ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

23 de diciembre de 2015

Cuba

Por: Julio César Urbina

Los cubanos que se fueron asentando en los Valles de Preston entraron por la zona de Guantánamo, específicamente desde la Base Naval, pues fue interés de la United Fruit Sugar Co, (UFSCo.), la búsqueda de personal cubano altamente calificado, (Ellos nada más consideraban calificado al cubano que se hubiera graduado en una universidad de los Estados Unidos, específicamente en la Universidad de Harvard).

Generalmente esos primeros cubanos que fueron contratados por la United cuando se asentaban en las posesiones de la Compañía, localizaban a sus amistades y les daban información de las ventajas que ofrecía a sus empleados. Si estaban calificados en las especialidades que la United necesitaba, entonces esos también eran aceptados. Generalmente esos nuevos empleados cubanos llegaban de La Habana, Matanzas, Las Villas, Santiago de Cuba.

Otros cubanos vinieron desde América del Sur donde trabajaban en altos puestos con la misma United o con otras empresas capitalistas.

Hoy no se puede señalar una zona específica de Cuba desde donde haya sido mayor la emigración interna hacia el batey de Preston.

Asimismo, cuando en la década de 1940 culminó el montaje de la Industria Niquelífera de Nicaro, la Compañía Norteamericana la Sneart, aportó a Preston gran cantidad de mano de obra cubana especializada, sobre todo obreros conocedores de las artes del  montaje, mecánicos, soldadores, remachadores, carpinteros, pintores, electricistas, etcétera.

Ejemplos de cubanos en Preston los tenemos en:

Víctor Manuel Urbina Mora, Ingeniero mecánico-civil, que trabajó en la compañía desde Julio de 1941 hasta Enero del año 1960. Provenía este de la Base Naval de Guantánamo y había nacido en Santiago de Cuba 30 de Mayo de 1909,  tenía un salario medio de $535.16. Después del triunfo de la Revolución continuó trabajando en el que entonces pasó a llamarse Central Guatemala, atendiendo toda la parte de inversiones y montaje. Luego pasó a la antigua provincia de Oriente, desempeñándose en la Delegación Provincial del MINAZ, radicada en el Central Dos Ríos en Palma Soriano, como Asesor General de vías, obras y puentes, y montaje y construcciones de todo tipo. Se jubiló en el año 1972.

Xiomara Fernández Herrán, nacida el 17 de Enero del año 1939 en el batey del central Preston, Mayarí, Oriente, Cuba. Fue trabajadora del Departamento de Administración como meca-taquígrafa desde el 27 de marzo de 1958 hasta el 9 de agosto de 1962, con un salario mensual de $160.83. Durante todo ese tiempo se mantuvo soltera.

……

Tal como quedado dicho, trabajaban con la United en Preston varios cubanos altamente calificados; de ellos algunos con títulos de prestigiosas universidades. (En la década de 1940 eran 21). Así se podía encontrar ingenieros mecánicos, eléctricos, civiles, agrónomos, químicos y también médicos, economistas, etc.

Por otra parte la Compañía contaba con cubanos altamente calificados dentro de especialidades, como podían ser: obreros mecánicos, eléctricos, fundidores, soldadores, carpinteros, plomeros, pintores, albañiles,  puntistas, operadores de calderas, operadores de planta, soldadores, tuberos, ebanistas, plantilleros, hojalateros, forjadores, albañiles. Pero tanto unos como los otros, esos eran los menos, como enseguida será probado.

Antes la Aldea debe decir que los hijos de los cubanos que se desempeñaban en alguna rama especializada dentro del ingenio, tenían el derecho de estudiar en una de las escuelas pertenecientes a la UFSCo. Ejemplo de ella es la que mostramos en la foto, construida en el año 1945 por el gobierno que imperaba en eses año. 

Colegio de Preston, año 1945
En esta escuela solo se permitían a los niños blancos cubanos o extranjeros. Estaba ubicada frente al parque de la localidad, y si por una casualidad estudiaba allí algún niño negro, entonces ese debió estar muy bien recomendado.

En el caso de algunos cubanos negros y los extranjeros que vivían en la zona o reparto de Brookling, también tenían su centro escolar, no con las mismas características que las de los cubanos blancos o extranjeros blancos, como es obvio. La escuela de estos era de madera, tenía aulas amplias y los servicios sanitarios en la parte afuera del centro escolar. Esta escuela estaba a la entrada del batey, el techo era de zinc y las paredes estaban pintadas de amarillo para que se supiera que era propiedad de la compañía americana. Algunas de las maestras que allí enseñaban eran extranjeras negras, especialmente inglesas.

Las dos escuelas mencionadas conformaban el sistema escolar de Preston. Y a ellas se suman una escuela privada laica y otra católica.

En Preston nunca hubo ningún centro escolar para la enseñanza superior, aunque existió una escuela particular llamada la Academia Verdecia, donde se impartía clases hasta el 8vo Grado.

………………

A pesar de lo anteriormente dicho, la mayoría de los obreros cubanos en Preston y sus cortadores de caña en las colonias cercanas, tenían muy bajo el nivel cultural. A lo más que llegaban era a tener entre 3ero a 6to grado de escolaridad, pero la mayoría era absolutamente analfabetos.

………………

Vestimentas:

En el caso específico de los cubanos (hombres) que tenían altos puestos en la Compañía, en la época de verano todos los que  trabajaban en oficinas lo hacían de cuello y corbata o en guayaberas. En los días de invierno lo hacían con trajes de colores claros. Por su parte los demás empleados cubanos (no de oficina), les gustaba lucir pantalones vaqueros bien almidonados u overoles y botas altas.

Las mujeres por su parte vestían según la moda del momento, pero siempre con vestidos largos que ellas combinaban con collares, aretes, abanicos. Y en los días de lucir, esto es, durante los días festivos, llevaban sombreros y carteras. 

Foto tomada de algunos empleados de la Oficina Central de Preston, donde aparecen norteamericanos y cubanos.

Transporte:


Una gran parte de los cubanos de buena posición en la Empresa, como mismo los norteamericanos, adquirían carros de la época. Estos los solicitaban al Departamento de Mercadería, y aquellos se encargaban de mandarlos a pedir a los Estados Unidos o La Habana. Después de la década del 40 los traían por vía marítima hasta el puerto de Preston. Nada más demoraban una semana después de hecha la solicitud. Otros automóviles podían llegar por los puertos de Antilla, Santiago de Cuba o Guantánamo o por vía férrea desde la Habana hasta Preston.

Todos estos cubanos que podían comprarse automóviles, también disfrutaban de los servicios del aeropuerto y de la carretera que une Preston con Mayarí, que está a solo  12 Km. (Tanto los cubanos acomodados como los americanos de Preston gustaban de visitar la zona residencial de Mayarí). 

Vista fotográfica de la Calle de la Marina, Mayarí, década del 1915.
Asimismo estos podían usar los servicios de cabotaje en lanchas que hacían recorridos adentro de la bahía de Nipe uniendo a Preston con los puerto de Antilla, Nicaro y Felton.

En la fotografía: prototipo de carro marca Studebaker muy difundido en Preston por los hermanos Sosa, quienes eran empleado de la compañía y gustaban de dicha marca. Pero asimismo fueron de muy buena aceptación automóviles de la marca Ford y Chevrolet.

Foto tomada en el taller de automotriz de la Compañía en Preston en el año 1945. Tal como puede observarse dicho taller prestaba servicios a los automóviles de los empleados y también a los de la UFSCo. Allí los reparaban y el costo del trabajo se lo descontaban a los trabajadores de sus nóminas.

Comercio:

Comercio en Preston, año 1945
El comercio de Preston generalmente provenía de los Estados Unidos, directamente desde Boston, sede de la matriz de la Compañía y hasta el Puerto en Preston en los mercantes de la United.

En 1919 la misma Compañía americana comenzó la venta directa de los productos mas cotizados en el mercado internacional. Para ello construyó una tienda a la que acudían, sobre todo, los norteamericanos radicados en la zona, pero también compraban allí casi todos los cubanos con buenos puestos y algún que otro extranjero de buena posición.

Las siguientes estadísticas tomadas del censo de 1943 dan información sobre la composición de familias cubanas asentadas en la División de Preston de la United Fruit Sugar Co.

Número de familias:   428

Hombres (incluye a los que estaban con sus familias y a los que vivían solos):   993

Mujeres (incluye a las que estaban con sus familias y a las que vivían solas):   537

Niños:   579

Total:   2109

Matrimonios y Familia.

(Igual que los norteamericanos) era costumbre de los cubanos en Preston, de celebrar sus matrimonios por la iglesia, donde no podía faltar la música de la marcha nupcial y el canto del coro, con la famosa "Ave María". Igual era costumbre en el batey que  después de la ceremonia nupcial,  fundamentalmente los católicos cubanos de buena posición y sus invitados, se trasladaran al Club Preston para la actividad recreativa.

En el caso de los no religiosos, estos solicitaban los servicios del juzgado más cercano. Si tenían buenas recomendaciones podían ser casados por el jurídico de la Compañía. Estos también podían celebrar en el Club Preston.

Muerte:

(Al igual que los norteamericanos), en caso de fallecimiento de familiares, los cubanos de Preston rendían culto al difunto, primeramente en la parroquia y, luego trasladaban el cadáver hasta su casa y en ocasiones a la funeraria del Batey (esta pertenencia a la Asociación de Socorro Mutuo).

A la hora del entierro se despedía el duelo en el propio campo santo, aunque en algunos casos los familiares solicitaban que el duelo se despidiera en la casa o en la funeraria.

(En ocasiones ocurrió que norteamericanos y cubanos de buena posición solicitaron los servicios especializados y de mucho lujo a la funeraria Sabino de Holguín).
Los servicios de transportación de cadáveres desde sus casas, iglesias, sindicato o funeraria, se realizaban y se siguen realizando hasta hoy en día en un carro marca FORD del 1928.


Esta vitrina adaptada a carro fúnebre fue hecha de maderas preciosas, cedro y caoba, por los maestros ebanistas españoles que trabajaban en el taller de carpintería de la localidad. Tales trabajos de adaptación del Ford a carro fúnebre se hicieron en el año 1929. Aún la carroza fúnebre del antiguo Preston no ha sufrido modificación ninguna en sus partes mecánicas.

Entierro del célebre pelotero José "Baby" César 2014

Creencias:

En su gran mayoría los cubanos de Preston practicaban la Religión Católica, por lo que era costumbre de ellos asistir a misa todos los domingos a las diez de la mañana. Y como se trasladaban desde sus casas al templo en sus automóviles, era común que unos minutos antes aumentara el tráfico por el pueblo e igual al finalizar la misa.

Así, igual, los cubanos que eran devotos a la Virgen de la Caridad, cada 8 de septiembre realizaban una profesión por todo el batey llevando con ellos una imagen que colocaban en una plataforma de madera de unos tres metros y a la que adornaban con arreglos florales. Por donde pasaba la profesión se iban sumando personas del pueblo que imploraban salud y dinero para todos los moradores del batey.

 
Esta iglesia hecha toda en madera, tiene sus pisos machihembrados y pulimentados,  doble forro, cielo raso, y su altar de gran magnitud era de cedro y caoba y tenía un gran campanario que en su parte más alta tenía una cruz lumínica y un pararrayos. Las imágenes fueron compradas por la Compañía en Francia y también una grandiosa lámpara Italiana de tipo araña de 49 bombillos.  (en el año 2000 un fuego provocado por un corto circuito destruyó la iglesia católica de Preston)


Bancos de cedro y caoba de la iglesia católica de Preston confeccionados en los talleres de carpintería del batey por los maestros ebanistas españoles. Felizmente pudieron ser salvados del incendio que destruyó la iglesia.



Algunos de los cubanos asentados en el batey del central Preston, producto de la transculturación de las diversas culturas que convivieron en aquel lugar, practicaban la santería y el espiritismo y eran devotos de Santa Bárbara y San Lázaro.

Expresiones artísticas y culturales:

Los cubanos de buena posición en el ingenio Preston gustaban compartir con sus amistades y descargar con guitarras o piano en el Club Preston (el piano fue muy usado en la zona).


Muy parecido al piano de la fotografía eran los que se utilizaban en cada uno de los clubes del Valle. Estos instrumentos entraban por el puerto de Preston, directamente desde Boston, por solicitud de la Empresa o de cualquier morador que tuviese el dinero que costaban.

Tal fuerza tomó el piano en la zona y saberlo tocar daba tanto prestigio que se hizo una costumbre su estudio en todas las aulas de la enseñanza preescolar, en los tres clubes que hubo en el batey y en las dos iglesias. (En la católica hubo un armonio de pedal y con sus sistemas de fuelles y tubos). Se ha llegado a considerar que en la década de 1950 hubo en Preston unos 40 pianos que eran tocados por blancos y negros, sin distinción.

En las fiestas del Club, además, se presentaban las mejores orquestas de la época, cuando aquellas eran solicitadas por la compañía o por grupos de personas que tenían dinero para pagar por sus servicios.

Las mejores fiestas del Club de Preston se celebraban el día 30 de agosto, que era cuando se celebraba el aniversario de la construcción de dicho Club. Ese las actividades eran varias: bailes de disfraces, paseo por la Bahía de Nipe (en una patana arrastrada por un remolcador de la UFSCo y en la que siempre iba alguna orquesta de fama toando sus sones). A una hora específica los paseantes arribaban al puerto y se iban hasta el Club donde se culminaba la fiesta.


Otra atracción en el batey de Preston para cubanos y extranjeros fue el cine. El primer cine que hubo fue construido en 1919 todo él de madera y montado en pilotes, con el servicio de reservados y una capacidad de 504 lunetas. Detrás de la pantalla tenia los baños y una fonda. 


Cuando un incendio destruyó el cine los habitantes comenzaron a ver películas al aire libre hasta que en 1955 se levantó el segundo, este de mampostería y con excelentes condiciones de dos plantas, con capacidad para 620 personas y pantalla panorámica, excelentes equipos marca MOTIOGRAF traídos directamente de los Estados Unidos por vía aérea. Lamentablemente nunca se hizo realidad el proyecto de dotar al cine de equipos de aire acondicionado. Según las crónicas la primera película que se vió allí fue traída directamente de los Estados Unidos a poco de su estreno, Lo que el Viento se llevó.

Este segundo cine de Preston también tenía escenario para actividades o presentaciones culturales, de ahí que allí se presentaran grupos danzarios, teatrales, coros, agrupaciones musicales. 

Actividades Deportivas:

Los cubanos del batey del ingenio Preston eran muy buenos jugadores de pelota, pero también practicaban voleibol, baloncesto, tenis de campo y de mesa y practicaban mucho la natación y la pesca submarina en las aguas de la Bahía de Nipe. (Igual se pescaba y mucho, a cordel).

En Preston, con la autorización de la Compañía, se construyó un stadium de pelota con sus graderías y un bar donde vendían refrescos, empanadas, empanadillas, galletas, dulces varios, emparedados y cervezas.

Foto del equipo de pelota Preston, foto de 1925
Curiosidad:

En casi todas las casas de los cubanos asentados en Preston gustaban de cultivar matas de mango. Esta fruta se consumía mucho tanto como fruta fresca, como en batidos, dulces en almíbar o convertido en compota. Todavía hay muchas de aquellas viejas matas de mango en pie, (mango señora, haitiano, papelinas, mamey, biscochuelo, etcétera).