LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

17 de octubre de 2010

Las Ácanas


Ácanas, Las. Sitio de crianza y luego hacienda, dentro del hato de San Isidoro de Holguín nombrado San José de las Acanas. Su denominación proviene de la naturaleza vegetal, específicamente del árbol ¨ Achras disecta ¨, popularmente Ácana, definido por Esteban Pichardo como un árbol silvestre caracterizado por la solidez de su madera incorruptible y tronco largo, florece en mayo y su fruto es idéntico al Níspero o Zapote, aunque más pequeño. 
    
    La primera información documental conservada refiere la compra en el lugar por el cura Cristóbal Rodríguez, a Jacinto Roque del Castillo, de 10 pesos de posesión en el año 1759, en 60 pesos. En 1765, Miguel Calderón en los 800 pesos de posesión que poseía en el paraje, dedicó 406 pesos y 7 reales a una capellanía. El 4 de mayo de 1775, el cura Cristóbal tenía el hato al cuidado del mayoral Teodoro Rodríguez, esclavo. En 1777, el cura Cristóbal declaró 150 reses vacunas, 10 cerdos y 6 equinos. En 1784 el poseedor del sitio lo era Juan Meneses. Por estos datos no parece tuviera el lugar una rica vida socio económica en esa segunda mitad del siglo XVIII. En 1852 Juan Carbonell le vendió allí, 200 pesos de posesión a José Santos Durán de San Miguel, dando como linderos al norte, Guajabales, al sur, sabana de esta ciudad de Holguín, este, Jesús María y oeste, la Guanábana. 

Véase: Pichardo, Esteban. Diccionario casi razonado de vozes y frases cubanas, p. 30. Jacobo de la Pezuela. Diccionario geográfico, estadístico e histórico de la Isla de Cuba. Tomo I, p. 42. AHP: Fondo Protocolos Notariales. Escribanía de Lorenzo Castellanos. Año 1759, f. 86. Año 1765, f. 60. Escribanía de Antonio de Fuentes. Año 1852, f. 110v. Fondo Tenencia y Ayuntamiento. Legajo 63, Expediente 1926, ff. 52v – 55v. ANC. Fondo Gobierno General, Legajo 490, Número 25132. Fondo Realengos, Legajo 76, Número 15.