ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

17 de octubre de 2010

Las Calabazas


Calabazas, LasHato. Denominada Santa Ana de las Calabazas. Paraje en el hato El Canal y Cobezuela. En abril de 1808, el poseedor de la hacienda lo era Miguel Batista, declarándole al Cabildo holguinero no tener ganado para cumplir con la cuota impuesta por la pesa. En 1810, Miguel le vendió a José Antonio Álvarez, un sitio en la hacienda El Canal, paraje Las Calabazas, con 50 pesos de posesión con los linderos: "por la parte de San Andrés por lo que nombran el Santo Jobo al poniente, por otro al Almiquí y de ahí a la loma que se haya en vuelta de Guaramanao, y de ahí a un Jobo o árbol que tiene una cruz y se haya en el sitio de Cobezuela, al oriente donde parte con Arroyo Blanco, y de ahí aguas abajo hasta llegar al Santo Jobo". En 1837, Martín Arias le vendió a Eustaquio García el paraje que estaba hipotecado a favor de Salvador Ignacio Téllez y Francisco Figueredo en 900 pesos; Manuel E. García le vendió a Ramón Acosta el sitio principal de la hacienda de 115 pesos de posesión de un realengo beneficiado y el sitio La Caridad, todo en el mismo terreno, advirtiendo que en los 115 pesos de posesión tiene parte su hermano José García.  

Véase. AHP. Fondo Tenencia y Ayuntamiento. Legajo 63, Expediente 1933, f. 23. Escribanía de Salvador de Fuentes. Año 1810, f. 5v. Escribanía de Miguel de Aguilera. Año 1837, f. 164v. Escribanía de Antonio de Fuentes. Año 1837, f.  69.