LO ÚLTIMO

Los canarios de Holguín, Cuba

24 de mayo de 2018

José Agustín García González, tío paterno del General Calixto García Iñiguez



Nacido en Venezuela, en el año de 1808, fue José Agustín el cuarto hijo legítimo de la familia que formaron Calixto García de Luna Hernández Izquierdo y María de los Ángeles González, asimismo formó parte del trío de hijos que acompañaron al padre en su viaje y residencia en Cuba. Para entonces debió tener entre 14 y 17 años de su edad.
Establecidos en la villa San Isidoro de Holguín, José Agustín siguió los pasos de su padre: el comercio.
Posteriormente contrajo matrimonio en la Iglesia de San José en la ciudad de Holguín con Lorenza Mármol Valdés en 28 de diciembre de 1837; de dicha unión nacieron cinco hijos: José Agustín (1837), María Elvira (1840) Eduardo Eugenio (1843), Modesta Rita (1844) y Carlos Jacinto (1845), todos registrados en los Libros de Bautizo de la Parroquial de San Isidoro y San José respectivamente.
Necesario es explicar la fecha de matrimonio de José Agustín y Lorenza, con relación a la fecha de nacimiento de su primogénito, que llevó el mismo nombre de su padre; se ha comprobado que el matrimonio se efectuó en 28 de diciembre de 1837 y que el hijo nació seis meses antes. Sin otra documentación se puede aseverar que el matrimonio se efectúo sin los requisitos exigidos por la Sociedad y la iglesia en aquel entonces, o que motivos suficientes conllevaron a que esto fuera así es natural creerlo, aunque también pudo ocurrir  un equívoco en el año de dichos documentos.
Más interesante que saber si se casaron antes o después de tener a su primer hijo, es tener información sobre el apellido de ella en Holguín, Mármol.
La historiografía ha recogido que los Mármol de Cuba provenían de España y que se establecieron en Venezuela. De allí emigraron hacia Cuba. Se sabe que gran parte de ellos se establecieron en Santiago de Cuba, en la zona de Holguín y otros en Jiguaní.
Era Lorenza Mármol hija de don Francisco y doña JosefaValdés y tenían un hermano llamado como su padre, ese contrajo matrimonio en Holguín con doña Ana Ballagas y en el año 1838 tuvieron una hija a la que bautizaron con el nombre de Adelaida Benigna. Cuando hubo transcurrido breve tiempo, la niña se convirtió en la primera poeta de renombre de la zona holguinera.
Igual el padre de doña Lorenza tenía un hermano nombrado Raimundo Mármol, casado con la bayamesa Clotilde Tamayo y Cisneros. Uno de sus hijos resultó Donato Mármol que obviamente era primo de la esposa de José Agustín García. Cuando comenzó la guerra de independencia cubana de 1868 Donato Mármol se convirtió en General del Ejército Libertador de Cuba, bajo su mando se alzó en armas Calixto García Iñiguez en Jiguaní en el año 1868.
Cuando la familia del General Calixto García fue apresada en los campos de Cuba insurrecta y trasladados a La Habana, vivieron en la casa de doña Lorenza Mármol.
Ahora, regresando a José Agustín: Para el mes de octubre de 1845 éste otorgó poder amplio a favor de su esposa para que a su nombre y en representación de sus intereses cobrara, recibiera y realizara otras acciones por cualquier cantidad de dinero.
Asimismo en el Registro de la Propiedad de Bayamo aparece la documentación que consta que era él, propietario de dos estancias en el Partido de Caurege, Cuartón de Yaraguá nombradas Candelaria y San Joaquín y que al morir quedaron en manos de su sucesión.
En cuanto a sus actividades comerciales, se ha podido constatar que para los años 1839 y 1844 José Agustín vendió seis esclavos por los que obtuvo 5900.00 pesos y entre mayo de 1840 y febrero de 1849 compró dos esclavos en 600 pesos.
José Agustín, además, actúo en el año 1839 como representante de don Agustín de la Vega para dar curso a cualquier pleito, causa o negocios de este señor; por lo que se deduce que poseía facilidades y conocimientos necesarios en ese tipo de actividad.
Entre los años 1841 y 1847 realizó un préstamo de 2 160.00 pesos, de los que 1300.00 eran de mercancías que debían pagársele en plata efectiva moneda corriente. Y entre 1841 y 1850 realizó la compra de dos colgadizos, uno situadoen la calle de San Isidoro y el otro en la calle San Diego de Holguín.
En 1842 estuvo involucrado en un litigio por una deuda que no le habían pagado. Según la documentación consultada en 1842 todavía no había sido remunerado.
En abril de 1844, entregó carta de libertad a favor de una esclava de 50 años, manifestando que lo hacía en agradecimiento por los buenos servicios que aquella le había ofrecido y por la lealtad ue siempre había tenido con su persona.
En el mes de febrero de 1849 otorgó poder a don Rafael Vega para que lo representara en sus negocios.
Se conoce de la existencia de un estableciendo comercial en la ciudad de Holguín llamado "José A. García y Cía", que pertenecía a la Sociedad Mercantil que tenía con Agapito García y que en el año 1836 José Agustín había aportado un capital inicial ascendente a 4500.00 pesos.
El padre de José Agustín, Calixto García de Luna Hernández Izquierdo hizo un préstamo de 528 pesos y cuatro reales. Después de la muerte de don Calixto, José Agustín cobró 42.00 pesos y 32 centavos de la dicha deuda.
En el mes de febrero de 1869 en plena guerra de independencia  se realizó una reunión en la villa San Isidoro de Holguín, que fue presidida por el Teniente de Infantería Gobernador y Gobernador de esa jurisdicción, don Francisco Campos y Feliú y en la que participaron el Alcalde Municipal don Manuel Álvarez y el Síndico Procurador don Andrés Nates Bolívar. En ella se informó del regreso de una columna española que había ido de incursión a Gibara para que abasteciera al pueblo de artículos comestibles en poca cantidad y se tomó el acuerdo de conformar una Comisión integrada por comerciantes que conocieran los precios de dichos artículos para ser expendidos en los establecimientos en tales circunstancias y hasta que quedasen surtidas las tiendas y almacenes como en tiempos normales, resultando electospara dicha Comisión: el Sr. Alcalde Municipal, don Francisco Rondan, el Almacenista donMaguín Ferrer y el dueño de tienda al por menor don José Agustín García.
Lo anterior da la confirmación de que era José Agustín un comerciante con cierta posición económica, que era persona de fiar, y que, quizás por su procedencia venezolana infundía mayor confiabilidad que otro de origen criollo.
En el mes de junio de 1870 José Agustín debía a la Sociedad Silva Rodríguez y Compañía, del comercio de Gibara, 7 838 escudos. Así en septiembre de ese mismo compró a don Nicolás Pérez 800 tercios de tabaco a un precio de 11 pesos el quintal.
De forma general, este personaje, tío paterno del Mayor General Calixto García, incursionó en prestar dinero con intereses, compra venta de esclavos, colgadizos, casas y alquiló otras, lo que es de suponer que le reportaban ventajas y ganancias.
Pero quedan muchas lagunas que salvar en la biografía de José Agustín, cuando se logre entonces se podrá llegar a conclusiones más exhaustivas acerca de su situación económica.