ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

30 de septiembre de 2014

Carlos García Vélez, primeros años de la República.

Por: Ronald Sintes Guethón


Visita de José Martí a Ibor-City en 1893
En 1900 Carlos García Vélez contrae nupcias con Amalia Elena Martínez-Ibor, hija de un español emigrado de Cuba hacia Tampa y pionero de la industria tabacalera en la Florida, se llamó Vicente Martínez-Ibor y Manrara, amigo cercano a José Martí y uno de sus más importantes colaboradores.


El certificado de matrimonio de Amalia Elena Martínez-Ibor con D. Carlos García Vélez recoge que este tuvo lugar el 19 de febrero de 1900 en la casa de la novia en la calle Consulado no. 130, en La Habana. Ella tenía dieciocho años de edad. El contrayente Carlos García Vélez, natural de Jiguaní en Santiago de Cuba, contaba en aquel momento treinta y dos años de edad y fue hijo del mayor general del Ejército Libertador Calixto García Íñiguez y de doña Isabel Vélez Cabrera. Fue testigo de la boda el Dr. Eusebio Hernández Pérez, natural de Colón, Matanzas, doctor en Medicina y Cirugía y vecino de Amargura no.
Para leer más de la familia Martínez-Ibor haga clic aquí.



En la fecha de su boda, Carlos García Iñiguez ocupaba el cargo de Inspector General de Cárceles, Prisiones y Beneficencia. Al año siguiente el joven matrimonio viaja a Estados Unidos, donde atraviesan por grandes dificultades para encontrar casa. En carta a su madre fechada el 19 de Agosto de 1901 le escribe al respecto: “Ud. no sabe lo que he buscado.  En donde encontraba cuartos para dos faltaban muchas cosas necesarias; en otros sitios las había pero sin comida. Ahora tengo una magnífica casa en una calle céntrica, con los carros por la puerta y los colegios cerca, con baño, luz, calefacción y habitaciones muy bien amuebladas en el primer piso con vistas a la calle, comida y servicio por un precio moderado, es una casualidad encontrada”[1].

Pero aunque Carlos al parecer está feliz con la casa que consiguió en los Estados Unidos, algo va tan mal que su estadía en tierras norteamericanas es breve. Al final el matrimonio retorna a La Habana y allí, acompañándose por otros patriotas e intelectuales, Carlos se enrola en la organización del Partido Unión Democrático con el cual se postulará para el cargo de alcalde de La Habana,  pero pierde en las elecciones frente al candidato Dr. Miguel Genea y Riverón. Después se instaura la República. El Presidente Tomás Estrada Palma le ofrece Instaurada la República, Estrada Palma le ofrece la Legación de México, el General se transforma en diplomático.

Propaganda de Carlos García Vélez como candidato a la Alcaldía de La Habana
En el diario-memorias que de Carlos se conserva en la Casa Natal de Calixto García en Holguín dice él: “Ingresé en la Diplomacia de  la República por considerar que ella era la que podría contribuir a sacar la República adelante”[2].


Las relaciones que México y Cuba han entablado a través de la historia son un tema que cada día ocupa más a la reflexión histórica. Hasta hace pocos años el tema predilecto, marcado indudablemente por la Guerra Fría, era la relación de México con la Revolución cubana. En la presente monografía se aborda de forma sintética la presencia del general cubano Carlos García Vélez como primer representante diplomático en México. El trabajo se divide en dos apartados, el primero de ellos expone datos significativos y una interpretación sobre el personaje en cuestión, resaltando sus vínculos familiares, su trayectoria política pero también intelectual; y una segunda donde se observa el periodo que fungió como representante diplomático, al destacar su mirada crítica de la realidad mexicana. 1902 a 1906.
autor:Jaime Ortega Reyna/ Facultad de Filosofía y Letras–UNAM
Para tener acceso haga clic aquí
 

En México se mantiene García Vélez hasta 1906, que fue cuando a la llegada de las elecciones presidenciales, sucede la llamada Guerrita de Agosto. “Los liberales comenzaron a conspirar, entre ellos los generales José Miguel Gómez, Pino Guerra, Quintín Banderas, José de Jesús Monteagudo, Demetrio Castillo Duany y Carlos García Vélez; entre los civiles estaban Juan Gualberto Gómez, Alfredo Zayas, Manuel Lazo y Martín Morúa Delgado.

“El primero en levantarse en Pinar del Río fue Pino Guerra, que ocupó el poblado de San Juan y Martínez. El Gobierno actuó rápidamente y el 19 de agosto era detenido en capital el general García Vélez bajo cuyo mando estaba el levantamiento en La Habana. Le correspondía a él y a sus seguidores ocupar las estaciones de policía, el palacio presidencial y detener a Estrada Palma y a Méndez Capote”[3].

Para entender la actitud de García Vélez al sumarse al movimiento que se oponía a la reelección que preparaba Estrada Palma hay que remitirse a las concepciones que tenía sobre el tema. “El delito electoral es el mayor crimen porque es el que corrompe tanto al pueblo elector que vende su derecho como al pretenso legislador que lo compra. No hay nación que se respete a si misma que consienta la perduración de tanta nacional ignominia. No hay mayor traición a la Patria que la de traicionar su virtud ciudadana”[4].

Impedido de llevar a efecto sus planes, el Presidente Estrada Palma llamó a las tropas norteamericanas y se produjo la segunda intervención.

Con la llegada a la Presidencia de la República del Mayor General José Miguel Gómez, el General García Vélez ocupa diversos puestos, entre ellos la Secretaría de Gobernación. Estando en este puesto fue dura y quizás  injustamente criticado por el periódico “Previsión” del Movimiento de los Independientes de Color  en 30 de marzo de 1910:  

“…La República de Cuba, con un bagaje diplomático que tiende a rivalizar con el de la poderosa Albión, no ha podido nombrar para un simple cargo de canciller a un negro cubano… Bien es que al frente de la Secretaría de Estado no está un prócer de la Patria, en la categoría de los grandes de Cuba; el señor García Vélez tiene que conformarse con ser un segundón de la gloria de su apellido, que es simplemente hereditaria. Y como quizás sus empeños internacionales no le han dejado tiempo para leer…”[5]

Cuando en 1912 Carlos García Vélez fue liberado de su cargo, el periódico “Previsión” publicó: “¿Mantendrá el nuevo secretario que se haga cargo de la Secretaría de Estado, el mismo criterio que el dimisionario señor García Vélez con respecto al boicoteo a la presencia de los negros en esa dependencia del gobierno? ¿Se dará el caso de que el que va a hacerse cargo de esa Secretaría será partidario del continuismo en los procedimientos puestos en práctica por aquel recalcitrante preocupado?”[6].

Cabe señalar que  en los documentos revisados no encontramos pronunciamiento alguno de Carlos García Vélez ni a favor ni en contra del Movimiento de los Independientes de Color, tampoco se ha oído nada de que respondiera estos artículos en su contra.




[1] Archivo Nacional Cuba. Fondo Donativos y Remisiones. Legajo 645. No. Orden 24
[2] Centro Información Museo Casa Natal Calixto García Iñiguez. Diario Carlos García Vélez. Pág. 166
[3] Castro Fernández, Silvio: La Masacre de los Independientes de Color en 1912. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2008. Pág. 25
[4] Centro Información Museo Casa Natal Calixto García Iñiguez. Diario Carlos García Vélez. Pág. 131
[5] Castro Fernández, Silvio: La Masacre de los Independientes de Color en 1912. Editorial Ciencias Sociales. La Habana. 2008. Pág. 83
[6] Ídem