ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

26 de agosto de 2011

Ingenio Columbia

Su territorio está comprendido dentro de la hacienda Candelaria, compuesta para 1885 de unas 210 caballerías de terreno. La parte donde se fundó el ingenio recibe el nombre de Candelaria Afuera.

Fuerte de la hacienda Candelaria
Los terrenos de Columbia formaron parte inicialmente de un cafetal, llamado Monte Vermont, fundado por familias de origen norteamericano. Posteriormente pasaron por compra a Samuel Chapman, inglés que llegó a Gibara procedente de Bermudas, quien fundó el ingenio y dedicó otra parte del terreno a la crianza de ganado. Según fuentes documentales el se estableció en 1843. Para 1877 la finca estaba habitada por 196 personas, entre ellas 14 esclavos. La producción del ingenio era de unos 70 bocoyes de azúcar.

Escuche al historiador de Gibara, Enrique Doimeadios conversando sobre la familia Chapman

Según Gerardo Castellanos:
“Para la defensa del lugar en los días de la guerra del 68 la residencia fue reforzada con tres fortines colindantes que atalayaban los campos y mantenían una guarnición que impedía que los insurrectos perjudicaran las siembras y la explotación azucarera. Pero en 1895 fue quemada, desmantelada la mansión…”  (1)
La tradición oral repite con insistencia que este asalto fue obra de Abelardo Rodríguez, legendario bandolero que operaba en aquellos tiempos en la Sierra de Candelaria y las Lomas de Cupeycillos. La casa de vivienda que era de dos plantas fue reconstruida en plena guerra y fortificada con un tambor hacia uno de los laterales de la fachada.

Además del tambor, aún quedan vestigios de uno de los fuertes que estuvo ubicado sobre la pequeña elevación cercana, conocida como Loma de Columbia, posición que permitía visualizar el enemigo a varios kilómetros de distancia. Desde allí se aprecia la Loma de la Cruz de Holguín. Este fortín, era custodiado por 7 soldados. Su planta era cuadrada, con lienzos de paredes de 4.60 metros, edificado en mampuesto con muros de 0.60 metros de grosor. De él se conservan ruinas, no así del de la entrada que desapareció por completo (2).


Notas:   

(1) VER Castellanos, Gerardo: Hacia Gibara. Página 77-79.
(2) En 1932 el historiador y periodista Gerardo Castellanos visitó la finca Columbia y dejó una interesante descripción de lo que vio en el lugar. Ver Castellanos García, Gerardo: Hacia Gibara: Página 78.