ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

17 de octubre de 2010

Los Alfonsos


Alfonsos, Los. Hato perteneciente a los terrenos de Propios del Cabildo de Holguín. Fue denunciado por Miguel Calderón y Rodríguez el 20 de abril de 1753 y tasada su renta por el Cabildo en 300 pesos. Tenía como linderos: del camino de Las Salinas donde se junta con El Vedado, derecho al este en el río Guabasiabo, donde hay una cruz en una palma real en la boca de un arroyo y de ahí por el río de Guabasiabo abajo hasta su boca que se junta con el río Amasabo y por este arriba hasta el paso real del camino de La Salinas y por todo el camino al sur de dicho Vedado. El 4 de mayo de 1756 Calderón le propuso al Cabildo permutar el valor de la posesión por una de sus casas para uso del consistorio que no tenía para entonces una casa digna donde sesionar, petición que no fue aceptada. Fue finalmente redimida de Propios el 2 de junio de 1841, cargándosele su censo una casa propiedad del entonces poseedor José Rosalía de Ávila y González de Rivera. La Hacienda Comunera mantuvo una pobre vida económica a lo largo del siglo XIX. En 1846 Candelario Hernández Escalona al testar había declarado poseer 4 pesos 6 reales de posesión y que los tenía arrendados por nueve años a José A. Garmendía. Los límites de la hacienda eran para entonces: al norte, Los Saos, al sur, San Andrés, al este, Calderón y al oeste san Cristóbal. En el año 1852 cuando María Matea Escobar, de la herencia recibida de su padre, le vendió a José Garmendía, de los 28 pesos 2 reales de posesión que controlaba, cuatro, valorados en 150 pesos.
 
Véase: Diego de Ávila y Delmonte. Memoria sobre el origen del Hato de San Isidoro de Holguín, pp. 116 – 117. AHP. Fondo Tenencia de Gobierno y Ayuntamiento. Legajo 63. Expediente 1919, ff. 11 – 13v. Fondo Protocolos Notariales. Escribanía de Pedro Rodríguez Batista. Año 1846, f. 113. Escribanía de Benjamín de Zayas. Año 1852. f. 95v.