ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

13 de julio de 2017

Faustino Orama, El Guayabero. 16 (De Holguín a los escenarios del mundo)



Como mismo su debut discográfico, la incursión de El Guayabero por los escenarios internacionales comenzó tardíamente.
En medio de las celebraciones habaneras por su cumpleaños 80, la presidenta del Festival Cervantino que cada año se realiza en Guanajuato y otras ciudades de México, le cursó una invitación para que representara a Cuba. Así el 18 de octubre de 1991 junto a su grupo llegó al Distrito Federal.
Totó La Momposina
José María Peñaranda
La primera actuación fue en el hermoso y acogedor “Teatro de  Doblado”, en la ciudad de León, que estaba repleto de un público entusiasta. Lo mismo sucedió en Guanajuato, sede principal del Festival, que trasmitió para millones de personas a través de la radio y televisión la actuación de los célebres interpretes: Faustino, el grupo mexicano Los Leones de la Sierra Xichu, cultores del huapango, y la suprema figura del  folklore colombiano, Totó La Momposina. Ella lo invitó a él a visitar su país de gentes admiradoras de la música cubana y en el que también se cultiva el doble sentido y la música con humor. Lamentablemente la visita prometida nunca se efectuó. Pero Faustino llegó a Colombia interpretado por José María Peñaranda (1907-1999), autor de piezas simpatiquísimas y muy populares como “El bigote”, “La secretaria”, “Se va el caimán”.

Para oír o descargar música de José María Peñaranda, haga clic aquí
También durante ese viaje a México fue memorable la estancia de Faustino y su grupo en la capital azteca, una de las más superpobladas del mundo y que cotidianamente presenta incontables espectáculos. Allí el público se reunió el 24 de octubre en la Alameda Central, una de las principales y más bellas plazas del país. Días después Faustino hizo otra presentación en el auditorio Alejo Peralta que si verdad es que tuvo menos espectadores, también lo es que los presentes mostraron el mismo calor y entusiasmo. Para esa ocasión particular se confeccionó un cartel que fue ilustrado en la portada con la obra “Hombre radiante de alegría”, del pintor Rufino Tamayo

Hombre radiante de alegría, Rufino Tamayo
Posteriormente los holguineros se presentaron en las ciudades de Cruz Azul y Tlaxcala.
Faustino fue atenido de forma especial por el humorista cubano Alejandro García (Virulo). Virulo consiguió que el trovador sonero fuera contratado para actuar en el centro nocturno “El Hijo del Cuervo”, en Ciudad de México, junto al periodista y sonero Luis Ángel Silva Navas, más conocido por “Melón”.
 

Desde los años cuarenta Melón comenzó a cantar la música cubana. Trabajó al lado de músicos de la talla de Juan Bruno Tarraza, Silvestre Méndez, Miguelito Valdés y la actriz y cantante Nipón Sevilla. En 1958 junto a Carlos Daniel Navarro (Lobo) fundó el conjunto Lobo y Melón, que alcanzó prestigio internacional a través de grabaciones para la RCA Víctor al lado de la Sonora Matancera, Celia Cruz, Tito Puente, Johnny Pacheco, Tito Rodríguez, Rubén Blades, Cheo Feliciano, Ismael Rivera y Héctor Lavoe, con varios de los cuales tuvo controversias soneras en las que reafirmó su valía de brillante intérprete y compositor. No obstante lo anterior, Melón dijo en más de una ocasión que la experiencia más difícil de su vida fue cantar con El Guayabero.
Al aterrizar en La Habana el avión que lo trajo a tierra cubana el 4 de noviembre, El Guayabero dijo a la prensa que regresaba feliz de su primera gira internacional y que su deseo inmediato era trasladarse de inmediato a Holguín, para contarle a la gente de allí, pero no lo pudo hacer sino hasta diez días después, pues el Instituto Cubano de la Música, como parte de los múltiples agasajos por sus ochenta años, le había organizado dos conciertos-homenaje en el teatro Karl Marx en los que tuvo invitados a las orquestas Revé y Aragón.
Ya en Holguín, la Central de Trabajadores de Cuba le impuso la medalla Lázaro Peña, que el colocó en su traje en el que además exhibía otras muchas, entre ellas dos otorgadas en 1988 por el Consejo de Estado: la Distinción por la Cultura Nacional y la medalla Félix Varela de Primer Grado, colocadas en su pecho el 4 de junio de ese año en la Plaza de la Revolución Calixto García de su ciudad natal por el ministro de Cultura Armando Hart, en una solemne ceremonia a la que asistieron las máximas autoridades de la provincia y personalidades de la cultura cubana y de otros países. Entre los segundos se cuenta al español Santiago Auserón, fundador y líder de Radio Futura, una de las agrupaciones más sobresalientes en toda la historia del rock ibérico. Este cantante y compositor devino en uno de los más importantes promotores de la obra de Faustino y precursor del boom que, años después, tendría en su país la música tradicional cubana.
Santiago Auserón de visita en la casa de El Guayabero
Precisamente organizado por Auserón estuvo el gran homenaje que recibió El Guayabero en 1994 en Sevilla, y el museo Santa Palabra, inaugurado en 2005 en Calasparra, Murcia.