ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

17 de octubre de 2010

Banes

Banes. Corral en tierras realengas. En la demolición de la hacienda comunera, realizado en 1903, se le reconocieron 708 caballerías de tierra, de ellas 45 de manglares. Corral cedido en 1758 a Gabriel Ortuño y evaluado en 60 pesos de posesión, debiendo pagar por su explotación un censo anual de 253 reales. El 4 de mayo de 1775, Gabriel, esposo de Manuela Ricardo, explotaba la posesión con la  ayuda  de su hijo mayor, Salvador Ortuño Ricardo, y además dos familias de peones; poco después, el 10 de julio, este hatero y Francisco Antonio Castellanos de Guevara, permutaron parte de sus posesiones; Castellanos dio 100 pesos de posesión en San Lorenzo de los Cocos, hato y corral de Uñas, por similar posesión en el corral de Banes, hasta entonces solo de Gabriel, origen del futuro pleno control del lugar por la familia Castellanos. La misma estaba encabezada por el notario del Cabildo de Holguín, don Lorenzo Castellanos Cisneros, natural de la villa Mora del Cuervo, en Castilla la Nueva, siendo la nueva posesión en Banes administrada por su hijo Francisco Antonio y evaluada, en el momento de su adquisición, en 2 200 pesos de posesión, con una renta anual de 100 pesos, aunque gravada casi inmediatamente, desde el 23 de julio, por capellanía de misas. Francisco Antonio determinó que la capellanía sería heredada por su hermano Lorenzo José, el día que se ordenara Presbítero y en su defecto, por su otro hermano Juan José, luego Lorenzo de los Reyes o algunos de sus sobrinos, nacidos de sus hermanas María Merced e Isabel Antonia. Para entonces, la posesión de Banes: ¨ linda por una parte con el corral de los Berros en Tasajeras, y por otra parte con el del Retrete en Jagüeyes y por este abajo al camino que va a Mulas donde está puesta una cruz de Jiquí a salir a Puerto Rico por toda la mar y costa de Banes. ¨ Es importante señalar que  finalmente Lorenzo José no asumió el deceso familiar del sacerdocio y la heredad del fundo se trasmitió para su hermano Juan José. En 1777, Gabriel todavía poseía en la hacienda comunera un lugar,  7 reses vacunas, 33 cerdos y 2 equinos. En su testamento de 1783, Lorenzo reconoció poseer entonces en el Corral, 2000 pesos de posesión (al parecer ya había vendido 200); pero lo importante es que la posesión continúo realenga; así se declara en el testamento de su mujer, Cecilia de Guevara del Prado, dictado en 1798, donde esta hizo constar ¨ que el dicho mi marido hubo la posesión de Banes….aunque hasta ahora no ha obtenido el título ¨. En 1801, a la muerte de Cecilia, su albacea Manuel Reynaldos, hizo tratos para vender a José Antonio Angulo la posesión, en 1500 pesos; pero parece que la gestión no fructificó. Para entonces, la familia Castellanos Guevara había continuado creciendo y es de nuestro interés la descendencia de Juan José Castellanos Guevara, matrimoniado en 1765 con la habanera Rosa María Francia del Rey Bravo, lo que procrearon los hijos: Lorenzo, Cecilia, y Esteban Castellanos Francia. Interesándonos dos de ellos: Lorenzo Castellanos Francia matrimoniado con la principeña Josefa de Mojarrieta y Sánchez, residente en la ciudad de Puerto Príncipe, procreando los hijos: José de la Cruz (sería Regidor del cabildo principeño), Merced y Gertrudis. Y a su vez, la hermana Cecilia Castellanos Francia, se casó con un habanero de apellido Uson, procreado a Justa e Isabel Uson Castellanos. Ellos, específicamente Lorenzo y Cecilia, se informarán más adelante, entre 1830 y 1841 como los dueños de la hacienda de Banes. En 1819, al decretarse la ley que puso fin al régimen precapitalista posesionario sobre el suelo y reconoció el derecho capitalista a la plena propiedad sobre la tierra, la hacienda de Banes fue redimida en 1 500 pesos, estando repartida la heredad de los Castellanos de Guevara,  entre Lorenzo Castellanos Francia y sus sobrinas Justa e Isabel Uson Castellanos. En marzo de 1829, Josefa Mojarrieta, ya viuda de Lorenzo obtuvo de sus sobrinas políticas Justa e Isabel, la mitad de la hacienda, unificando las tierras bajo su mandato. El 17 de septiembre de 1831 la otra mitad de la hacienda valuada en 1438 pesos y 6 reales, a la muerte de Lorenzo fue repartida entre sus cinco legítimos hijos: José de la Cruz, Rafael, Manuel, María de las Mercedes y María Gertrudis Castellanos Mojarrieta, decidiendo la madre que sus rentas se utilizarían para la educación de cada uno de ellos.  El 17 de septiembre de 1841 la hacienda banense de los castellanos fue vendida por Josefa Mojarrieta Sánchez, viuda de Lorenzo Castellanos Francia, al catalán  Domingo Marange Dalfau y a su asociado José María Claro en 3 000 pesos, acordando previamente no agregar ninguna otra persona sin el mutuo consentimiento de ambos, correspondiéndole a Claro el sitio principal y una vega en el paraje nombrado Las Vegas de Banes, mientras a  Marange le correspondió fundar un sitio nuevo y una vega aledaña a la de Claro, terreno donde existía una pulpería y una mercería.  
Véase. Ricardo Varona Pupo. p. 27. AHP. Fondo Protocolos Notariales. Escribanía de Lorenzo Castellanos. Año 1767, f. 32v.  Año 1775, f. 31v. Año 1775, f. 33. Escribanía de Salvador de Fuentes. Año 1783, f. 21v. Escribanía de Fuentes y Rodríguez. Año 1798, f. 2v, Año 1801, f. 2. Escribanía de Zayas, Rodríguez y Aguilera. Año 1846, f. 91.Escribanía de Zayas. Año 1841, f. 75. Fondo Juzgado de Primera Instancia, legajo 38, Expediente 487. ANC. Fondo Gobierno General. Legajo  490, Número 25132. Fondo Realengos, Legajo 76, Número 15.