LO ÚLTIMO

Un grande de la música cubana agriamente olvidado

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

27 de noviembre de 2017

Náyade Proenza



Soprano y profesora de canto. (Banes, 8 de diciembre de 1942/Holguín 7 de diciembre de 2014). Se inició cantando en coros de aficionados. Al fundarse el Teatro Lírico de Holguín integró esta institución en la que, al finalizar la década del 60, era una de sus principales voces y entre 1991 y 1994 fue su Directora General. Ha protagonizado zarzuelas, operetas y la ópera La Traviata (1989), que fue, sin dudarlo, uno de sus mayores logros. Realizó actuaciones en todo el país y en escenarios de Perú y Corea, país este último donde obtuvo premio en el Festival Primavera de Pyong Yang en 1996. Durante más de 30 años contribuyó a formar nuevas voces líricas. Recibió la Distinción por la Cultura Nacional y otros reconocimientos. Durante los últimos años de su vida ejerció la docencia musical en México.

Náyade Proenza y Raúl Camayd



FALLECIO EN HOLGUIN NAYADE PROENZA… HOLGUIN LLORA A SU MAESTRA FAVORITA.
Por: Jorge Luis Sánchez Grass
La inigualable maestra de canto Náyade Proenza Díaz de la Rocha, falleció este domingo 7 de diciembre de  2014 en la ciudad de Holguín, Cuba, en compañía de sus familiares más allegados, cerrando un ciclo imprescindible de grandes fundadores del Arte Lírico Cubano cultivado contra viento y marea desde la región norte oriental de Cuba.
Con su deceso Cuba pierde una de las mejores maestras de canto de la segunda mitad del siglo XX e inicios del XXI y uno de los referentes de la entrega, el buen gusto, y la consumación de una utopía para muchos impensable. El haber logrado el establecimiento de una compañía de zarzuelas y operetas en el oriente cubano y la entronización de una escuela de canto,  que ha legado voces al país, que hoy ponen en alto el nombre de Cuba a nivel internacional, son dos aspectos que figuran por derecho propio en la amplia hoja de servicios de la consagrada artista.
La destacada maestra, fundadora del Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, será recordada por su desempeño como Primera Soprano y su matrimonio eterno con el barítono Raúl Camayd, una de las personalidades más sobresalientes de la cultura cubana y referente imprescindible de todo lo que se hizo antes y lo que se sigue hacienda hoy en Holguín.
Cuando se le rindan hoy honores a sus restos, la maestra hubiese estado cumpliendo 72 años. Náyade nació precisamente un 8 de diciembre de 1942 en Banes, Holguín.  Comenzó su vida artística en el Coro de Educación, graduada de Maestra Normalista en1962, posteriormente en el propio año se incorporó al naciente Teatro Lírico desde su puesta en escena de la zarzuela “Los Gavilanes” como cantante de coro.
Obtuvo la Licenciatura en Música en la especialidad de Canto en el ISA.
Náyade Proenza en "La Viuda Alegre"
Debutó en 1962 en el Teatro Lírico de Holguín y a partir de ese momento asumió un amplio repertorio que incluyó óperas, operetas, zarzuelas y ciclos completos de canciones líricas y de conciertos.
La querida maestra fue la Primera Directora de la Unidad Docente del ISA,  Profesora de sus propios compañeros y, posteriormente, profesora de Canto en el Centro de Superación Profesional, en la Escuela de Nivel Medio de Música.. Fue además Directora General del Teatro Lírico de Holguín y Presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas y Decana la Unidad Docente de Canto que tiene en Holguín el ISA.
Se destacó su trabajo con las orquestas sinfónicas de Santiago de Cuba, de Camagüey, de Matanzas, de Santa Clara, y la Orquesta Sinfónica Nacional, además de otras orquestas y bandas, como son la Orquesta del ICRT, la del Teatro Lírico de Holguín, la Banda del Ejército Oriental y la Sinfónica de Perú. Sus presentaciones en América Latina y Europa fueron habituales.
Obras como “La Viuda Alegre”, “Las Leandras”, “Amalia Batista” y “La Traviata” encontraron espacio en su repertorio y la convirtieron en referente inolvidable de simpatía, dominio escénico y arte singular. Su nombre permanence grabado en la memoria de los holguineros.
La partida de la maestra Náyade Proenza causa pesar entre quienes crecimos con su nombre a cuestas, orgullosos de su linaje, siempre puesto en función de borrar ese límite provinciano que nos opaca la mente. Náyade nos inculcó alejada del tedio,con los rigores de la elegancia,  como ser al menos internacionales desde una provincia del universo. EPD.

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA