ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

6 de julio de 2013

Los Ochoa de Holguín (La segunda generación)

Tomado de Tesis de Grado, Carrera de Historia, Universidad Oscar Lucero Moya, Holguín, Cuba
Autora: Yulemis Sánchez Machado.


Manuel José de la Trinidad Ochoa Ávila (1772-1845, San Isidoro de Holguín).

Manuel José de la Trinidad Ochoa Ávila el sexto de los hijos Ochoa y Avila era, dicen, de carácter ergico y astuto, lo que le permitió mantenerse durante varios años en cargos dentro de la burocracia holguinera y llegar a disponer de una respetable fortuna.

Poseemos datos obtenidos en la documentación que se conserva en el Archivo Provincial de Historia, que en 1798 (cuando nada más había cumplido 26 años de su edad), Manuel Trinidad actúo como fiador de Jo María Chacón en la cantidad de 650 pesos para que el referido Chacón pudiera mantener su tienda abierta en el oficio de la tenería; e igual, que en ese mismo o sirvió como fiador a Pedro Jordán, quien tenía una goleta en el puerto de Gibara “() dispuesta para salir con mercancía  para Inglaterra y necesitaba un tercero para que dé fe de él ante las instituciones de la Ordenanza y entre patente y demás (); Manuel Trinidad pone como contrapartida una posesión suya en el hato de Almirante.

Con maniobras como ésta anteriormente referidas es como Manuel Trinidad fue ganándose el apoyo y la confianza de las personas dedicadas al  comercio en la ciudad. A lo largo de su vida Manuel Trinidad prestó dinero, servía como fiador a no pocos comerciantes, frecuentemente representaba a personas del comercio ante el Ayuntamiento (al que pertenecía)… todas estas actividades le permiten ir creando a su alrededor una clientela que muchas veces era asimilada por la familia a través de lazos matrimoniales. Enlaces que, obviamente, le aportaban sustanciales beneficios económicos y sociales.

En el o 1801 su sobrino Jo Isidoro, hijo de su difunto hermano Diego Antonio, le solicita un préstamo por el valor de 1500 pesos para construir los  almacenes de la factoría de tabaco en Jiguaní. Manuel Trinidad acepta la concesión del préstamo solicitado no solo porque Isidoro fuera su sobrino, sino también porque sen el acuerdo convenido, de no poder el sobrino rembolsar el dinero en el plazo acordado Isidoro se haría dueño del ingenio Santa Rosalía de Mayabe que José Isidoro había heredado de sus abuelo (padres del mismísimo Manuel Trinidad). Y lo consiguió. En el testamento de Manuel Trinidad dictado en 1844 aparece entre sus propiedades el ingenio que había sido propiedad de su sobrino José Isidoro.

En 1806 Manuel Trinidad es nombrado Síndico Procurador General, en 1809 Alcalde Ordinario, en 1828 Administrador General Interino de los Correos de la Isla, y en 1835

Alcalde Ordinario de Primera Instancia. A esos súmese una variedad de otros cargos dentro y fuera del cabildo, que le facilitaron el desarrollo de estrategias económicas y sociales para beneficios propios, y que lo convirtieron en el que más poder económico tenía dentro de la Familia Ochoa.

Manuel José de la Trinidad Ochoa Ávila contrajo matrimonio en primer lugar con Maa de los Santos Rodguez y de la Torres el 20 de noviembre de 1792. Y en segundas,  en 1827, se casó con María del Carmen Aguilera y González de Rivera;  ésta su segunda esposa nació en 1799 y falleció en 1881, era hija de Miguel Aguilera Gamboa y Juana de la Cruz González de Rivera Ávila. Este segundo enlace es un excelente ejemplo para demostrar la práctica común de la squeda de matrimonios ventajosos que caracterizaban a la sociedad holguinera de la época: al momento del casamiento Manuel Trinidad tenía casi sesenta años de edad  mientras que  María  del Carmen  tenía  solamente  dieciocho.  Un  matrimonio  tan desigual probablemente no hubiera podido realizarse de no existir el efecto persuasivo de la fortuna de Manuel Trinidad quien declaró una (…)  Propter Nuptias que le otorga por espontánea voluntad a la expresada Dña. María del Carmen Aguilera su futura esposa, de
2000 pesos fuertes que confiesa caben con desahogo en la décima parte de los bienes libres que él tiene () Quiere decir lo anterior que Manuel Trinidad regala  a su esposa la suma de 2000 pesos, pero, dice el documento, (…)si la novia moría o no le daba sucesión legítima debía el promitente devolver esta cantidad a este que en ella le expresaba, si la novia le sobrevive y hay sucesión entonces quedaba en su fuerza gozar de ella ()  

No duda La Aldea que le interesara a la novia la fortuna de su futuro esposo y por eso el enlace, pero no es ese el único motivo para la desigual unión, sino, también, y muy importante, que la muchacha era hija de Miguel Aguilera, aquel que había comprado el cargo de Administrador de Rentas de la Real Hacienda gracias a un  préstamo que nunca pagó a su fiador Jo Antonio Ochoa, padre de Manuel Trinidad.       Adicionalmente y no por último menos importante, en el testamento de Manuel Trinidad se encontró que  María del Carmen apor al matrimonio, además de los referidos 2.000 pesos que le regaló el novio: () doscientos pesos fuertes que le regalaron sus legítimos padres, una mulata nombrada Rita, una cama de caoba, un armario de lo mismo, otro de cedro y uno de lo mismo, una caja grade de cedro; y las prendas y ropas de su uso; á que deben agregarse tres cientos pesos por el valor de la loza, cristales, dos frasqueras de ídem y cubiertos de plata que le cupieran por herencia de sus difuntos padres, que todo hace la suma de mil nuebecientos cuarenta y dos pesos ()(Sic)

Descendencia de Manuel José de la Trinidad Ochoa Ávila y María de los Santos Rodríguez y de la Torres:

1.  Gracia Josefa de Jesús Ochoa Rodguez (1794-1859, San Isidoro de Holguín).

2.  Miguel Ignacio Ochoa Rodguez (1807-1868, San Isidoro de Holguín).

3.  Jose Ramón Sixto Ochoa Rodguez (1799-, San Isidoro de Holguín).

4.  Antonia Maa Ochoa Rodguez (1800-, San Isidoro de Holguín).

5.  Luis Maa Víctor del Rosario Ochoa Rodguez Ávila (1802-, San Isidoro de

Holguín).

6.  Rafaela Joaquina Ochoa Rodguez.

7.  Maa del Rosario Ochoa Rodguez.

8.  Maa de la Caridad Ochoa Rodguez.

Descendientes  de  Manuel  Jo de  la  Trinidad  Ochoa  Ávila  y  María  del  Carmen  Aguilera  y

González de Rivera:

1.     Manuel Trinidad Ochoa Aguilera.

La política matrimonial llevada a cabo por Manuel Trinidad con respecto a sus hijos e hijas, estuvo orientada a buscar cónyuges dentro de su mismo grupo social. Así, sus hijas se casaron con jóvenes hijos  pertenecientes a algunas de las familias más importantes de la ciudad y las villas más cercanas. Jóvenes que ocuparon cargos en la administración y fueron propietarios de haciendas.

El exquisito detalle con que fuera redactado el testamento de Manuel Trinidad Ochoa hizo posible  valorar   el   monto  de  sus  propiedades  y  calar  en  las  encrucijadas  de  su personalidad. Entre sus propiedades estaba la no despreciable cifra de ochenta y cinco esclavos -veintis eran  mujeres-,  veinte  sitios de labor,  un  tejar,  un  ingenio  (Santa Rosalía de Mayabe), una pulpería y su tienda y tres casas de viviendas.

Manuel Trinidad falleció después de una intensa vida a los 73 años de edad en 1845. Ni siquiera entonces descan su emprendedor espíritu de comerciante. A los pocos días de su muerte sus  albaceas se encargaban de cobrar a sus hijos deudas por pagar.