LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

5 de marzo de 2014

Renace Mayombe en Holguin (década del 90 del siglo XX)



Durante la década de los 90 del siglo XX la isla de Cuba padeció una profunda depresión socioeconómica que incidió en todas las dimensiones insulares y que produjo transformaciones en la economía, en la cultura, en la macro sociedad y  en las estructuras  administrativas del país, así como en la ideología individual y la manifestación de la conciencia social. El campo religioso cubano no estuvo exento de estas transformaciones sociales; la cantidad de creyentes se multiplicó como respuesta a las difíciles condiciones económicas del llamado “período especial”. Tan duras eran las experiencias económicas que el futuro era incierto; de ahí lo razonablemente que es que muchos vieran a la religión como un camino de salvación.

Tan “especial” fueron estos tiempos que la dirección del país aprobó cambios sustanciales: de atea la política cubana pasó a laica, (lo que permitió una mayor expresividad religiosa). Y en otro orden, se despenalizó el dólar y se comenzó a desarrollar de modo considerable la industria turística. Lo que fueron alternativas económicas para Cuba también lo fueron para las religiones de sustrato africano: con la despenalización del dólar y la apertura del turismo,  muchos extranjeros comenzaron a pagar grandes sumas por iniciarse en Cuba como santeros y como paleros,poniendo a los principales practicantes de estas religiones en posiciones económicas ventajosas.

Lo anterior, y a pesar de que la palería en Holguín tiene raíces que vienen desde la época colonial, hizo que el actual desarrollo de la religión este influenciado de maneradirecta por la vecina provincia de Santiago de Cuba, y tiene mucho que ver en esto la construcción de un importante polo turístico en el litoral norte de la provincia de Holguín.

Polo Turistico al que vinieron agrupaciones folclóricas de Santiago de Cuba con el objetivo de brindar espectáculos encaminados al disfrute y recreación del visitante. (Cuando hablamos de folklore en Cuba, a pesar de que también la música y la danza campesina de origen española adquieren esta categoría, son las raíces de origen africanas lo que los promotores artísticos hacen más visible). 

Muchos de los artistas que formaban las agrupaciones folklóricas que vinieron a Holguín, habían llegado a ellas a partir de la práctica de las religiones afrocubanas y en ellashabían aprendido el lenguaje, los cantos, los ritmos musicales y los bailes. Por cuestiones lógicas de los movimientos demográficos, esos artistas se quedaron a vivir en la ciudad o en sus alrededores de manera permanente, y en algunos casos, tras de ellos vinieron sus familiares.

La mayoría de estos inmigrantes santiagueros a la región, practicaban el Palo Monte o la Santería o Regla de Ocha. En el caso del Palo, que es el tema que nos interesa, la filosofía religiosa santiaguera prima hoy en grado sumo.