LO ÚLTIMO

Una de las más singulares cuevas de Gibara

16 de mayo de 2018

La obra científica de Pepito García Castañeda



Por Isaíris Rojas París

      Margarita París Johnson     
      (Esta monografía obtuvo el premio José Manuel Guarch Delmonte)
La formación académica alcanzada por José Agustín García Castañeda en la especialidad de Derecho le permitió desarrollar habilidades intelectuales que facilitaron su preparación para dar curso a sus inquietudes investigativas; ello, junto a la influenciafamiliar, fue su principal interés por diversas disciplinas, fundamentalmente Museología, Ciencias Naturales, Arqueología e Historia; e igual de importante, fue el científico de una perseverancia digna de elogio. Todo lo anterior le permitió desarrollar una actividad científica con el empleo de los métodos de investigación acordes al desarrollo de la ciencia en la época que le tocó vivir.
Palma Yuraguana, nombrada Coccothrinax garciana en honor a García Castañeda
Según estudiosos de la localidad, a García Castañeda se le debe ubicar entre los positivistas, en virtud de que su obra es básicamente descriptiva, o sea, que responde a cómo ocurrieron los hechos, sin embargo, en sus textos se descubre que trata el autor de responder el porqué, con el claro fin de encontrar las causas del ser holguinero. Esa intención reformadora en la que Pepito se empeña, dice David Gómez Iglesias que “[…] está implícita en su pensamiento museológico; es por ello que encontró en el museo una vía para su concreción, en virtud de que esta institución posee unavocación transformadora”[1].

La concepción del científico holguinero, que hace énfasis en la preferencia por la educación y la cultura como palancas motoras del desarrollo social en general, se aprecia en varios de sus textos, como los folletos dedicados al consumo de marihuana y al estudio de los periódicos en la ciudad de Holguín y, asimismo, en otros varios insiste en la responsabilidad del museo en contribuir a la preparación de la sociedad para elevar su nivel cultural.

No pretenden estas autoras hacer una periodización de su obra como científico, pero leyendo su biografía salta a la vista que el esplendor de su actividad científica se concentra entre los años 1936 al 1957, etapa en que predominaron sus relaciones epistolares de intercambio profesional con importantes personalidades de la ciencia en Cuba y el extranjero, la publicación de sus Notas y la mayoría de sus folletos y libros, la incorporación a actividades programadas por las diferentes sociedades científicas de las que fue miembro, así como la participación en eventos científicos.

Antes de 1936, específicamente desde fines de la década del 20, se dedicó a realizar excavaciones para que su padre clasificara y catalogara las piezas arqueológicas localizadas, así como a la búsqueda de ejemplares de plantas y animales propios de la región, siempre con el interés de incrementar la colección que organizaba la familia bajo la supervisión del padre.

Después del triunfo de la Revolución cubana, desarrolló actividades de colaboraciónpara fundar diferentes museos en el territorio y participó en las labores emprendidas por el Movimiento de Activistas de Historia, en las que destacó como un eficaz asesor.


[1]David Gómez Iglesias: José A. García Castañeda: pensar el museocubano. En Revista de Historia, No. 2.