LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

13 de julio de 2009

Pájaro bobo prieto en Holguín: una visita inesperada

Por Alexis Rojas
Carlos Bruzón, vecino de la calle 18 del reparto El Llano, en la ciudad de Holguín, no daba crédito a sus ojos, cuando al amanecer del ocho de septiembre último, descubrió en el patio de su casa un raro pájaro, que resultó un Bobo Prieto.
Seguro lo trajo el huracán, pensó del “bicho” aquel, pero otras prioridades de las muchas que agobiaron a los holguineros en las primeras horas de ese día, tras el paso de El Leñador, lo hicieron olvidar momentáneamente al visitante.
Después observó que estaba herido en un ala, quizás por el choque con un cable eléctrico, quizás por otro objeto de los miles que volaron impulsados por los vientos de Ike esa terrible noche, uno de los cuales derribo al ave sobre su casa.
Pero como nada sabía sobre el recién llegado, ni ninguno de sus vecinos lo conocía tampoco, contactó tres días después con el especialista Carlos Peña, del Departamento de Recursos Naturales del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales y Tecnológicos (CISAT) de la provincia, quien identificó al ave, una palmípeda perteneciente a la subespecie Sula Leucogaster, conocida como Bobo Prieto.
Para entonces el pájaro se había deteriorado ya bastante como consecuencia de la herida y golpes por la precipitada caída, y la falta de alimentos apropiados, luego de volar nadie imagina cuantas horas, tal vez desde algún islote próximo a la Gran Inagua, tal vez desde más allá…
Finalmente el pájaro murió, por lo que pasó a formar parte de las colecciones de estudio del museo de Historia Natural Carlos de la Torre y Huerta de la ciudad de Holguín.
Varios días pasados, el máster Carlos Peña, señaló que si grande fue la sorpresa de Bruzón, no menos lo fue para él, que no esperaba ver un ejemplar de Pájaro Bobo Prieto en la Ciudad de los Parques.
Particularmente por tratarse de un ave poco común, que vive en colonias en algunos de los pequeños cayos mar adentro al norte y sur de Cuba, distantes de la región oriental, pero que también habitan en el resto de Las Antillas, en las pequeñas isletas del Golfo de México y del Mar Caribe, y en algunas de la zona tropical del Océano Atlántico.
Agregó que estos pájaros no construyen nidos, depositan dos huevos de color azuloso en las rocas desnudas o en la arena, su dieta fundamental consiste en peces y calamares, y miden alrededor de 71 centímetros de largo.
Los adultos tienen color marrón oscuro que incluye garganta y pecho, en tanto el vientre es blanco, pico y patas de color amarillo y estas últimas tiene los dedos unidos por una membrana que recuerda al pato común.
Realmente, dijo Carlos Peña, es un ave que no gusta de las zonas costeras que bordean a la región oriental del país, por lo que debió ser atrapada por el Ojo de Ike y arrastrada hasta la ciudad de Holguín, evento reportado en la literatura científica como uno de los efectos de los huracanes que inciden sobre la biodiversidad, al constituir causa, a veces, de la colonización de especies procedentes de zonas continentales y de otras latitudes.