ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

19 de octubre de 2010

Holguin

Holguín. Hato y Corral de San Isidoro. Isidoro, nacido en Sevilla hacia el año 570 y fallecido el 4 de abril del 634, fue elegido Obispo de Sevilla en el año 596 a la muerte del titular, que era su hermano Leandro. Se destacó entre otros aspectos valiosos por su obra escrita en defensa del cristianismo y en particular, por su rescate de la ciencia de la antigüedad clásica, trasmitida a través de sus obras a la Edad Media y el Renacimiento. Hermano además de San Fulgencio y de Santa Florentina. Sitios: Mayabe, Yayal, La Entrada, Las Cruces, El Guayabal, El Consejo, Matatoros, Guajabales, la Guanábana y Dijagüas. Posesión inaugurada según la tradición el 4 de abril de 1545, por García Holguín, a su regreso de México.  En el año 1600 el hato era poseído por su nieta Elvira del Rosario López de Mejías Holguín, esposa del asturiano Diego de Ávila Albadiana, la que solicitó al Cabido de Bayamo la aclaración de los linderos y amojonamiento de la posesión, declarándose como tales: de la Loma de la Concordia, en la costa del norte, tomando la dirección hacia el oriente, hasta llegar al paso del río de Lirios, partiendo desde aquí al nacimiento de otro río que denominan de la Tranquera, en la sabana de las Yabas o Bijacas, siguiendo después hasta el charco de El Guayabal, costeando en dirección del oeste; se pasa por el pie de una güira que está en el cerro de Baitiquirí, y siguiendo por toda la cordillera hasta llegar a los Saos de Tomí, de cuyo puente se endereza a la Loma de la Breñosa o sierra de Cobezuela, y desde allí dirigiéndose a la citada Loma de la Concordia o Guajabales, en donde se cierra el área. Los sitios del hato en el año 1600, lo eran: al norte, Guajabales, Jesús María y Lirios, al sur los de Güirabo y Haticos o Revacadero, al oeste, los sitios de Matatoros y Las Cruces, y al este, los sitios de La Entrada y San Antonio de las Bijacas. En 1639, sobre la acción del sitio de Guajabales, Elvira del Rosario impuso un censo de capellanía colativa en beneficio de la Iglesia parroquial mayor de Bayamo, reconocida por su heredero Rodrigo de Ávila López en 1682 y luego por el hijo de este, Juan de Ávila Batista. En octubre de 1703, Lorenzo Batista le solicitó al Alcalde Ordinario de la Villa de Bayamo, Juan Infante Hidalgo, merced de de un pedazo de tierras que lindaba con Yareyal, existiendo por ello pugnas entre este hatero, Salvador Gallardo y Cristóbal Rodríguez. El 10 de enero de 1710, María de las Nieves Aldana, viuda de Domingo de la Torre, realizó venta de parte de la posesión que tenía en el hato a Juan González de Rivera Obeda. El 15 de noviembre de 1720 Juan de Ávila Batista, le vendió parte del sitio Guajabales, con el gravamen a su primo, Antonio Almaguer Ávila, heredado en 1727, por su hijo Cristóbal de Almaguer Torres. El 12 de agosto de 1738, Francisco Sablón, le vendió parte de su posesión del corral de Las Cruces que hubo por compra a Antonia Batista, a Salvador Vázquez. El 7 de marzo de 1740, Diego de Ávila Batista, le vendió en Matatoros, a su hijo Francisco de Ávila de la Torre, 100 pesos de posesión, los que luego vendió a José Plácido Fernández, el que los revendió el 7 de octubre de 1749, a Miguel Martínez Sánchez. En 1753, Ignacio Paneque le vendió a José de Aguilera y a su mujer, Luisa de la Cruz, 20 pesos de posesión, en 211 pesos. En 1754, al testar Juan Manuel de Ávila de la Torre, Hijo de Diego y de Salvadora, esposo de Rosa Ramírez, reconoció poseer en el hato y paraje del Yayal, 60 pesos de posesión, un Trapiche, una estancia con 5 000 matas de yuca, 3 caballos y 5 reses vacunas. En 1755, la viuda Rosa Ramírez, le vendió a Roque ¿Carnere?, 60 pesos de posesión. Al testar en 1755, Pablo Ramírez Graña, natural de Puerto Príncipe, declaró poseer en el paraje de Jesús Maria 105 pesos de posesión, tres cañaverales y un Ingenio gravado por una capellanía de 200 pesos, a favor del Convento de San Francisco de Bayamo. En 1756, Agustín Almaguer le vendió al cura Cristóbal Rodríguez, 40 pesos de posesión, en el sito La Guanábana; la viuda Rosa Ramírez, le vendió a Cristóbal Pupo, 60 pesos de posesión, con un Ingenio valuado en 196 pesos y 4 reales. En 1757, al testar, Francisco de la Torre Hechevarría, esposo de Nicolasa Martínez, declaró poseer 105 pesos de posesión, con un censo de capellanía a favor del Convento de San Francisco de Bayamo, así como un Ingenio, denominada Jesús María José, también gravado por 95 pesos de censo; Rodrigo González de Rivera, le vendió 200 pesos de posesión y un Ingenio a Diego de la Torre Hecheverría, en Mayabe, todo en 1 604 pesos. En 1758, Juan Bermúdez de Castro Suárez, al testar declaró poseer 150 pesos en el hato que recibiera a través de su esposa Lorenza de Ávila; Luisa Ruiz de Aguilar, esposa de Diego de la Torre Salas, declaró poseer un Ingenio en Mayabe, con 200 pesos de posesión y 1 000 en censo de capellanía en beneficio de un Convento a fabricar en Holguín; al testar José de Aguilera Gómez de Nápoles, natural de Puerto Príncipe, esposo de María de la Cruz, reconoció poseer 130 pesos de posesión en el Hato de Matatoros, con 200 de ellos a censo de capellanía en beneficio del Convento de San Francisco de Bayamo, teniendo además 150 reses vacunas, 20 caballos, un mulo y  dos manadas de cerdos. En 1759 al testar Isabel Vázquez Batista, esposa de Patricio Ricardo, reconoció poseer la hacienda de La Entrada, cuidada por su hijo Juan Ricardo Vázquez, al que poco después le vendió 60 pesos de posesión y un Ingenio. En 1760, se protocolarios una venta anterior, donde Bernardo Batista les había vendido  a Salvador Vázquez y su esposa, Ana Romero, 100 pesos de posesión, recibido de la herencia de su padre; Ana Romero, ya viuda de Salvador, hace constar que su difunto marido le había vendido al cura bayamés Francisco Mojena, 400 pesos de posesión, con un Ingenio en las Cruces de Holguín; al testar Pedro de Leyva de Castro, natural de Bayamo, casado con Bernarda de Ávila de la Torre, declaró poseer 90 pesos de posesión. En 1761, al testar Lorenza de Ávila Batista, esposa de Juan Bermúdez de Castro, declaró tener en el hato 100 pesos de posesión.  En 1763, al testar José de Aguilera Gómez, natural de Puerto Príncipe y esposo de María Josefa de la Cruz, reconoció poseer 130 pesos de posesión en el hato, con 200 reses y 5 caballos en el sitio de Matatoros; al testar Juan Bermúdez de Castro Ávila, reconoció poseer 50 pesos de posesión, 50 reses vacunas y 5 caballos. En 1764 – 65, declararon poseer en el hato y corral, en Matatoros: Juan Ignacio Aguilera, con 30 reses vacunas, Isabel de Aguilera, con 10 reses vacunas y 20 cerdos, y María de la Cruz de la Torre Hechevarría con 80 reses vacunas, en el paraje de Guajabales: Cristóbal Almaguer con 200 pesos de posesión, gravados por censo de igual valor en beneficio de José Martínez, 30 reses vacunas, 20 cerdos y 25 pesos de utilidad y Joaquina Hidalgo, con 40 cerdos, en el paraje de Las Cruces: José Bermúdez, con 50 reses vacunas, en el paraje de La Entrada: Juan Ricardo, con 150 reses vacunas, en el paraje de la Guanábana: el cura Cristóbal Rodríguez, con 200 reses vacunas y 50 cerdos, en el paraje El Guayabal: Ana Romero, con 100 pesos de posesión y Antonio el francés, con 25 cerdos, en el paraje de Dijagüas: Diego Tamayo con 27 reses vacunas y 16 cerdos y en el asiento principal: Bernardo Ávila, con 40 pesos de posesión, Lorenzo Ávila con, 150 pesos de posesión, Miguel Martínez, con 250 pesos de posesión y Bartolomé Reynaldos, con 65 pesos de posesión. En 1765, al testar Cristóbal Morales de Aguilera, natural de Puerto Príncipe, reconoció ser el administrador de las posesiones en Matatoros de su tía María de la Cruz, y tener en el paraje  Estancia con 16 reses vacunas y 14 caballos, explotando una esclava; Miguel Calderón estableció una capellanía de misas sobre 406 pesos y 7 reales de sus 800 pesos de posesión en el paraje de las Acanas; en su testamento, María José de la Cruz Velásquez, esposa de José de Aguilera, reconoció poseer 130 pesos de posesión en el sitio de Matatoros. En 1766, Santiago Céspedes  de la Vega, cura en Bayamo, le donó 150 pesos de posesión a Inés e Almaguer y sus hijos; Santiago Céspedes de la Vega, le vendió a José Bermúdez Castro, 400 pesos de posesión en el paraje de Las Cruces, gravadas por un censo de capellanía sobre 200 pesos de posesión en beneficio de la Parroquial Mayor de Bayamo; al testar Isabel de Aguilera de la Cruz, reconoció poseer 80 pesos de posesión en el sitio; Cristóbal Almaguer reconoció una capellanía antigua, fundada por Elvira López, que gravaba la posesión, sobre 100, de los 300 pesos de posesión en que estaba valuada la misma, pagando 15 pesos anuales a la Iglesia Parroquial Mayor de Bayamo. En 1769, Juan Bautista de Vidaburú, Juez Subdelegado de Tierras por mandato del Gobernador, sobre la base del deslinde del hato, realizada por al agrimensor José Joaquín de Vidaburú, reconoció que el hato poseía una superficie de 581 812 y un cuarto cordeles planos, los que sobraban para un hato; pero no completaban la superficie para un corral, más al ser un tierra sin aguada y de un monte estéril no pudo determinar su precio. Ese año, José Joaquín de Vidaburú y su esposa, Ana Romero, permutaron los 100 pesos de tierra comprados a los Moreno, por la misma cantidad de posesión, hasta entonces ocupada por el matrimonio Antonio Blanco y Ana Ricardo, en el Corral Guayabal del Hato de Holguín. En 1770, Diego de Ávila le donó a su ahijada, Inés Gabriela de Vidaburú, hija del agrimensor José Joaquín de Vidaburú, 300 pesos de posesión en el sitio; Juan Ricardo le arrendó a Tomás de Escalona y su esposa Rafaela Parada, el sitio de El Consejo, con 30 reses vacunas, por 8 años por 40 pesos anuales; Antonio de la Torre, trocó con María Ramírez, 200 pesos en posesión en Uñas por un trapiche de esta en el Egido de la ciudad, paraje de El Yayal. En 1771, al testar Teresa Santiesteban Hecheverría, esposa de Francisco Ignacio Aguilera, declaró poseer 20 pesos de posesión en el corral de Matatoros. En 1774, Antonio Reyes era poseedor del corral de Guayabal. En 1776, Matías de la Cruz, le vendió a Pedro de Silva, 100 pesos de posesión en el hato. En 1777, en el paraje de las Acanas, el cura Cristóbal declaró 150 reses vacunas, 10 cerdos y 6 equinos, en el paraje La Guanábana, Gaspar Blanco declaró poseer 80 reses vacunas, 20 cerdos y 7 equinos, en el paraje de Guajabales, Cristóbal Almaguer declaró poseer 30 reses vacunas, 12 cerdos y 4 equinos, en el paraje de Matatoros, Isabel Aguilera declaró poseer 12 reses vacunas y 4 equinos y, Cristóbal Morales, 50 reses vacunas, 22 cerdos y 20 equinos. En 1783, Bartolomé Reynaldos, le vendió a Juan Ricardo, 61 pesos de posesión en el paraje de El Consejo. En 1784, en el hato de Matatoros, en un sitio, vivían 13 personas blancas y 4 esclavos, y  el hato de El Guayabal, tenía un sitio; al repartirse la cuota para la pesa para el abasto de la ciudad de Holguín, se señaló como poseedor de la hacienda de La Entrada, a Juan Ricardo y de la hacienda de las Ácanas, a Manuel Meneses. En 1786, Isabel de Aguilera impuso sobre su posesión en Matatoros, un censo de 100 pesos, para la futura creación de un Convento en la ciudad de Holguín. En 1795, Francisco Bermúdez le vendió a su hermano José, 50 pesos de posesión en el paraje Revacadero. 

AHP. Fondo Protocolos Notariales. Escribanía de Lorenzo Castellanos. Año 1753, f. 47. Año 1754, f. 50. Año 1755, ff.  18v, 66v. Año 1756, f. 37, 40. Año 1757, ff. 16v, 34v. Año 1758, ff. 11, 24v, 50. Año 1759, f. 100. Año 1760, ff. 1v, 3, 70. Año 1761, f. 38v. Año 1763, ff.  33v, 87. Año 1765,  ff. 1, 60, 96v. Año 1766, ff. 31v, 43, 45v, 102. Año 1769, ff. 41. Año 1770, ff. 5, 49v, 88. Año 1771, f. 38v. Año 1774, f. 71. Año 1776, f. 81v. Año  1783, f. 39v. Escribanía de Salvador de Fuentes. Año 1786, ff.  169 - 172.  Año 1795, f.  69. Fondo Tenencia y Ayuntamiento. Legajo 63, Expediente 1926, ff. 52v – 55v. ANC. Fondo Intendencia General de Hacienda, Legajo 388, Número 41. Fondo Correspondencia de los Capitanes Generales, Legajo 17, Número 7. Fondo Realengos, Legajo 76, Número13. Fondo Gobierno General.  Legajo 489, Número 25118.