LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

26 de agosto de 2011

Caseríos alrededor de fortines aislados



Estos caseríos surgieron muchas veces al amparo de una sola torre militar, lo que no significa que esa fuese su única defensa, ya que generalmente como complemento se construían parapetos o reductos de tierra o piedras,  y trincheras. También, en el caso de haber en el lugar alguna casa  de mampuesto, ésta se acondicionaba para la defensa. Como ejemplos de esos caseríos que en algún momento  se agruparon al amparo de un fuerte tenemos:


LA DEMAJAGUA

Este pequeño caserío, cercano a Yabazón Abajo, se levantó junto a un fortín; aunque al menos dos de sus viviendas se adaptaron para la defensa.

En 1875 fue atacado por tropas de Antonio Maceo, momento en que estaba guarnecido por un destacamento de voluntarios del lugar. Varios integrantes del destacamento murieron durante la acción, y cuenta la tradición oral que de un grupo de prisioneros que iban a ser ejecutados por los mambises, dos lograron escapar. Los muertos en el combate y los ejecutados al finalizar el mismo se enterraron a un costado del caserío, donde se colocó una cruz de madera que ha llegado hasta la actualidad, así como la costumbre de colocar flores en el sitio, que iniciaron y han continuado los descendientes de los inhumados allí.


YABAZÓN ARRIBA

El caserío de Yabazón Arriba, hoy se conoce como La Jatía. Un parte de Antonio Maceo del 8 de septiembre de 1874 reporta el fortín que allí dio lugar al asentamiento.

“Ordené al comandante José A. Molina que con 30 infantes marchase sobre el campamento de Yabazón Arriba, espiando de antemano. Llegado al lugar se cubrieron los caminos con retenes al mando del capitán Solís y Teniente Octavio Silva. El Capitán Infanzón debía tomar el fuerte y el comandante Molina ocupar el poblado: de uno y otro se tomó poseción extrayéndose 12 Remingtons F.C., 30 carabinas pistón, 200 capsulas y 2100 cartuchos. Se incorporaron 28 individuos de familias y se dieron altas en las filas 7 voluntarios.” (1)

CAZALLAS 

Este caserío creció en la guerra de 1868 al amparo de un fortín enclavado en un punto estratégico en la Loma de Cazallas.

El 10 de abril de 1873 el fortín fue atacado por los mambises, en número de mil, comandados por Limbano Sánchez. Sus defensores se sostuvieron por más de dos horas, el enemigo se retiró en dirección a Chaparra, al no poder tomarlo. En esta acción murió un teniente de voluntarios, don Juan Gutiérrez (2)


CORRALITOS

Fue uno de los caseríos más importantes del sureste de la línea defensiva. El 7 de enero de 1874 fue atacado por Calixto García con el objetivo de obtener provisiones para sus tropas. El propio Calixto escribió sobre esta acción:

“A las siete penetré en el caserío, evitando las trincheras que ningún interés me obligaba a atacar. Acampé a primas de tiro de fusil de ellas y desplegué fuerzas por distintos rumbos, que incendiaran el caserío y tomaran reses, cerdos y caballos. Una de las fuerzas que destaqué, se encontró con otra española que salía a reconocerla. Rompióse el fuego. Pero al cargar, el enemigo se puso en fuga haciéndoles los nuestros ocho prisioneros españoles, que fueron fusilados" (3).

El coronel Borrero, jefe que mandaba su fuerza, llevado del ardor de la pelea, avanzó hasta el fuerte a pesar de tener órdenes en contrario. Esto nos hizo tener cuatro bajas.


COLORADO:

Fue otro poblado construido al amparo de un fuerte en la zona de cultivos de Fray Benito. En la noche del 7 de mayo de 1874 el teniente coronel Juan Rius Ribera al frente de 120 hombres realizó un ataque al fuerte y caserío de El Colorado..

A las seis de la mañana del 8 de mayo la tropa de Rius inició el ataque. Este jefe había dividido su columna en dos secciones, la primera al mando del comandante José Perera atacó frontalmente las trincheras de El Colorado, mientras que la segunda a las órdenes del comandante José Garcés lo apoyaba por el flanco izquierdo.

El fuerte del lugar rompió fuego sobre los atacantes, los que contestaron con muy pocos disparos y avanzaron resueltamente hasta saltar la estacada y ocupar el foso de la fortificación.

Tras veinte minutos de fuego se rindió la guarnición española que se componía de 14 hombres armados bajo el mando de un teniente.

Finalmente los mambises incendiaron el fuerte y el caserío reduciéndolo todo a cenizas. (4)
 
 
ALMIRANTE:

Fue otro caserío construido al amparo de un fuerte. Estaba situado al sureste de Holguín. Fue tomado por Ángel Guerra en la mañana del 8 de mayo de 1874, en acción combinada con la que ese mismo día y hora realizaba Rius Ribera sobre “El Colorado”

La rendición del fuerte de Almirante se logró tras 15 minutos de intercambio de disparos. La tropa cubana obtuvo allí más de 30 armas, 2 cajas de parque de carabinas, 11 caballos y otros efectos. Al mismo. tiempo se le incorporaron 11 individuos (5).

Notas: 
(1) Maceo, Antonio. Ideología Política. Cartas y otros documentos. Volumen 1, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1998, p 36
(2) Boletín del Archivo Provincial de Holguín. Enero de 1990.
(3) Ver:Abréu Cardet, José, Olga Portuondo y Volker Mollin: “Calixto García escribe de la Guerra Grande. Tres documentos personales.”   Páginas 64 y 65
(4) Abréu Cardet, José y Elia Sintes Gómez: Calixto García: Pensamiento y Acción Militares. Página 67
(5)  Ídem.