ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

18 de octubre de 2010

Uñas


Uñas. Hato y Corral de San Felipe. Sitios Uñas, Guabasiabo, Mano, Calderón, Bocas, Velasco, Las Vegas. La denominación ¨ Uñas ¨, según Diego de Ávila, proviene ¨ por hallarse en su territorio en mucha abundancia esta planta, así de arbusto como de bejuco ¨. Para Jacobo de la Pezuela y Esteban Pichardo, la planta Uña de Gato, científicamente Bignonia unguiscate,  es un bejuco de hojas ovales y el ápice en punta, verdes por encima, verdes-amarillas por debajo; el nervio común, que sostiene las dos hojas, termina en tres garfios o espinas corvas, vainas largas de dos pies casi sobre una pulgada de ancho, a la que se atribuyen virtudes antivenenosas. La posesión nació en al año 1600, al multiplicarse el primitivo hato de Holguín, perteneciendo Uñas, a la nieta de García Holguín, Ana María López de Mejías Holguín, esposa del cordobés Juan del Corral Villamar. Es un problema a dilucidar el nombre oficial del hato y corral. Diego de Ávila y Delmonte desde su inicio lo denomina Uñas y a partir de la información que refiere del año 1738, la denomina hacienda y corral de San Felipe de Uñas. Ahora en la documentación consultada de las notarías, desde 1750 aparecen indistintamente las denominaciones Uñas y San Felipe de Uñas. El 9 de enero de 1700, Luis del Corral, descendiente de Ana María y de Juan, le vendió la posesión a Diego de la Torre Hecheverría y Leyte Rodríguez, esposo de Juana Velásquez. Los linderos del hato y corral, fueron ratificados el 11 de enero de 1707, siendo estos: el primer paso del río de Manos, conocido por el Padrón, hacia el nordeste, a un arroyo que llaman del Socarreño, al llegar a la Vega Grande de Limones, y tomando dicho arroyo abajo, a la parte del noroeste, y de aquí al sur, tirando derecho al río Cacayogüin, y de aquí, cogiendo río arriba hasta el paso que parte con Las Cuevas, en un árbol que llaman Júcaro, y de aquí tirando al poniente, al arroyo que llaman de Guabasiabo, el cual parte con el hato de San Andrés, y de aquí por derecho al norte y punto que dio principio. Al fallecimiento de Diego de la Torre Hecheverría Leyte Rodríguez, la posesión se repartió entre sus hijos, correspondiéndole el sitio de Uñas, a Diego, José, Ana María, Justa y Luisa; los sitos de Guabasiabo, la Mula, Mano, Calderón y Velasco, a Manuel y Agustín, y el de Bocas, a Magdalena y Juana de la Torre Hechevarría Velásquez. El 7 de mayo de 1738, el hato y corral se reseñaló, recibió creces y se estimó según Diego de Ávila y Delmonte en 10 000 pesos de posesión, para los 6 poseedores que se mantenían de la familia Torre Hecheverría; pero esta cifra no suma con la que informó desglosada en cada caso, correspondiéndole, dice,  a Tiburcio Pérez de la Torre (esposo de Ana María), y a José de la Torre Hecheverría 2000 pesos a cada uno, a María Magdalena, 1000 pesos, y los restantes hermanos Juana (esposa de Basilio González de Peña), Manuel y Agustín, 2000 pesos a cada uno, presentándose el problema de que el valor total es de  11 mil pesos o que uno de ellos recibió solo 1000; a demás es oscuro el hecho de lo sucedido con las restantes partes de la posesión que fueron enajenadas por los demás hermanos. En ¿1745?, los hermanos Manuel y Agustín de la Torre Hecheverría, solicitaron aprecio y creces a su hacienda y paraje de Guabasiabo, del que le correspondieron al primero 4 500 pesos. En 1750, Manuel de la Torre Hechevarría le vendió a, Onofre Infante, 250 pesos de posesión. En 1751, Juan González de Rivera, le vendió a Miguel calderón 200 pesos de posesión, dos Estancias, 11 reses vacunas y 30 cerdos.  En 1752, Magdalena de la Torre le vendió a Juan Antonio Chapman, 2000 pesos de posesión, en el paraje de Jesús María de Uñas; Cristóbal de la Cruz, le vendió a José de Escalona, 200 pesos de posesión. En 1753, los dueños
 ¨ porcionarios ¨ (sic) del Hato y Corral lo eran: los Regidores José de la Torre Hecheverría, José de Leyva, Juan de la Cruz y Miguel Calderón y Pedro Corral, Onofre Infante y Valiente Reynaldos, los que teniendo en cuenta que en 1752, Manuel de la Torre Hecheverría había impuesto un censo de capellanía de 500 pesos, sobre la posesión, se lo repartieron entre ellos. En 1753, José Pérez, le vendió a Onofre Infante, 200 pesos de posesión. En 1754 al testar, Basilio de Peña de Mejía, esposo de Juana de la Torre Hecheverría, reconoció 2 000 pesos de posesión en el Hato, un Ingenio, 25 reses vacunas, 60 cerdos, una mula y 6 caballos, explotando a 5 esclavos. En 1756, José de Escalona le vendió 200 pesos de posesión a Gabriel Ortuño, en 240 pesos; sobre sus 4 500 pesos de posesión en el paraje y hacienda de Guabasiabo, Manuel de la Torre Hechevarría, estableció el 4 de julio, una capellanía colativa de 1100 pesos en beneficio del cura Antonio Aldana. En 1757, al testar,  Manuel de la Torre Hechevarría Velásquez, esposo de María J. Almaguer, declaró que su cuñado Juan Antonio Almaguer, 200 pesos, por los200 pesos de posesión que le vendiera fiada, en tres plazos, en el sitio de Bocas. Y que poseía en Uñas, 350 pesos de posesión; Basilio de Peña, en representación de los demás porcioneros se opuso al asiento que en la falda del Socarreño, pretendía establecer Juan Antonio Almaguer como arrendatario de las tierras realengas del Socarreño, agrupadas en el ramo de propios de la ciudad, proponiendo asumir entre todos el pago de los 10 pesos de rentas anuales por el uso del realengo del lugar, valorándose las tierras del Socarreño en 200 pesos de posesión. En 1758, Juan Antonio Almaguer, creó un censo sobre los 200 pesos de posesión que poseía en el hato y paraje de las Bocas para pagar anualmente 7 pesos y 4 reales en beneficio de Juan Infante Hidalgo, Contador de Cuentas Judiciales en Bayamo. En 1760, Cayetano Almaguer y su esposa, Manuela Pérez de la Torre, le vendieron a Jorge Rodríguez, 200 pesos de posesión que Manuela recibiera de su padre; al testar Inés de la Cruz Velásquez, esposa de José Ramírez, declaró poseer 200 pesos de posesión en el Hato y Corral, con 3 reses vacunas y 3 caballos y, José de la Torre Hecheverría, le donó a Eustaquio Pérez de la Torre, 100 pesos e posesión en el hato; Agustín de la Torre Hecheverría, sobre su posesión de Guabasiabo, estableció un censo de 1328 pesos en beneficio de Rafael Ignacio de la Torre Echeverría y Batista. En 1761 los poseedores del Hato impusieron censos de capellanía: Basilio González de de Peña y su esposa, Juana de la Torre Hecheverría, sobre 200 de sus 1000 de posesión; José de Escalona y su esposa, María Caridad Serrano, sobre 200 de sus 400 pesos de posesión; Antonio Serrano y su esposa, Ana González, sobre 100 de sus 300 pesos  de posesión; Juan González de Rivera  200, sobre sus 2 000 pesos de posesión y Francisco González de Rivera 200, sobre sus 600 pesos de posesión; los hermanos Juan, María y Eustaquio Pérez de la Torre, establecieron sobre sus posesiones en el hato un censo de capellanía sobre 1 150 pesos de posesión, a pagar 54 pesos y 4 reales anualmente. En 1763, al testar Inés de la Cruz Velásquez, esposa de José Ramírez, natural este de Puerto Príncipe, declaró poseer 200 pesos de posesión en Uñas; al testar, Juan Bermúdez de Castro Ávila, declaró poseer en el hato 50 reses y 13 cerdos, estos a la mitad con su cuñada Isabel de la Peña; Magdalena de la Torre Hechevarría le donó a su hija Juana Serrano, 200 pesos de posesión en el Hato, paraje de Las Bocas. En 176 – 65, declararon ser poseedores del hato en el asiento principal de Uñas: Juan Gertrudis Almaguer, con 200 pesos de posesión y 12 pesos de utilidad anual, Miguel Calderón, con 200 pesos de posesión, 100 reses vacunas, 50 cerdos y 40 pesos de utilidad anual, Basilio de la Cruz, con 100 cerdos, Inés de la Cruz, con 200 pesos de posesión, Juan de la Cruz, con 500 pesos de posesión y 20 pesos de utilidad, Ambrosio Escalona, con 140 pesos de posesión y 25 pesos de utilidad, Dionisio Escalona, con 200 pesos de posesión, José de la Torre Hecheverría, con 1200 pesos de posesión, gravados por un censo de capellanía de 700 pesos, 8 reses vacunas y 100 cerdos, María Magdalena de la Torre Hecheverría, con 300 pesos de posesión, gravados todos por un censo, en beneficio del cura Antonio Aldana, María del Socorro de la Torre Hecheverría, con 300 pesos de posesión, Luis Infante, con 200 pesos de posesión y 20 cerdos, Onofre Infante, con 450 pesos de posesión y 30 reses vacunas, Nicolasa Martínez, con 300 pesos de posesión, Basilio de Peña, con 2000 pesos de posesión, gravados por un censo de 200 pesos en beneficio de Eustaquio Pérez, 50 reses vacunas, 160 cerdos, y 30 pesos anuales de utilidad, Juan Pérez, con 32 pesos de posesión, el cura Cristóbal Rodríguez, con 200 pesos de posesión, gravados todos por un censo  y 10 pesos de utilidades anuales, Antonio Serrano, con 300 pesos de posesión, 30 reses vacunas, 60 cerdos y 20 pesos de utilidad y Antonio de la Torre, con 180 pesos de posesión. En 1764, al testar Francisco López Delmonte Campos, esposo en primeras nupcias con Teresa de la Torre y en segundas con Gertrudis de Almaguer, reconoció poseer 200 pesos de posesión en el paraje de Aguacates, con 4 reses vacunas y 22 cerdos; Juan Pérez de la Torre le vendió a Dionisio de Escalona, 100 pesos de posesión recibidos de su padre. En 1765, el matrimonio de Basilio de Peña y Juan Hecheverría, y el de José de Escalona y María Serrano, y el de Antonio Serrano y Ana González, y Juan Antonio Almaguer, establecieron una capellanía de misas sobre sus posesiones, los primeros sobre 200 de sus 2000 pesos de posesión; los segundos sobre la totalidad de sus 200 pesos de posesión, los terceros sobre 100 de sus 400 pesos de posesión y el cuarto sobre 50 de sus 200 pesos de posesión; Pedro en particular gravó 100, de sus 500 pesos de posesión en el sitio. María del Socorro Hecheverría le vendió a Diego de Rojas, 200 pesos de posesión recibidos de su padre Francisco Hecheverría y de su abuelo paterno, Manuel. También establecieron ese año, otro censo Cristóbal José y María del Socorro Hecheverría, sobre 100 pesos de posesión cada uno, de sus posesiones respectivas en el hato; María del Socorro Hechevarría le vendió a Salvador de Peña, 50 pesos de posesión que recibiera de su abuelo Manuel, en 130 pesos. También se realizó la aclaración de la partición de las posesiones de la herencia de Tiburcio Pérez de la Torre, correspondiéndole a Juan Pérez 332 pesos de posesión, María 228 pesos, Catalina, 289 pesos y Eustaquio, 400 pesos, quedando oscuros el destino de 551 pesos de posesión de los recibidos en 1738.  En 1767, Miguel Calderón le vendió a Manuel Garcés, 200 pesos de posesión que hubo por compra a Juan González de Rivera Ávila; José de la Torre Hecheverría, dueño y señor del hato y corral de San Felipe de Uñas, de su posesión originaria de de 2000 pesos de posesión, sólo le restaban 245 pesos, del resto, tenía impuesto un censo de capellanía de 700 pesos a favor del cura Antonio Salazar y Arias, más otros 155 pesos de posesión para el mismo en pago de adeudos, le había vendido a Juan de la Cruz, 500 pesos y a Pedro del Corral 200 pesos y donados 100 pesos de posesión a su sobrino Manuel Eustaquio Pérez de la Torre Hecheverría y otros 40 pesos de posesión al Escribano Lorenzo Castellanos, por deudas, y finalmente 60 pesos gravados por una misa dotal. En 1768, Manuel Garcés le vendió a Salvador de Peña, 200 pesos de posesión en el hato que adquiriera de Miguel Calderón, en 500 pesos; María del Socorro de la Torre Hecheverría le vendió a José de la Peña, 200 pesos de posesión que recibiera de su padre Francisco. En 1770, Antonio de la Torre, trocó con María Ramírez, 200 pesos en posesión en Uñas por un trapiche de esta en el Egido de la ciudad, paraje de El Yayal. En 1771, al testar Basilio González de Peña Reynaldos, esposo de Juana de la Torre Hecheverría, declaró poseer 2000 pesos de posesión, 25 reses vacunas, 19 cerdos y 9 caballos; al testar Lorenzo Castellanos de Cisneros, natural de Castilla la Nueva, esposo de Cecilia de Guevara, Escribano del Cabildo de Holguín, declaró poseer 100 pesos de posesión en Los Cocos; al testar Juan de la Cruz Moreno, esposo de Agustina Corral, declaró poseer 500 pesos de posesión en Los Cocos, arrendados a Lorenzo Castellanos. En 1774, María Jacinta de Peña, le vendió a León Luis Antonio Batista, 72 pesos de posesión. En 1775, Antonio Castellanos y Gabriel Ortuño permutaron 100 pesos de posesión en Los Cocos, por similar posesión en el corral de Banes. El 4 de mayo, el corral de San Felipe de Uñas, tenía como poseedores a José de la Torre Hecheverría, José de Peña, Francisco Sablón, Salvador de Peña, Juan Santiago González, Antonio Serrano, Luis Antonio Batista, Cristóbal Santiesteban, Nazario de los Reyes, Rodrigo Serrano, la viuda María Ramírez  y Domingo de la Torre. En 1776, José de Mora y su mujer María del Socorro de la Torre Hecheverría, le vendieron a José de Peña y Marcos de la Cruz, 216 pesos de posesión en el hato; al testar Feliciano Almaguer Arias, esposa de Juan de Peña, declaró poseer 600 reses vacunas en el hato de Uñas y sitio de Velasco. En 1777, Luis Batista declaró poseer en el paraje de Uñas, 8 reses vacunas, 40 cerdos y 5 equinos, Lorenzo Castellanos, 25 reses vacunas, 20 cerdos y 1 equino, Marcos de la Cruz, 3 reses vacunas, 35 cerdos y 3 equinos, José de la Torre Hecheverría, 3 reses vacunas, 8 cerdos y 6 equinos, Ambrosio Escalona, 3 reses vacunas, 4 cerdos y 1 equino, Francisco Santos González, 14 cerdos y 4 equinos, Francisco de Leyva, 14 reses vacunas, 20 cerdos y 5 equinos, José de Peña, 20 reses vacunas, 25 cerdos y 4 equinos, Salvador de Peña, 25 reses vacunas, 15 cerdos y 6 equinos y Antonio Serrano, 36 reses vacunas, 55 cerdos y 43 equinos, mientras en Velasco, Juan de Peña, poseía 6 reses vacunas, 80 cerdos y 8 equinos Tomás Rojas, 5 reses vacunas, 23 cerdos y 5 equinos. En 1780, Ramón Hernández compró 100 pesos de posesión en el corral de San Felipe de Uñas. En 1783, José de Peña, le vendió 60 pesos de posesión a Luis Infante en Las Bocas. En 1784, el corral de Uñas tenía 5 sitios; al repartirse la cuota para la pesa para el abasto de la ciudad de Holguín, se señaló a Marcelino Escalona. En 1786, José Fernández le vendió a Luis A. Batista, Nazario de los Reyes, Antonio Serrano, José de la M. de Peña, Rodrigo Serrano y Juan Almaguer, 216 pesos de posesión, en 150 pesos en Uñas; María Regla González, le vendió 200 pesos de posesión a Antonio de Mora, en Uñas; Luis A. Batista y Juana Serrano, impusieron sobre su posesión en Uñas, un censo de 50 pesos, para la futura creación de un Convento en la ciudad de Holguín y en el mismo sitio, Catalina de Peña, impuso 25 pesos, y Nazario de los Reyes, 50 pesos, de forma similar, Antonio Serrano y Ana González, impusieron 25 pesos sobre su posesión en el corral de San Felipe de Uñas. En 1798, Francisco de Peña, albacea del difunto Marcos de la Cruz, le vendió a Luis A. Batista, Nazario de los Reyes, Miguel Serrano, Margarita González, Ramón de Peña, Ignacio González, Juan Hernández y Clemente Escalona, 230 pesos de posesión en la hacienda de Uñas. En 1810, Manuel Santiesteban le vendió a Francisco Diéguez, 22 pesos de posesión en Uñas. En 1819, Félix de los Reyes le vendió 200 pesos de posesión a salvador Pupo. En 1822, Juan Miguel Infante le vendió 150 pesos de posesión a José Marcelino Pérez. En 1825, les vendió a los albaceas de Nazario de los Reyes, 121 pesos y 4 reales de posesión y a, Felipe de los Reyes 158 pesos de posesión. En 1828, Miguel A. de los Reyes le vendió a José Mariño, 150 pesos de posesión en San Felipe de Uñas; Nicolás Serrano le vendió 150 pesos de posesión a Miguel de los Reyes. En 1831, Antonio Santiesteban le vendió a Gregorio de los Reyes, 58 pesos de posesión con designación de sitio. En 1834, Ramón de los Reyes le vendió 198 pesos 4 reales de posesión a Francisco José Serrano. En 1837, Juan Velázquez le vendió a José Laguna 11 pesos de posesión. En 1840, Francisco Antonio de Ocampo le vendió 75 pesos de posesión a Josefa Hechavarría; Ana Francisca Serrano le vendó 125 pesos de posesión a José Fontanales.
 

Véase. Diego de Ávila y Delmonte. Memoria sobre el origen del hato de San Isidoro de Holguín. Imprenta El Arte, Holguín, 1926. pp. 74 – 82. Jacobo de la Pezuela. Diccionario geográfico, estadístico histórico de la Isla de Cuba. Tomo I. p. 52. Esteban Pichardo. Diccionario provincial casi razonado de vozes y frases cubanas. p. 598. AHP. Fondo Protocolos Notariales. Escribanía de Lorenzo Castellanos. Año 1752, ff. 7, 63. Año 1753, ff. 3, 66. Año 1754, f.  66v. Año 1756, f.  8v. Año 1757, f.  57, 79v. Año 1758, f. 9. Año 1760, ff. 23, 36v. Año 1761, ff.  4 – 8, 17v. Año 1763, ff.  46v, 87, 101. Año 1764, ff.  91, 102. Año 1765, f. 12. Año 1765, ff. 27v, 32, 44, 88. Año 1767, f.  67v. Año 1768, ff. 29, 69. Año 1769, f. 98. Año 1770, f. 88. Año 1771, ff. 15v, 28, 87v. Año 1774, f. 94. Año 1775, f.  31v. Año 1776, ff. 96, 116. Año 1780, ff. 13v, 53v, 63, 80. Escribanía de Salvador de Fuentes. Año 1783, f. 104v. Año  1786, ff. 16v, 54v, 169. Año 1798, f. 11v, 33v. Año 1822, f. 156. Escribanía de Andrés Antonio Rodríguez. Año 1810, f. 24v. Año 1819, f. 146. Escribanía de Salvador de Fuentes y Manuel León Rodríguez. Año 1822, f. 134. Escribanía de Manuel de Jesús Rodríguez. Año 1825, f.  78v. Escribanía de Manuel León Rodríguez. Año 1828, f. 112. Escribanía de José Joaquín de Almaguer. Año 1828, f. 48v. Año 1831, f. 139v. Escribanía de Andrés Antonio Rodríguez y Miguel de Aguilera. Año 1834, f. 158v. Escribanía de Miguel de Aguilera. Año 1837, f. 131. Año 1840, f. 82. Escribanía de Miguel de Aguilera y Antonio de Fuentes. Año 1840, f. 165. Fondo Tenencia y Ayuntamiento. Legajo 63, Expediente 1926, ff. 52v – 55v. ANC. Fondo Intendencia General de Hacienda, Legajo 388, Número 41. Fondo Correspondencia de los Capitanes Generales, Legajo 17, Número 7. ANC. Fondo Gobierno General, Legajo 490, Número 25132; Legajo 489, Número 25118. Fondo Realengos. Legajo 76, Número 13.