LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

5 de septiembre de 2016

Cronica siempre feliz de cuando Holguin fue campeón de la pelota cubana (Tercera parte)



Por: Ventura Carballido


Seguidamente La Aldea utiliza el testimonio del cronista deportivo  del periódico ¡Ahora!, Calixto González, que aparece en el libro de Ventura Carballido: “Y los cachorros mordieron”. Dice Calixto: “Hubo tiempos grises y aciagos, cuando nuestro equipo era uno de los sotaneros pero que de pronto nos daba algunos repuntes y todos nos alegrábamos, para decepcionarnos casi de inmediato al comprobar que el equipo de pelota cubano que tiene la mejor afición, no estaba a la altura de esas decenas de miles de fieles.



“Había veces que el equipo perdía por más de diez carreras de diferencia, en una época en que no se aplicaba el nocao beisbolero.

"Durante este tiempo que hablo, dice Calixto González, el periódico ¡Ahora! era diario y no cerraba su edición hasta que yo escribiera sobre la actuación del equipo esa noche. A veces los juegos terminaban tarde y los trabajadores del taller que imprimían el periódico tenían que esperar hasta más allá de la media noche para comenzar su dura faena. Y claro, cuando perdía, que casi siempre, y yo llegaba con la cuartilla escrita, los trabajadores tenían para conmigo expresiones agresivas: por qué tener un periódico pendiente para dar el resultado de un partido que, la mayoría de las veces Holguín lo perdía, me decían ellos y no les faltaba razón. Pero aún así yo sabía que eran miles las personas que esperaban, con esperanzas o probablemente esperando un milagro, por lo que corrían a los estanquillos a buscar el periódico de la mañana, para, por si acaso, ponerse felices con la noticia de una victoria”.

Era ese el tiempo en que el jefe de información del periódico preguntaba a Calixto González qué dónde perdía Holguín esa noche.

Y sigue la crónica de Calixto González: “Como podrán suponer, en esos tiempos de los que hablo, no había mucho que elogiarle al equipo holguinero y sí bastante que criticarle.

“Luego vinieron tiempos mejores y Holguín llegó a tener un buen equipo que, incluso, logró ubicarse en un magnífico cuarto lugar… pero deserciones y otros motivos lo desgajó y el equipo retrocedió otra vez y por mucho tiempo volvió a ser una vergüenza”.

Fue entonces cuando se produjo la crítica de Raúl en el año 1999. Entonces se comenzó de nuevo la escalada que nos llevó a ser los campeones de la pelota cubana en el año 2002.

Dice en su crónica el muy informado cronista que en los años anteriores cercanos al 2002, él, como otros tantos aficionados, se percataron que algo mejor se gestaba en lo concerniente al equipo de pelota de Holguín, y que ese algo se vislumbraba después de analizar la actuación del equipo en las series 39 y 40.

Por lo anteriormente dicho fue por lo que Calixto González publicó en el periódico Ahora al comenzar la serie 41 del año 2002: “Lo vemos como un equipo más hecho, en condiciones de luchar por propósitos mayores, sin querer decir con eso que es favorito para clasificar, aunque tampoco descarto esa posibilidad ni la considero una profecía”.

“En todo caso, dice Calixto González en el ¡Ahora! a principios del inicio de la serie 41 del año 2002, al equipo de pelota de Holguín lo que le corresponde es superar sus desempeños más recientes”.

Y, porque Holguín jamás ha sido un equipo que salga de favorito, en su escrito dice el cronista: “Es comprensible que especialistas y colegas de la prensa nacional, que viven a mucha distancia del equipo nuestro, lo ignoren y de los holguineros nunca señalen posibilidades y tampoco ponderen sus cualidades, pues sus criterios tienen como referencia a las tan malas actuaciones anteriores que los nuestros han tenido. La prensa nacional, siempre tan habanocentrista, se entretiene mirando las incuestionables virtudes de otros equipos y por eso no está actualizada en los detalles de la selección holguinera.

“Pero es que la selección holguinera de pelota todavía no ha escrito su principal historia. Deberían nuestros peloteros ganar en el terreno el derecho a que se le tenga en cuenta y por eso seguramente que lucharan en esta serie que recién comienza”.

Después, cuando Holguín consiguió ganar el campeonato y refiriéndose a su propio escrito, dijo Calixto González en el libro “Y los cachorros mordieron”:


“Lo escribí porque, después de observar lo que se habían trabajado con el equipo para esa serie, estaba convencido que las victorias serían más y que la exhibición en el terreno superaría los hechos anteriores, pero, dice el periodista, muy a pesar de mi deseo de que ocurriera, veía difícil que el equipo pudiera clasificar estando en un grupo y una zona en la que estaban también los equipos más ranqueados, entre ellos el campeón nacional Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo y asimismo el fuerte Villa Clara y Camaguey”.

Pero obstinados, el mentor del equipo y sus colaboradores no descansaban ni un segundo, trabajando paciente e insistentemente hasta diseñar una estrategia que conformó a aquel equipo que al final fue el protagonista de la historia beisbolera cubana de ese año 2002.


La aldea invita a sus lectores a que también vayan a: cachorrosholguineros.cubava.cu