LO ÚLTIMO

Historia de Holguín

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

12 de septiembre de 2017

Las retretas en Holguín, Cuba durante los tiempos coloniales



Por  Roiny Velázquez Pozo
La llegada de las bandas españolas que formaban parte del Ejército Español  a partir del inicio del siglo XlX, indiscutiblemente brindó más que un toque de distinción y elegancia a la vida monótona y rutinaria de muchas poblaciones cubanas. Sobre todo para la población más humilde ellas representaron la oportunidad de entrar en contacto con lo más selecto de la música culta europea; y asimismo no pocos cubanos que han hecho historia en la música encontraron en las bandas la oportunidad de estudiarlo, en ocasiones gratuitamente. Así sucedió en Holguín con la llegada del músico catalán Magín Torrens, padre de la música de salón local al formar figuras como José María Ochoa, Manuel Dositeo Aguilera, Manuel y Jesús Avilés, por sólo mencionar algunos que luego fundaron bandas importantes, crearon obras musicales y sostuvieron por años la tradición de la retreta.
Juan Casatmijana
La banda además, devino en un núcleo muy rico y trascendente del fenómeno de transculturación y mezcla de las culturas europeas y cubana y en el intercambio cultural entre los pueblos: muchos de sus músicos llevaron al viejo continente géneros criollos como la contradanza, la danza y otros  marcadamente afrocaribeños como el Cocoyé. En ese sentido hay que mencionar y es insoslayable hacerlo, a los catalanes Juan Casatmijana (Barcelona, 1805-París, 1882) y el lamentablemente muy olvidado Julián Reynó. Ambos, como era común en las Banda españolas de la época, residieron en varias ciudades de Cuba.

En Holguín se efectúan las retretas o conciertos públicos desde 1827 y hasta el final de la guerra del 95. Obviamente que durante ellas se tocaban con especial énfasis los himnos y géneros españoles y europeos, pero especialmente después que comienza la segunda mitad del siglo, cuando las arias de ópera se pusieron muy de moda, las bandas las comenzaron a tocar, por lo que a las retretas se les llamó también “ópera barata”. Ahora no había que pagar como era obligatorio en las presentaciones que se hacían en las sociedades de recreo o el teatro: en Holguín todos tenían acceso a la Plaza de Armas, luego parque Calixto García, los jueves y domingos en la noche, tal como lo recoge “El Periquero” y otros periódicos coloniales, y sobre todo durante las fiestas patronales a inicios de abril, las de San Juan, las Romerías de Mayo, las del 31 de diciembre y otras celebraciones decimonónicas, que era cuando las retretas eran mejores. Algo similar sucedía en Gibara, Mayarí y otras poblaciones que se fueron fomentando en la región.

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA