LO ÚLTIMO

Historia de Holguín

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

29 de agosto de 2016

La escultura religiosa en Holguín, antecedentes



Es casi seguro que hubo en Holguín imágenes escultóricas de santos católicos desde mucho antes, solo que la primera referencia documental que se tiene es el acta de visita realizada a esta comarca por el notario Pedro Jiménez y por el sacerdote de la Catedral de Santiago de Cuba Francisco Antonio Pérez, el 6 de marzo de 1765.

Dice esa referida acta que: “(...) La iglesia es de teja con las paredes de tierra y maderas de cedro labrada y tiene treinta varas y medias, y de ancho dieciséis varas. La sacristía tiene de largo cuatro varas y de ancho once varas y tres cuartos (…) El altar mayor es de madera pintado con un nicho del mismo material embutido en el medio donde está la imagen de San Isidoro de bulto como de vara y media de alto con una pluma de plata en la mano y una cruz en el cuello que es de nácar con las costaneras de oro. Tiene dicho altar otros dos nichos de la misma materia uno al lado del evangelio con la imagen del Señor San José y otro al lado con la imagen de San Antonio. Una y otra imagen son de bulto de una vara de alto. También al lado del evangelio está otro altar de Nuestra Señora del Rosario con un niño en los brazos, dicha imagen tiene corona de plata, dos rosarios engastados en oro, dos zarcillos de oro con perlas, una cruz de esmeraldas engastadas en oro, seis flores de oro, el vestido de tafetán carmesí con punta de plata por debajo, y el manto de plata azul y el niño tiene tres potencias de oro. En el mismo altar, al lado del evangelio, está la imagen de San Antonio de retablo y también Santa Bárbara de lo mismo. Se halla en dicho altar un Santo Cristo de bulto. También en el lado de la epístola del citado altar mayor está otro altar de Jesús Nazareno como de dos varas de alto, con tres potencias de plata y dicho altar es de madera pintado. También al lado de la epístola del citado altar mayor está otro altar de Jesús Nazareno como de dos varas de alto con tres potencias de plata  y dicho altar es de madera pintado. También al lado de la epístola está una imagen de San Felipe Neri de bulto como de una vara de alto. También otro altar de Nuestra Señora de las Mercedes(...) y un nicho donde está dicha señora que es de bulto  y una vara y poco más de alto con su corona de plata y el vestido de seda. También se halla en dicha iglesia un nicho donde está Nuestra Señora de la Concepción que será como de tres cuartos”.

La inmaculada concepción de la Virgen María/Talla en madera policromada. 1866
Obviamente que eran las imágenes de los patronos de la ciudad las más ricas.

La de San Isidoro se describe en el acta con un rico atuendo, pero no precisa el material con que fue hecha ni de donde  procedía. Lo más probable es que la hayan traído de España y que estuviera hecha en madera, y así se supone porque fue ese país un gran foco emisor de escultura “imaginera” tallada en madera policromada durante los siglos XVII y XVIII.

La de la Virgen del Rosario se describe de bulto y muy ricamente ataviada. Por que se habla de lo valioso de las telas, se infiere que era esa una imagen vestidera.

Hoy se desconoce el destino de esas lujosas esculturas y tampoco de las otras que se mencionan. Se cree que pudieron ser robadas, protegidas o salvadas en casa de algún fiel cristiano o donadas a otro lugar a cumplir su propósito. (Es una lástima que en la actualidad no existan ninguna de esas imágenes, pues, seguramente, eran producto genuino del arte español del período).

San Antonio de Padua. Talla en madera policromada. Se trajo de Bayamo en 1869
Por otro lado y de acuerdo con lo que se dice en el “Libro de Costumbres de La Iglesia Mayor de San Isidoro de Holguín[1] y asimismo por información obtenida en entrevistas realizadas[2], durante la segunda mitad del siglo XIX había otras esculturas que pasamos a relacionar a continuación:

1- Sagrado Corazón de Jesús.
2- San Rafael.
3- Niño de Praga.
4- Dos imágenes de San Antonio de Padua.
5- Cristo Yacente.
6- Un Nazareno.
7- Virgen de los Dolores.
8- Cristo Resucitado.
9- Virgen vestida de blanco.
10-  San Juan Nepomuceno.
11-  Virgen de la Caridad.
12-  Una Virgen Dolorosa.
13-  Inmaculada Concepción.

Lo que continúa es toda la información que se posee sobre estas viejas imágenes. De ellas, cinco estaban en el antiguo retablo construido en la nueva parroquia de 1815; las cinco fueron desmontadas en 1963. Esas eran las siguientes: El Sagrado Corazón de Jesús que se ubicaba abajo y a la izquierda del retablo, (esa imagen no existe en la actualidad); al lado derecho, La Inmaculada, que es una talla en madera policromada que sobrepasa el metro de altura, hoy en la capilla del Santísimo. (Por los “Libros de Mayordomía de la Catedral de San Isidoro”[3] se sabe que esa imagen fue comprada en Santiago de Cuba en 1866. En una inscripción que posee dice: “F. Vila, ARCHS. Barcelona, España”).

Encima de la Inmaculada estaba la imagen vestidera del “’Médico Divino”, más conocido por San Rafael, de pequeño formato. Esa ya  era antigua en la iglesia en 1877 y es posible afirmarlo porque entre las ofrendas donadas había un pececillo de plata ofrecido por la familia de uno de sus fieles cuando aquel contaba un año de edad. Al localizar la pila bautismal del niño se comprueba que había nacido en ese año (1877). (Esta imagen de San Rafael permanece guardada en la planta superior de la sacristía debido a que necesita ser restaurada).

En la parte superior izquierda estaba la imagen dedicada a San Juan Nepomuceno vestido de tela negra; esa, construida de madera, se destruyó a mediados de la primera mitad de siglo XX.
     
La Dolorosa. Escultura de vestidera.187?
Las imágenes del Niño de Praga y San Antonio de Padua fueron llevadas  a la parroquia holguinera en 1866 junto a la de la Inmaculada. El conjunto tuvo un costo de 213 pesos. En la actualidad no existe ese  San Antonio de Padua. El San Antonio que sí existe fue traído desde Bayamo en 1869, después que sus vecinos incendiaron la ciudad[4]. La memoria popular recuerda que inmediatamente después de aquel suceso se trajo a Holguín una carreta cargada con las tablas del antiguo altar del Rosario y en el cargamento vino la escultura que hasta el principio del siglo XX estuvo en el altar mayor y que hoy está en el retablo de la capilla del Santísimo, antiguamente llamada Capilla de Nuestra señora del Rosario.

El Cristo Yacente fue una antiquísima pieza de madera traída desde España, pero que fue destruida después que el Concilio Vaticano II acordó eliminar algunas imágenes y volver a la austeridad de los inicios del cristianismo. Igual destino tuvo la escultura vestida del Nazareno, llegada al templo católico holguinero en 1866. De ella se sabe que era  de un tamaño aproximado de 1.60 cm, que se solía vestir con un traje de terciopelo violeta y lentejuelas y que era usado en la procesión del Santo Entierro. Aquella salía por la calle San Isidoro, actualmente Rafael Manduley, pero que la holguinera costumbre llama Libertad y avanzaba por donde en nuestro presente están los estudios de Tele Cristal hasta la esquina de Maceo. Por su parte y a la misma vez salía la procesión de la Virgen Dolorosa subía por la calle San Diego (actual Miró), doblaba por la calle del Rosario (actual Frexes) y bajaba por Maceo. El Santo Encuentro de la Virgen con su hijo se producía en la esquina que forman las calles San Miguel (Maceo) y San Idelfonso (Aricochea). Juntas ambas imágenes seguían por Aricochea hasta llegar a Mártires. Cuando pasaban por el frente de la Cárcel Municipal (hoy Arena deportiva Henry García), los presos les tiraban flores. Luego llegaban a la esquina siguiente y por la actual Luz y Caballero regresaban a la iglesia. Esta Dolorosa es una de las imágenes del templo San José mejor conservada hasta hoy. Es de vestidera con traje negro de terciopelo y lentejuelas. No se sabe el año en que ingresó al templo pero los informantes afirman que es de la segunda mitad del siglo XIX y se distingue por la expresiva carga dramática reflejada en su rostro. Por sus grandes valores es una obra que  permanece guardada la mayor parte del tiempo; sólo se exhibe en Semana Santa.
     
También se conserva en buen estado y en una urna de cristal la imagen de la Virgen de la Caridad, situada en la capilla que lleva su nombre en el lateral del templo que da a la calle Luz Caballero. Es esa una imagen vestidera, elaborada en madera y de pequeñas dimensiones, unos 60 cm., aproximadamente. Se trata de una réplica de proporciones menores a la Virgen de la Caridad que se encuentra en el santuario del Cobre. Por documentos antes mencionados se pudo comprobar que “la imagen de la Doña Virgen de la Caridad fue comprada en Cuba (Santiago de Cuba), en 1866 a un costo de 42.50 pesos”[5]. Por ser de la Patrona de Cuba esa es una de las imágenes más veneradas en el templo, aunque las ofrendas se restringen a ser flores y velas. Asimismo un grupo de señoras devotas llamadas “Camareras de la Virgen” se encargan de vestir y desvestir la imagen. Ellas han trasmitidos esas funciones de madres a hijas, (la virgen tiene su ropero propio).

De las esculturas del XIX que estaban en la Iglesia San Isidoro, (actualmente Catedral) únicamente están expuestas La Virgen de la Caridad, San Antonio de Padua y eventualmente La Dolorosa. La imagen de San Rafael está deteriorada y por eso no se expone. Las otras no llegaron hasta nuestros días.




[1] Colección Juan Albanés.  Archivos de la Parroquial Mayor. Costumbres de la Iglesia Mayor de San Isidoro, T VI. Año 1862, p.136. 

[2] Francisco Expósito (sacerdote). Entrevista día 30 de abril, 1998. Catedral de San Isidoro y Reinaldo Peña (diácono). Entrevista, día 15 de mayo, 1998. Obispado de Holguín.

[3] Libro de Mayordomía No II, Catedral de San Isidoro.

[4] La ciudad de Bayamo fue tomada por las bisoñas tropas independentistas cubanas en 1868. En enero del año siguiente, y en vistas de que las fuerzas españolas eran superiores, los vecinos de Bayamo decidieron quemar la ciudad.

[5] Libro de Mayordomía No II, Catedral de San Isidoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA