ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

29 de marzo de 2013

Noticias de inmigrantes itálicos asentados en Holguín durante el siglo XVIII


Tomado de Tesis de Grado, Carrera Historia, Universidad de Holguín, Cuba Oscar Lucero Moya. 

Autora: Patricia García Concepción

Por los documentos que pudimos revisar se sabe que por lo menos seis inmigrantes provenientes de la Península Itálica llegaron y se asentaron en Holguín a lo largo del siglo XVIII: Nicolás Monción, José Bruzón, Antonio Zaragoza, Bernardo Batista, Miguel Rodríguez y Tomás Ángel Viche. De los tres primeros se conservan sus testamentos, de los tres restantes y de Nicolás Monción, leímos sus actas de defunción.

Nicolás Monción era originario de la ciudad de San Sebastián y en Holguín fue casado con Margarita Sánchez con la que no pudo lograr descendencia, de ahí que al nombrar herederos escogiera a la esposa. Monción testó ante el escribano público don Lorenzo Castellanos el 7 de enero de 1780 y declaró deber ciento cuatro pesos y siete reales; y que a él le debían ciento cincuenta y ocho pesos y noventa y seis y medio reales. Sus bienes, además del dinero que le adeudaban, eran una casa de madera y paja, con embarrado, ciento treinta y dos pesos de posesión en la hacienda-Corral de Auras con las casas de vivienda, corrales y estancias que allí habían, cuatro vacas, dos novillas del primer parto y tres terneros de un año, veintiséis cabezas de puercos entre ellas cinco madres, siete bestias caballares, esto es cinco yeguas y dos caballos. Nicolás Monción falleció el 31 de mayo de 1781, a la edad de 46 años. Lo enterraron con Cruz Alta y Misa Cantada. Es curioso que en el acta de defunción diga que no dictó testamento porque sí lo había hecho dieciséis meses y veinticuatro días antes de su hora final.

Otro inmigrante italiano en Holguín que testó fue Antonio Zaragoza, natural de Panteleria, lugar perteneciente, según dice en el testador, al Reyno de Sicilia. Estuvo casado con Catharina Hidalgo de Cuzo, con la que tuvo por sus hijos a Miguel de la Encarnación, Joseph Rafael y Francisco Zaragoza. Entre sus  bienes declara una casa de madera y teja con su solar, una tienda, tres negrosesclavos, (era la composición de estos, un hombre, una mujer y un  niño de tres años, lo que hace suponer que se trataba de un matrimonio y su cría).A don Antonio Zaragoza le debían ciento cincuenta pesos. Entre los deudores estaba Salvador Zaragoza vecino de La Habana, que le adeudaba cien de los ciento cincuenta pesos): la anterior información nos lleva a plantearnos la hipótesis de que don Antonio podía haber estado establecido en La Habana como vecino antes de asentarse en Holguín; o que Salvador Zaragoza, que al parecer era familiar suyo, vivía en Holguín y que se mudó a La Habana poco después de haber contraído la deuda.

Joseph Bruzón, era natural de Génova. Su testamento informa que el individuo  estaba casado con la holguinera Gregoria de los Reyes, con la que tenía cuatro hijos, (Doña Catharina, doña Juana, doña Rosa y don Joseph Bruzón de los Reyes), y también que anteriormente había estado casado con Catharina Ricardo con la que procreó siete niños: (Doña Paula de la Caridad, don Joseph de los Dolores, doña María del Rosario, doña Ángela Josepha, doña Bárbara Agustina, don Carlos Joseph y don Juan de los Santos, todos de apellido Bruzón Ricardo). El aporte de Bruzón al segundo matrimonio fue de cinco mil quinientos cuarenta y cuatro pesos y cinco reales, por lo que, a no dudarlo, el itálico tenía una inmejorable posición económica. Los bienes que declara en el testamento son una casa de madera, teja y tierra, dos negritos esclavos, una tienda de alimentos y pulpería, un ingenio en la hacienda de  San Andrés, (que a la hora del testamento tenía vendido a Felipe Camuno en siete mil doscientos dieciocho pesos y seis reales).

En cuanto a los inmigrantes de origen italiano Miguel Rodríguez y Tomás Ángel, de sus actas de defunción supimos que el primero era natural de Génova y que estuvo casado con doña Isabel Batista, falleció a la edad de 45 años el 20 de octubre de 1783 y fue enterrado con Cruz Alta, Capa y Misa Cantada. El segundo  era natural de Venecia, y falleció el 2 de septiembre de 1798, siendo enterrado de limosna.