción que “por circunstancias especiales no hemos desarrollado a plenitud el plan de trabajo que nos habíamos propuesto”.


[1] Museo Provincial de Historia, ”La Periquera”. Fondo José García Castañeda. Documento 850 consistente en una carta de Francisco de los Reyes, Presidente del Club Rotario de Holguín en el bienio 1951-1952.

[2] Sobre la constitución oficial del Club puede consultarse el periódico “Diario de Cuba”, Santiago de Cuba, 30 de mayo de 1928.Sección Holguineras, Pág. 9.

[3] Sobre la contribución sociocultural de Góngora y su familia en Holguín, pueden consultarse    dos publicaciones de Ediciones Holguín: “La novia del aire, Historia de la radio en Holguín”, Colección Comunidad, 2004 de Zenovio Hernández  y Joaquín Osorio y “La música en Holguín”, Colección Premio de la Ciudad, 2001 de Zenovio Hernández.

[4] Sobre esta sesión puede consultarse la sección Holguineras de “Diario  de Cuba”, Santiago de Cuba, 20 de enero de 1930.Pág.9, y también “El Eco de Holguín”, 18 de Enero de 1930. Pág.1.

[5] El Club Rotario de Holguín festeja brillantemente la inauguración del servicio postal aéreo. “Diario de Cuba”, Santiago de Cuba, 4 de noviembre de 1930. Pág. 9.

[6] Archivo Provincial de Historia de Holguín (APHH).Fondo Movimiento Rotario. Legajo 1 Expediente 8 Folio 1. Carta que el día 16 de mayo  de 1932, envía  el Gobernador Mario Muro al Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes Dr. Carlos Miguel de Céspedes.

[7] Sesión interclubes Rotary. “Diario de Holguín”, 24 de julio de 1935. Pág. 3.
[8] La Semana del Niño en Holguín. “Diario de Holguín”, 26 de febrero de 1936. Pág. 1
[9] Archivo Provincial de Historia de Holguín. Fondo Movimiento Rotario. Carta Mensual del Gobernador Carlos Gárate Brú, agosto de 1939. Legajo 1 Expediente 11 Folio 18.

[10] Archivo Provincial de Historia de Holguín. Fondo Movimiento Rotario. Legajo 2, Expediente 31, Folio 115.Carta Mensual del Gobernador, agosto de 1945. Pág. 1.

[11] Ibídem. Carta de Paco Frexes a Rotary Internacional, fechada en Holguín el 3 de octubre de 1946. Legajo 1, Expediente 15 Folio 74.

[12] Ibídem. Legajo 1, Expediente 30 Folio 34.Carta de Paco Frexes a Luís Masiá.

[13] La sección “En Cuba”, de la revista Bohemia, publicó en el primer semestre del año 1947 varios trabajos críticos sobre las posturas deshonestas de Federico G. Morales  y otras figuras encumbradas del Rotarismo. En el titulado “Rotarias. Una cura de toxinas”, publicado desde  la página  45 a la 48 en la edición con fecha 25 de abril, resalta como en la elección del Gobernador se produjo “una votación de altas presiones democráticas”, pues las “piñas” y presiones de Morales se fueron al piso al escoger los delegados para el cargo a Enrique Leiguarda, un humilde hombre de pueblo.

[14] Duelo en Holguín por la muerte de Francisco Frexes Bruzón. Periódico “Norte”, 28 octubre de 1952. Pág. 1

[15] Sobre esta Asamblea Regional en Holguín pueden consultarse las ediciones de Norte correspondiente al 17 de enero de 1953, en la que se publica el programa del evento, así como en la edición del 20 de enero en que se realiza una valoración del mismo.