ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

27 de septiembre de 2016

Patronato Mil Amigos de Holguin: Semaforos en la Ciudad



La opinión pública de la ciudad consideraba que los Mil Amigos de Holguín desempeñaban una gran labor de beneficio público. Su gestión, igual que el Club de Leones y otras asociaciones cívicas, resultaba notable a favor del mejoramiento de la ciudad:

“Su labor es digna de todos los aplausos. A ellos se deben múltiples obras y conquistas de nuestro actual progreso humano. Y verdad que, acaso, los MIL han incurrido en algún error, quizás alguna que otra vez sus determinaciones no han sido las mas acertadas, pero esas pequeñeces no restan ninguna valor a su holguinerísima, entusiasta, honrada y eficiente actuación”[1].

Los semáforos en la ciudad.

La colocación de semáforos que consiguieran una adecuada regulación del tránsito citadino fue considerada por los MIL como una necesidad, si es que se quería modernizar y urbanizar la ciudad.

“Actualidad.
Por Enrique García

Ya Don Néstor Gálvez, presidente de los Mil Amigos ha adquirido en los EEUU los semáforos que dan aspecto capitalino a nuestra cuidad y que han de ser instalados en breve. Ese será un nuevo paso de avance que da Holguín y que mucho regocija. Cuatro son pocos semáforos para nuestra ciudad, pues dada la intensidad del tránsito motorizado se necesitan más, pero por algo se empieza.
Serán colocados en las cuatro esquinas que circulan al parque Calixto García, que son lugares que más los necesitan. Sin embargo aquí no debe quedar la cosa y se debe luchar por la conquista de semáforos para la esquina de Libertad y Carretera de Gibara, para Frexes y Carretera Central y otros lugares que reclaman de esos artefactos eléctricos”[2].

En otra edición de Norte el mismo periodista se enfatizaba en lo mismo: 

“Don Néstor Gálvez y los Mil Amigos nos han informado que muy pronto Holguín tendrá servicios de semáforos (…) Que bueno sería que el servicio de vigilancia que de manera tan efectiva viene realizando la policía lo fuera aún más y que señores locos del timón se dieran cuenta que Holguín es una ciudad popular (…)”[3].

De la revista MIL, órgano del patronato Mil Amigos de Holguín:

El señor Alcalde Municipal de Holguín, Dr. Segundo Sera Serrano, tuvo el acierto de nombrar Presidente de la Comisión de Urbanismo Municipal al señor Ramón Camayd Zogbe, hombre que goza de sólido prestigio en los círculos sociales de la ciudad, y este, dando una demostración de su dinamismo y buena voluntad, se puso en contacto con una compañía Norteamericana para la adquisición de los semáforos que colocados en lugares estratégicos regulan el tránsito, evitando con esto infinidad de accidentes que costaban muchas vidas en la población, a la vez que ahora presenta Holguín un aspecto de ciudad de primera categoría, tal como corresponde al honor de constituirse en la “Capital de la región Norte de Oriente”

Los semáforos se encuentran funcionando en los siguientes lugares:
En las calles Libertad y Aricochea, en Martí y Libertad, en Libertad y Frexes, en Libertad y Aguilera, en Libertad y carretera de Gibara (Avenida Marta), en Maceo y Martí, en Maceo y Frexes, en Maceo y Aguilera, en Martí y General Marrero (Fomento), en General Marrero y Aguilera. Total, 10 semáforos.

Y asimismo se colocaron diez flases en los siguientes entronques:
En la calle Frexes y Máximo Gómez, en Frexes y General Marrero, a la entrada de la carretera de Mayarí (Martí), en la carretera Central entrada de La Habana, en la carretera de entrada de Santiago de Cuba, a la salida de la carretera central en la calle Martí, a la entrada de la carretera de Gibara, en calle General Marrero y General Pita, frente al paradero de la Cuba. Total: 10 flashs.

Néstor Gálvez Varela.

Nació en La Habana el 17 de noviembre de 1886.
Sus padres: Francisco Gálvez de la Torres y Emilia Varela y Ochoa.

En Gibara estudió las primeras letras. Terminó los estudios de Teneduría de Libros y más tarde fue Profesor de Instrucción Pública en el Retrete, Banes.

Durante 35 años laboró en la Colonia Miramar del Central Santa Lucía. En el batey de esa fábrica de azúcar estableció un pequeño comercio hasta que, gracias a sus esfuerzos, logró comprar la Colonia (Tierra dedicada a la siembra de caña de azúcar). Después fue Contratista General de la Santa Lucía Company.

En el año 1936 fue designado candidato a Representante a la Cámara, pero rehusó la designación, no obstante al celebrarse las elecciones resultó electo como primer suplente. 

Se estableció definitivamente en Holguín en el año 1946 y desde entonces ha sido una figura decisiva en todas las actividades cívicas y sociales del pueblo. Ha sido Presidente del Liceo y del Club Rotario y desde hace veintitrés años es Apoderado General del Banco Núñez de Holguín.

Actualmente es presidente de la Sociedad Filarmónica (lo ha sido desde su fundación), de Mil Amigos y de Fomento Industrial de Oriente, que trata, con grandes posibilidades de éxito, de instalar una fábrica de cemento en Gibara. También es Vicepresidente de la Escuela de Comercio de Holguín.

Está casado con la Sra. Elena Delgado Albuerne y reside en calle Agramonte No. 86

Tomado de: Historia de mi pueblo, de: 



[1] Centro de Información del Museo Provincial La Periquera. Periódico “Norte”, 2 de diciembre de 1952

[2] Centro de Información del Museo Provincial La Periquera. Periódico “Norte”, 26 de noviembre de 1952.

[3] Centro de Información del Museo Provincial La Periquera. Periódico “Norte”, 2 de diciembre de 1952.