LO ÚLTIMO

Un grande de la música cubana agriamente olvidado

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

27 de noviembre de 2017

Francisco Javier Irving Pérez Rodríguez (Irving Pérez)



(Gibara el 3 de diciembre de 1933). Cantante de boleros y guarachas, fue la voz líder de todas las agrupaciones en las que trabajó. Comenzó su carrera a los trece años en su pueblo natal con el Grupo del Pombo; después, con la orquesta Villa Blanca y con la orquesta de Gómez Angulo, labor que simultaneó durante casi toda su vida con el oficio de barbero.
En los años cincuenta fue a trabajar a Holguín, primeramente con el grupo de Francisco Caissés, y en lo adelante, con el Conjunto Estrellas de Cristal, dirigido por Pepín Gómez; con Los Chicos Malos, dirigido por Ronney Vincent, con el cual fue muy aclamado por la interpretación de los boleros “Envidia”, “Dios no lo quiera”, y la guaracha “Palo, palo bonito”. Siguió posteriormente con Los Armónicos, de Pire Zaldívar; Mundo y sus príncipes; Los Diablos de Jorge, y en 1966, integra la orquesta Hermanos Avilés, dirigida por Clonides Avilés. Con esta última agrupación interpretó, entre muchos ritmos, el pacá, modalidad creada por Juanito Márquez.
Respaldado por  Hermanos Avilés, Irving tuvo sus únicas grabaciones. La primera se hizo en vivo en unos carnavales de Sancti Espíritus realizadas por el grabador Cueto, las que aún se encuentran en Santiago de Cuba y en la emisora Radio Angulo. La segunda se hizo en la EGREM, en La Habana; fue una grabación por pistas de una larga duración, con varias piezas que, a excepción de “Una alborada de amor”, de Ariel Dotres Zaldívar, todas las otras eran de Juanito Márquez: “Como un milagro”, “Es tu nombre”, “Alma con Alma”, “Se formó el Pacá”, “Arrímate Pacá” y “Joropero”, son algunos de los títulos.   

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA