ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

15 de junio de 2017

Faustino Orama, El Guayabero 03 (El célebre sonero trabaja en una imprenta y damos la primera noticia sobre la dramática historia con su única hija).



En la imprenta del periódico Adelante, donde primero trabajó Faustino y luego en la de José Santos Betancourt, adonde llega desde 1930 y donde continúa por varios años, le persigue la música en sus múltiples variantes.  
Betancourt, además de eficiente negociante, tocaba el violín, y su hija Rosa era destacada pianista y una de las más reconocidas pedagogas de ese instrumento en toda la región nororiental; padre e hija eran miembros distinguidos, junto a los Avilés y los Urbino, de la Sociedad de Recreo El Alba, (en la que se agrupaban los “mulatos claros de Holguín”, preferentemente si eran profesionales o dueños de negocios).
La cuadra de calle Maceo, entre Frexes y Martí, Holguín, en la que estaba la Imprenta y tienda El Buen Gusto, en tiempos en que allí trabajaba Faustino Orama.
La imprenta de Betancourt estaba situada en los bajos de su residencia, en la calle Mártires entre Martí y Frexes, justo al fondo de la céntrica tienda y quincalla “El buen gusto” (hoy Casa de la Trova El Guayabero). Allí, desde inicios del siglo  XX se vendían discos, libros y, posteriormente, los primeros aparatos de radio llegados a Holguín, por lo que es de creer que en ese ambiente Faustino disfrutó de las grabaciones de Caruso y Carlos Gardel, de las del Trío Matamoros, el Sexteto Habanero, el Septeto Nacional y otras figuras y agrupaciones de la época, de los que fue fervoroso admirador.

El Guayabero en fechas
1933
Faustino se casa con Juanita Palacios, su primera compañera sentimental, y madre de Gladys Oramas Palacios, su única hija, de la que hablaremos más adelante. (Si no lo hacemos ahora es para no convertir este post en el que sería un perfecto argumento para un melodrama)